Ma­dre de Dey­na Cas­te­lla­nos “Me sien­to muy fe­liz”

Nay­lui­sa y San­dra tam­bién ala­ba­ron a la go­lea­do­ra

Notitarde - - Deportes -

Jor­da­nia, octubre 14 (Fifa.com).-Lo vol­vió a ha­cer. Co­mo con Ca­me­rún, cuan­do en el úl­ti­mo alien­to de par­ti­do obró el mi­la­gro. Co­mo cuan­do ante Ca­na­dá qui­tó pre­sión a las su­yas con un gol que po­nía las co­sas de ca­ra. Y ante Mé­xi­co el guión no po­día ser di­fe­ren­te. Las az­te­cas se pu­sie­ron por de­lan­te en el mar­ca­dor… y al mi­nu­to lle­gó Dey­na Cas­te­lla­nos al res­ca­te pa­ra, con sus dos go­les, me­ter a Ve­ne­zue­la de nuevo en las se­mi­fi­na­les de una Copa Mun­dial Femenina Sub-17 de la FIFA.

En la gra­da, se­gún vio a su hi­ja aga­rrar la pe­lo­ta en la fron­tal del área y dar­se la vuel­ta, Yre­ne Nau­je­nis, que ins­tan­tes an­tes su­fría por el gol en­ca­ja­do, se em­pe­zó a le­van­tar in­tu­yen­do lo que se ve­nía… “Tan­to tiem­po vién­do­la ju­gar, una ya sa­be sus mo­vi­mien­tos, y cuan­do es­tá cer­ca del área o la pi­sa, la ver­dad que ge­ne­ral­men­te es in­fa­li­ble”.

La ma­dre de Dey­na cuen­ta a FIFA.com que se sien­te… “No en­cuen­tro la pa­la­bra ade­cua­da. Di­ría que fe­liz, muy fe­liz, cla­ro”, y su son­ri­sa se en­san­cha. Co­mo ya hi­cie­ra en Cos­ta Ri­ca, y siem­pre que tie­ne opor­tu­ni­dad, Yre­ne no se pier­de un par­ti­do de Dey­na. Y jun­tas re­pi­ten su particular ri­tual. Cuan­do la de­lan­te­ra mar­ca, ma­dre e hi­ja se bus­can con la mi­ra­da y for­man un co­ra­zón con sus ma­nos. “Siem­pre nos po­ne­mos de acuer­do en ha­cer­lo. Es nues­tra se­ña. Hay una co­ne­xión to­tal en­tre no­so­tras”.

Pe­ro la ma­má de Dey­na no es la úni­ca que sa­be qué pa­sa por la ca­be­za y los pies de la ca­pi­ta­na ve­ne­zo­la­na en esas si­tua­cio­nes. Nay­lui­sa Cá­ce­res, ar­que­ra ti­tu­lar de la Vi­no­tin­to, y la de­fen­so­ra San­dra Lu­zar­do sa­ben bien qué pue­den es­pe­rar de su ca­pi­ta­na y ami­ga. Bá­si­ca­men­te por­que la dis­fru­tan… y la su­fren en los en­tre­nos. Por eso ha­bla­mos con ellas pa­ra in­ten­tar co­no­cer un po­co me­jor a la go­lea­do­ra his­tó­ri­ca de la Copa Mun­dial Femenina Sub-17..

Her­ma­nas del ba­lón

“So­mos, co­mo quien di­ce, her­ma­nas en el fút­bol”, ase­gu­ra Nay­lui­sa. “Pa­ra mí es una ju­ga­do­ra muy com­ple­ta. Tie­ne to­do lo que ne­ce­si­ta un de­lan­te­ro y le doy gra­cias a dios por dar­le ese don a ella”, ex­pli­ca San­dra, que re­co­no­ce que con Dey­na ahí de­lan­te los par­ti­dos se vi­ven con más tran­qui­li­dad. “Sí, se duer­me me­jor te­nién­do­la a ella. Yo la ad­mi­ro mu­cho”.

Nay­lui­sa es la idó­nea pa­ra ha­blar de su téc­ni­ca de ti­ro. Bá­si­ca­men­te por­que es con ella con quien Dey­na prac­ti­ca los pe­na­les y los li­bres di­rec­tos. “Tie­ne un dis­pa­ro muy po­ten­te, y cuan­do le pe­ga va di­rec­ta al ar­co. Siem­pre nos re­ta­mos. Me di­ce ‘a ver cuán­tos go­les te ha­go’ y yo le res­pon­do ‘a ver cuán­tos te sa­co’”, di­ce en­tre ri­sas.

San­dra es la ex­per­ta en re­ga­tes… aun­que no siem­pre acier­te a de­te­ner­la. “Si me to­ca de­fen­der­la ya sé lo que va a ha­cer, ¡aun­que siem­pre in­ven­ta una de más!”. Con ella Dey­na en­sa­ya nue­vos mo­vi­mien­tos. “Las co­sas que hace en la can­cha las prue­ba an­tes con­mi­go. A ve­ces me di­ce ‘va­mos a ver qué sa­le’, y yo lue­go le di­jo ‘Dey­na, ésa la tie­nes que ha­cer’”.

Su­pe­ra­do el re­to de cuar­tos, Ve­ne­zue­la es­pe­ra ri­val -el ga­na­dor del due­lo en­tre la RDP de Co­rea y Gha­na- pa­ra unas se­mi­fi­na­les que se pre­su­men apa­sio­nan­tes y don­de Dey­na vol­ve­rá a aca­pa­rar los fo­cos. Aún no sa­be­mos qué tie­ne pre­pa­ra­do. Y Nay­lui­sa y San­dra pien­san guar­dar­le el se­cre­to.

La ar­ti­lle­ra his­tó­ri­ca de los mun­dia­les sub-17 fe­me­nino Dey­na Cas­te­lla­nos jun­to a su ma­dre Yre­ne Nau­je­nis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.