La Co­sia­ta

Notitarde - - Opinión - Luis Cu­bi­llán Fonseca

La se­ma­na pa­sa­da la Ilus­tre Aca­de­mia de His­to­ria del Es­ta­do Ca­ra­bo­bo, con­vo­có a las jor­na­das de his­to­ria ba­jo el lu­mi­no­so nom­bre de Tor­cua­to Mano Nú­ñez, fue­ron pres­ti­gia­das ade­más de los his­to­ria­do­res ca­ra­bo­be­ños por per­so­na­li­da­des cien­tí­fi­cas re­co­no­ci­das co­mo los doc­to­res Biord Cas­ti­llo y José Rafael Lo­ve­ra. Yo es­ta­ba com­pro­me­ti­do pa­ra par­ti­ci­par so­bre “La Co­sia­ta”, es­ta es­pe­cie de ca­llo men­tal de la his­to­rio­gra­fía ve­ne­zo­la­na, que gra­cias a Dios ya de­cre­ce.

El in­for­me que lle­va­ría­mos a la jor­na­da so­bre la lla­ma­da Co­sia­ta, im­pli­ca una nue­va vi­sión de un pro­ce­so her­mo­so y gran­de de nues­tro pue­blo: La reivin­di­ca­ción de nues­tra so­be­ra­nía. Por­que Bo­lí­var se­gui­rá sien­do re­co­no­ci­do co­mo el Li­ber­ta­dor de un te­rri­to­rio des­de el Ca­ri­be has­ta el Pe­rú, pe­ro a Páez, y al pue­blo ve­ne­zo­lano co­rres­pon­de el tí­tu­lo de reivin­di­ca­do­res res­ti­tu­to­res de la so­be­ra­nía, es de­cir, de la li­ber­tad y so­be­ra­nía del Es­ta­do ve­ne­zo­lano. El pro­ce­so co- no­ci­do por la pa­la­bre­ja -que ha te­ni­do for­tu­na-, has­ta la fe­cha ha si­do abor­da­do so­lo des­de el pun­to de vis­ta de la nu­tri­da co­rres­pon­den­cia en­tre pró­ce­res, y con el ro­man­ti­cis­mo pro­pio de la épo­ca, co­mo una trai­ción al Ge­nio de Amé­ri­ca. El pro­ce­so de se­ce­sión. (Ac­to de se­pa­rar­se de una na­ción par­te de su pue­blo y te­rri­to­rio). Tal co­mo fue la Co­sia­ta, de­vol­vió a Venezuela su so­be­ra­nía con­quis­ta­da por las hues­tes de Páez es­pe­cial­men­te en la Ba­ta­lla de Ca­ra­bo­bo. El fau­tor ju­rí­di­co cien­tí­fi­co del pro­ce­so lo fue el Doc­tor Mi­guel Pe­ña. El ra­zo­na­mien­to le­gal so­bre el cual se ba­só Pe­ña pa­ra des­ar­mar el com­pli­ca­dí­si­mo apa­ra­to de re­lo­je­ría for­ja­do por Bo­lí­var, -sin que ex­plo­ta­ra-, la lla­ma­da gran Co­lom­bia, “se re­sol­vió so­bre La Or­den del Con­se­jo de Go­bierno de fe­cha 16 de oc­tu­bre de 1829, ex­pe­di­da por es­pe­cial en­car­go del Ge­ne­ral Bo­lí­var, co­mo Je­fe Su­pre­mo de la Na­ción por la cual se per­mi­tía a los pue­blos pe­dir la for­ma de go­bierno y el je­fe que les pa­re­cie­se más a pro­pó­si­to; es­to pro­du­jo un cam­bio en to­da la an­ti­gua Venezuela con tan­ta tran­qui­li­dad, or­den y mo­de­ra­ción que aun los más in­tere­sa­dos en él, no co­no­cían que se ha­bía eje­cu­ta­do; se qui­sie­ron pre­ci­pi­tar ope­ra­cio­nes pe­ro la “ex­plo­sión” se hi­zo sin vio­len­cia, sin fuer­za y con las mis­mas au­to­ri­da­des que exis­tían y ca­si re­pen­ti­na­men­te por­que los ha­bi­tan­tes es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra ello des­de mu­cho an­tes. La se­pa­ra­ción de Venezuela del res­to del te­rri­to­rio de Co­lom­bia, era la vo­lun­tad co­mún y los pue­blos no han he­cho aho­ra más que ma­ni­fes­tar los de­seos que te­nían se­cre­tos. En dos me­ses que co­rrie­ron des­de me­dia­dos del año pró­xi­mo pa­sa­do, has­ta igual fe­cha de enero del pre­sen­te, -di­ce Pe­ña- to­das las ciu­da­des, vi­llas y pa­rro­quias pi­die­ron la se­pa­ra­ción de he­cho y un go­bierno republicano, po­pu­lar, al­ter­na­ti­vo, elec­ti­vo y res­pon­sa­ble., sin otra al­te­ra­ción en la mar­cha, que de­sig­nar al Ge­ne­ral José An­to­nio Páez del ré­gi­men y con­ser­va­ción, has­ta la Con­ven­ción Ve­ne­zo­la­na”. Con es­ta nue­va vi­sión del he­cho, po­de­mos de­cir: ¡Bo­lí­var nos dio la In­de­pen­den­cia, y Páez la Li­ber­tad!

Por lo pron­to la es­ta­tua del Cen­tau­ro fue des­tro­za­da por co­lec­ti­vos en­fer­mi­zos, si­guien­do in­di­ca­cio­nes mal­sa­nas. Oja­lá sea re­pues­ta en su si­tio ori­gi­nal.

Es­tu­ve au­sen­te de No­ti­tar­de cua­tro se­ma­nas, me frac­tu­ré una cos­ti­lla; la pró­xi­ma se­ma­na echa­ré el cuen­to...!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.