¿Me­dia­do­ra y Be­li­ge­ran­te?

Notitarde - - Ciudad - Héctor Agüe­ro

El anun­cio del Va­ti­cano de­sig­nan­do, a Mon­se­ñor Bal­ta­sar Po­rras co­mo car­de­nal de la igle­sia ca­tó­li­ca de Venezuela, abre in­te­rro­gan­tes en torno al pa­pel de me­dia­do­ra que de­be­ría jugar es­ta ins­ti­tu­ción, en­tre la opo­si­ción y el go­bierno re­vo­lu­cio­na­rio, que pre­si­de el com­pa­ñe­ro Ni­co­lás Ma­du­ro.

En­ten­de­mos que, el rol de in­ter­me­dia­ción re­quie­re con­di­cio­nes esen­cia­les ta­les co­mo, el de com­pro­bar que no se es­tá par­cia­li­za­do, que se ejer­ce la pon­de­ra­ción y a su vez, de­mos­trar con he­chos las bue­nas in­ten­cio­nes en el desem­pe­ño que se le asig­na.

Es­tos atri­bu­tos no coin­ci­den con la ac­tua­ción be­li­ge­ran­te, co­no­ci­da por to­dos, del has­ta aho­ra obis­po de Mé­ri­da, quien des­pués de la de­cla­ra­ción va­ti­ca­na, pa­sa a ser el se­gun­do en la je­rar­quía ve­ne­zo­la­na jun­to a Uro­sa Sa­vino. Dos fi­chas ac­ti­vas y os­ten­si­bles de la Coor­di­na­do­ra De­mo­crá­ti­ca y de la MUD.

Al Pa­pa Fran­cis­co sin du­da, le ha to­ca­do la ta­rea de en­de­re­zar dos mil años de en­tuer­tos en me­nos de una dé­ca­da. Un pri­mer ba­lan­ce, arro­ja acier­tos pa­ra el su­ce­sor de San Pe­dro y tam­bién, unos cuan­tos fre­na­zos cuan­do ha in­ten­ta­do dar­le un ti­rón de ore­jas a los po­de­ro­sos cla­nes, que de­fien­den sus in­tere­ses en el seno de la igle­sia ca­tó­li­ca y ro­ma­na.

En el ca­so que nos ocu­pa, la de­ci­sión nos pa­re­ce apre­su­ra­da y po­co afor­tu­na­da ya que, de­bi­li­ta el rol me­dia­dor que, con muy bue­na in­ten­ción acep­tó y apo­yo el go­bierno na­cio­nal. Li­mi­ta el mar­gen de ma­nio­bra del en­via­do pa­pal quien, ya te­nía la pre­sión de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal y aho­ra, de­be to­mar en cuen­ta las opi­nio­nes de los dos cardenales opues­tos al cha­vis­mo. En re­su­men, es­ta me­dia­ción no au­gu­ra bue­nos re­sul­ta­dos. Otro can­tar se­ría, si el so­lio car­de­na­li­cio le hu­bie­se si­do en­tre­ga­do per­so­na­li­da­des pon­de­ra­das, co­mo Ovi­dio Pé­rez Mo­ra­les o Ma­rio Mo­ron­ta, re­co­no­ci­dos co­mo pen­sa­do­res, cla­ros ejem­plos de sa­cer­do­cio y por su­pues­to, ale­ja­dos del co­ti­diano ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co.

Es­ta de­ci­sión va­ti­ca­na se pa­re­ce al pa­pel que jue­ga el De­par­ta­men­to de Es­ta­do Nor­te­ame­ri­cano, en el con­flic­to en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos. Nun­ca se lle­ga a na­da ya que, el rol de me­dia­dor que se le asig­na a los Es­ta­dos Uni­dos, es me­ra­men­te sim­bó­li­co, por­que en la prác­ti­ca sos­tie­nen al Es­ta­do de Is­rael con ar­mas y ayu­das fi­nan­cie­ras.

Errar es hu­mano y rec­ti­fi­car de sa­bios, le di­ría­mos al pa­pa Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.