Aguas ne­gras afec­tan a ve­ci­nos de la Vi­vien­da en Na­gua­na­gua

Notitarde - - Naguanagua-La Entrada-San Diego -

Na­gua­na­gua, oc­tu­bre 13 (María Ga­brie­la Va­le­ro P.).- La pro­ble­má­ti­ca con las aguas ne­gras se ha in­ten­si­fi­ca­do en dis­tin­tos sec­to­res del mu­ni­ci­pio Na­gua­na­gua, es­pe­cial­men­te en las zo­nas más po­pu­la­res, las más ha­bi­ta­das.

La Vi­vien­da Ru­ral de Bár­bu­la, es de los sec­to­res más ha­bi­ta­dos y de ma­yor an­ti­güe­dad en el mu­ni­ci­pio, lle­gan­do a po­blar­se de ma­ne­ra es­tre­pi­to­sa en las úl­ti­mas dé­ca­das, eso sí, de ma­ne­ra no or­ga­ni­za­da. Pre­ci­sa­men­te fue esa fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción lo que ha originado que su sis­te­ma de aguas ser­vi­das se tor­na­ra in­su­fi­cien­te an­te tan­tas cons­truc­cio­nes, lo que hoy en día ha pro­vo­ca­do el co­lap­so de al­can­ta­ri­llas y bo­cas de vi­si­tas.

En di­ver­sas ca­lles, ca­si a dia­rio y por dis­tin­tas cau­sas, es co­mún con­se­guir una ave­ría de tu­be­ría de aguas ne­gras, tal y co­mo su­ce­de en la se­gun­da ave­ni­da cru­ce con pri­me­ra ca­lle, don­de una fuen­te de aguas pu­tre­fac­tas bro­ta jus­to en la ace­ra de la ca­sa 82-39.

Res­pec­to a es­to, co­men­tó la se­ño­ra Bri­git de Camacho, pro­pie­ta­ria de la vi­vien­da por cu­yo fren­te bro­tan es­tas aguas ne­gras, que la pro­ble­má­ti­ca vie­ne de otras ca­lles, pe­ro des­de fi­na­les de agos­to co­men­za­ron a sa­lir aguas ne­gras fren­te a su vi­vien­da. “Es una con­ta­mi­na­ción que nos es­tá en­fer­man­do, ya ni mis nie­tos vie­nen a vi­si­tar­nos por­que es­tos olo­res pe­ne­tran a la ca­sa aún cuan­do es­tá to­do ce­rra­do, son muy fuer­tes”, ase­ve­ró. De igual mo­do, Juan Gar­cía, otro de los ve­ci­nos más afec­ta- dos sos­tu­vo que la úni­ca res­pues­ta que han re­ci­bi­do de Hi­dro­cen­tro es que no tie­nen re­cur­sos pa­ra dar res­pues­ta a las co­mu­ni­da­des.

A po­cos me­tros de es­te bro­te de aguas ne­gras se en­cuen­tra la Uni­dad Edu­ca­ti­va Bár­bu­la I, la cual cuen­ta con un Cen­tro de Edu­ca­ción Ini­cial, ins­ti­tu­to que ha si­do gra­ve­men­te afec­ta­do por la pre­sen­cia de es­tas aguas y los olo­res pu­tre­fac­tos que de ella ema­nan.

Por su par­te, per­so­nal del plan­tel ma­ni­fes­tó que miem­bros del con­se­jo co­mu­nal de la zo­na han so­li­ci­ta­do a Hi­dro­cen­tro la aten­ción co­rres­pon­dien­te a es­te gra­ve pro­ble­ma, ya que no es la pri­me­ra vez que es­ta si­tua­ción ocu­rre y afec­ta a los ni­ños, a los do­cen­tes y re­pre­sen­tan­tes, a la ho­ra de lle­var y bus­ca­ra los alum­nos. Apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad pa­ra so­li­ci­tar pa­tru­lla­je po­li­cial en la zo­na.

Así bro­tan las aguas ne­gras fren­te a la ca­sa 82-39 de la 2da ave­ni­da cru­ce con 1era ca­lle. De allí ba­jan ha­cia la U.E. Bár­bu­la I y se em­po­zan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.