El se­rru­cho de Ma­du­ro

Notitarde - - Opinión - Si­món Gar­cía @gar­cia­sim

Las cú­pu­las del go­bierno y del PSUV to­ma­ron de­ci­sio­nes que con­ven­cio­nal - men­te for­man par­te del re­per­to­rio de la de­re­cha: apli­car un plan de ham­bre y de­fen­der con­ser­va­do­ra­men­te sus pri­vi­le­gios de po­der; in­di­fe­ren­cia fren­te a las ca­la­mi­da­des so­cia­les, pre­do­mi­nio de una óp­ti­ca mi­li­tar en el ma­ne­jo de los con­flic­tos y uso de la re­pre­sión con­tra las fuer­zas de cam­bio que aho­ra pue­den le­van­tar en ex­clu­si­vi­dad, las ban­de­ras del res­ca­te de la de­mo­cra­cia y la Cons­ti­tu­ción.

No hay que pa­sar por al­to que en ta­les orien­ta­cio­nes coin­ci­die­ron gru­pos del PSUV que, por es­tar com­pi­tien­do por la su­ce­sión apo­yan, no a Ma­du­ro, sino al di­fe­ri­mien­to del re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio por­que es el úni­co chan­ce pa­ra que uno de esos com­pe­ti­do­res sea quien cul­mi­ne el pe­rio­do pre­si­den­cial. Las coin­ci­den­cias no im­pli­can que no exis­tan en­tre ellos en­con­tro­na­zos res­pec­to a qué ha­cer con Ma­du­ro y di­fe­ren­cias so­bre có­mo pro­ce­der des­pués que ob­ten­gan esa hi­po­té­ti­ca so­bre­vi­da en Mi­ra­flo­res.

Ma­du­ro y los sec­to­res au­to­ri- ta­rios, de­ci­die­ron go­ber­nar sin la Asam­blea, aún a cos­ta de pa­tear el li­bri­to azul y lle­var­se por de­lan­te las con­ve­nien­cias de­mo­crá­ti­cas que ha­bían res­pe­ta­do por prag­ma­tism.

Pe­ro cuan­do Ma­du­ro se­rru­cha al le­gis­la­ti­vo, es­tá tam­bién cor­tan­do el tron­co que lo sos­tie­ne a él mis­mo. Al pres­cin­dir de la Asam­blea Na­cio­nal de­ja de con­tar con un es­pa­cio de de­ba­te plu­ral, de traducción ins­ti­tu­cio­nal de la re­sis­ten­cia so­cial a sus desatro­sas políticas eco­nó­mi­cas y de un con­trol que li­mi­ta par­cial­men­te vi­cios ter­mi­na­les que, co­mo la corrupción más des­afo­ra­da del pla­ne­ta, a quien es­tán di­sol­vien­do de he­cho es a su go­bier- no. Su dis­pa­ro con­tra los 112 dipu­tados, ex­pre­sion de la ma­yo­ri­ta­ria vo­lun­tad del país, va a sa­lir­le por la cu­la­ta.

Ma­du­ro pu­so fin a una si­tua­ción hí­bri­da y opor­tu­nis­ta: se­guir una tra­yec­to­ria en zig zag en­tre mo­men­tos for­ma­les de de­mo­cra­cia y mo­men­tos coac­ti­vos y re­pre­si­vos de au­to­ri­ta­ris­mo. Aho­ra el go­bierno se en­gan­cha al pu­ro co­les­te­rol ma­lo al aban­do­ner el cam­po de­mo­cra­ti­co por un ejer­ci­cio más abier­ta­men­te dic­ta­to­rial del po­der. La gran in­te­rro­gan­te es si con­ti­nua­rá in­vo­lu­cio­nan­do, con gra­ve e in­so­por­ta­bles da­ños a to­do el país, ha­cia for­mas más pa­re­ci­das al to­ta­li­ta­ris­mo, ti­po Cu­ba.

La MUD tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de con­ver­tir a más del 70 % de la so­cie­dad en una fuer­za uni­da al RR16, al res­ta­ble­mien­to­de la Cons­ti­tu­ción y al res­ca­te de la de­mo­cra­cia con­fis­ca­da.

Eso ya es­tá cla­ro ante el mundo y ante la con­cien­cia na­cio­nal dis­pues­ta a vo­tar pa­ra re­vo­car. La cú­pu­la ofi­cia­lis­ta en­tró en un tor­be­llino de desaca­to a la Cons­ti­tu­ción y de un Es­ta­do en­fren­ta­do al país.

Fren­te a ese es­ce­na­rio, la di­ri­gen­cia in­ter­me­dia del PSUV y sus mi­li­tan­tes, cre­yen­tes en el pro­yec­to ori­gi­nal, ¿ ava­la­rán la im­po­si­ción de una dic­ta­du­ra?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.