Lo me­jor del país

Notitarde - - Opinión - Ru­bén Da­rio Peralta http://ru­ben­da­rio­pe­ral­ta.blogs­pot.com @ru­bend­pe­ral­ta ru­ben­pe­ral­tamd@gmail.com

Los es­tu­dios so­bre emi­gra­ción es­ti­man que des­de la lle­ga­da del Cha­vis­mo se han ido del país al­re­de­dor de 1.500.0000 ve­ne­zo­la­nos. Es­to se agra­vó a raíz de que Chá­vez de­cla­ra­ra la ins­tau­ra­ción del so­cia­lis­mo del si­glo XXI, lle­gan­do a ni­ve­les de es­tam­pi­da con Ma­du­ro. Es­ta nue­va diás­po­ra ve­ne­zo­la­na es­tá com­pues­ta ma­yo­ri­ta­ria­men­te por pro­fe­sio­na­les uni­ver­si­ta­rios, en edad pro­duc­ti­va, con do­mi­nio de otro idio­ma, con es­tu­dios de post­gra­do, y ex­pe­rien­cia la­bo­ral. No obs­tan­te, es ca­da vez ma­yor el nú­me­ro de jó­ve­nes que se van re­cién gra­dua­dos de ba­chi­lle­ra­to o la uni­ver­si­dad; mu­chos ya ni es­tán cul­mi­nan­do sus es­tu­dios.

Ellos re­pre­sen­tan par­te del pre­sen­te y fu­tu­ro del país, los lí­de­res de sus áreas; mu­chos de ellos con es­tu­dios en el ex­te­rior que han con­tri­bui­do a desa­rro­llar es­te país en sus res­pec­ti­vos cam­pos. Es inocul­ta­ble que he- mos per­di­do un im­por­tan­te ca­pi­tal hu­mano que, en mu­chos ca­sos, no va a vol­ver. Hay una ex­pre­sión que di­ce que he­mos per­di­do lo me­jor del país: se re­pi­te en me­dios y con­ver­sa­cio­nes. Es una ex­pre­sión no com­ple­ta­men­te cier­ta, por­que acá to­da­vía hay gen­te que es­tá ha­cien­do co­sas ex­tra­or­di­na­rias y ha de­ci­di­do que­dar­se. ¿ Si se ha ido lo me­jor, en­ton­ces los que nos que­da­mos que so­mos?

¿ Qué se pue­de de­cir de al­guien como Er­nes­to San Blas, quién ob­tu­vo su PhD en eco­lo­gía en Rea­ding en 2007, y que re­gre­só a desa­rro­llar bio­pla­gui­ci­das con ne­ma­to­dos a Ma­ra­cai­bo? ¿ Quie­ren que les cuen­te so­bre Ire­ne Za­ger quién en 2014 re­gre­só con un fla­man­te PhD en con­ser­va­ción de Rut­gers, pa­ra tra­ba­jar en Pro­vi­ta con las es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción? ¿ Re­cuer­dan a Ana Cristina Var­gas, con su maes­tría en ar­qui­tec­tu­ra en MIT, y su tra­ba­jo re­cu­pe­ran­do es­pa­cios pú­bli­cos en zo­nas po­pu­la­res? Les puedo con­tar de la la­bor de Claudia Va­lla­da­res en el Im­pact Hub Ca­ra­cas en pro del em­pren­di­mien­to na­cio­nal, o de Gus­ta­vo Re­yes y Ma­rián­ge­la Va­lla­da­res, quie­nes di­ri­gen la Aca­de­mia Way­ra, la úni­ca ace­le­ra­do­ra de em­pren­di­mien­tos di­gi­ta­les de Ve­ne­zue­la. Va­yan al IESA o al IVIC pa­ra que vean la la­bor de ex­ce­len­cia in­ter­na­cio­nal de sus pro­gra­mas y sus pro­fe­so­res, quie­nes en su gran ma­yo­ría tie­nen PhDs de repu­tadas ins­ti­tu­cio­nes. ¿ Qué le po­de­mos de­cir a Yon Goicoechea, que re­gre­só con su maes­tría en de­re­cho ener­gé­ti­co de Co­lum­bia, o a Fran­cis­co Már­quez, que se tra­jo su maes­tría en po­lí­ti­cas pú­bli­cas de Har­vard, y que es­tán in­jus­ta­men­te pre­sos? Ellos tam­bién son lo me­jor del país.

Gen­te como tú que te le­van­tas to­dos los días a cons­truir, a tra­ba­jar pa­ra que no cie­rre tu ne­go­cio, a pen­sar en có­mo me­jo­rar, a lu­char por pro­du­cir en tu fá­bri­ca. Tú que no acep­tas la me­dio­cri­dad, y no se la to­le­ras a tus hi­jos o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Tú que vo­tas, aun­que te pon­gan la má­qui­na en el Te­puy más al­to, tam- bién eres lo me­jor del país. Tú que con tu suel­do mi­se­ra­ble to­da­vía vas al hos­pi­tal o a la es­cue­la a le­van­tar a los en­fer­mos y ni­ños más hu­mil­des, tú eres la cre­ma del país.

Los que como tú se han ido, re­pre­sen­tan una gran ge­ne­ra­ción de ve­ne­zo­la­nos. No­so­tros no me­re­cía­mos vi­vir es­ta pe­sa­di­lla, a pe­sar de to­dos los erro­res que se co­me­tie­ron en go­bier­nos an­te­rio­res las con­se­cuen­cias fue­ron des­pro­por­cio­na­das. Los más vul­ne­ra­bles es­tán pa­gan­do de ma­ne­ra muy du­ra: vien­do como su vi­da se con­su­me en po­bre­za y ham­bre. Y allí es que ese vas­to con­tin­gen­te de per­so­nas den­tro y fue­ra del país de­be­rán de­mos­trar su va­lía; re­cons­tru­yen­do un país en rui­nas, y sa­can­do del abis­mo a nues­tros com­pa­trio­tas más vul­ne­ra­bles.

So­lo lo me­jor del país po­drá trans­for­mar la tie­rra arra­sa­da en cam­po fér­til pa­ra el ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.