El lle­ga­de­ro

Notitarde - - Opinión - Pe­ter Al­bers pe­ter­kal­bers@yahoo.com @pe­ter­kal­bers

Y lle­ga­mos a don­de na­die que­ría lle­gar. Ni si­quie­ra los mis­mos cha­vis­tas: Nos he­mos que­da­do sin co­mi­da. Ya nos acos­tum­bra­mos a las co­las de cua­tro ho­ras pa­ra que nos ven­dan (no que nos re­ga­len) a pre­cio do­la­ri­za­do ya, lo cual tam­bién se veía ve­nir, lo po­co que pro­du­cen al­gu­nas in­dus­trias, y que no son siem­pre lo que ne­ce­si­ta­mos. En “com­bos” nos ofre­cen, co­mo una gran co­so­ta, dos pa­que­tes de ha­ri­na de tri­go o de maíz, dos de arroz, no siem­pre de bue­na ca­li­dad, dos fras­cos de sal­sa de to­ma­te (pa­re­ce que los ve­ne­zo­la­nos le po­ne­mos két­chup a to­do) y un po­te de ja­bón de la­var pla­tos, co­mo si hu­bie­se mu­cho que fre­gar, con lo po­co que se co­me, tan­to en can­ti­dad co­mo en fre­cuen­cia.

Ya no hay agri­cul­tu­ra ni ga­na­de­ría, los pes­ca­do­res no se atre­ven a sa­lir a fae­nar, te­me­ro­sos de que mar aden­tro los de­jen a la de­ri­va, si con vi­da, sin mo­tor. No hay co­mi­da pro­du­ci­da en el país. El go­bierno, de­ses­pe­ra­do an­te lo que se le vie­ne en­ci­ma en pro­tes­tas que ca­da día son más fre­cuen­tes por la ham­bru­na que ya to­ca las puer­tas de los ho­ga­res ve­ne­zo­la­nos, tra­ta de im­por­tar lo que pue­de. Pe­ro ya se va­ció la al­can­cía de PDVSA; le de­be­mos a me­dio mun­do, y ya na­die quie­re se­guir dán­do­nos cré­di­to: nos he­mos con­ver­ti­do en un país mau­la. Que no pa­ga sus deu­das. Y por ahí an­dan Ma­du­ro y sus se­cua­ces, via­jan­do por el mun­do co­mo la ga­lli­ni­ta cie­ga (eso sí, a to­do dar, co­mo si no es­tu­vié­se­mos que­bra­dos, pues hay que apa­ren­tar), en bus­ca de prés­ta­mos. Al­gu­nos apro­ve­cha­do­res, co­no­ce­do­res de la si­tua­ción, nos pres­ta­rán a al­tí­si­mos in­tere­ses, sa­bien­do el ries­go que co­rren. Ten­drán que co­brár­se­los, a tí­tu­lo per­so­nal, a quie­nes fue­ron a bus­car el di­ne­ro, pues pa­ra cuan­do va­yan a co­brar ha­brá otro go­bierno que des­co­no­ce­rá la deu­da, ha­bi­da cuen­ta que di­chos prés­ta­mos no fue­ron apro­ba­dos, co­mo man­da la ley, por la Asam­blea Na­cio­nal. Di­ne­ro ten­drán esos ale­gres via­je­ros pa­ra pa­gar. Sus cuen­tas en dó­la­res dan pa­ra eso y mu­cho más, y su­po­ne uno que les se­rán con­ge­la­das pa­ra cu­brir las deu­das.

Así pa­ga­rán el ha­ber creí­do que eran más ca­pa­ces que Le­nin, Sta­lin, Ho­nec­ker, Ti­to, Ceau­ces­cu, Fi- del, y to­dos los que ex­pe­ri­men­ta­ron con los in­ven­tos so­cia­lis­tas y fra­ca­sa­ron. Mien­tras tan­to, que­da­rán los ve­ne­zo­la­nos de­mó­cra­tas y ver­da­de­ros aman­tes del país (aqué­llos no lo fue­ron, sino de su di­ne­ro) pa­ra re­cons­truir so­bre los es­com­bros que de­ja­rá el hu­ra­cán co­mu­nis­ta, más arra­sa­dor que to­dos los “Matt­hew” y “Ni­co­le” jun­tos.

No es cues­tión aho­ra de se­ña­lar cul­pa­bles, pe­ro to­dos sa­be­mos quié­nes son (y ellos tam­bién lo sa­ben) los pre­po­ten­tes, los sa­be­lo­to­do, los fal­sos pro­fe­tas que otro­ra re­co­rrie­ron el país ex­pro­pian­do tie­rras pa­ra de­jar­las im­pro­duc­ti­vas y en el aban­dono.

Y lo peor es que nues­tra em­pre­sa ban­de­ra, de la cual es­tu­vi­mos or­gu­llo­sos to­dos los ve­ne­zo­la­nos una vez, la han lle­va­do a la rui­na. Sus ins­ta­la­cio­nes de­te­rio­ra­das por fal­ta de un man­te­ni­mien­to pa­ra el cual ha­bían par­ti­das que fue­ron a pa­rar a cuen­tas par­ti­cu­la­res en el ex­te­rior, la pro­duc­ción ha ba­ja­do “co­mo el que­so fres­co”, vién­do­nos en la ne­ce­si­dad de im­por­tar ga­so­li­na. El des­ca­ro ma­yor ha si­do de­cla­rar re­cien­te­men­te que la es­ca­sez del com­bus­ti­ble se de­be al hu­ra­cán “Matt­hew”, un con­fe­sión tá­ci­ta de esa im­por­ta­ción. O una ex­cu­sa pa­ra jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble. Tal vez ma­ña­na nos di­rán que fal­ta arroz por­que hay una gran se­quía en la In­dia, o que no hay le­che por­que en Sui­za hay una epi­de­mia de “va­cas lo­cas”. Y no hay ca­rros, por­que Henry Ford era ad­mi­ra­dor y ami­go per­so­nal de Hitler.

Ya bas­ta de ex­cu­sas. NO es NO, con o sin TSJ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.