Fe has­ta el fi­nal

Notitarde - - Opinión - Isabel Vidal de Ten­rei­ro www.bue­na­nue­va.net

Jesús, pa­ra ex­pli­car a sus dis­cí­pu­los la ne­ce­si­dad de orar siem­pre y sin des­fa­lle­cer, les pro­pu­so una pa­rá­bo­la so­bre un Juez in­jus­to a quien una po­bre viu­da lo bus­ca in­sis­ten­te­men­te pa­ra que le ha­ga jus­ti­cia con­tra su ad­ver­sa­rio. Y el juez ter­mi­na ac­ce­dien­do. (cfr. Lc. 18, 1-8) Lo que quie­re re­sal­tar Jesús con es­ta his­to­ria es que hay que “orar siem­pre y sin des­fa­lle­cer”.

Y nos pi­de es­to pa­ra po­der man­te­ner­nos fie­les y con Fe has­ta el fi­nal... has­ta el fi­nal de nues­tra vi­da o has­ta el fi­nal del tiem­po.

Pe­ro su­ce­de que Jesús ter­mi­na su pa­rá­bo­la con una pre­gun­ta que pa­re­ce es­tar fue­ra de con­tex­to: “Cuan­do ven­ga el Hi­jo del hom­bre ¿creen us­te­des que en­con­tra­rá Fe so­bre la tie­rra?”. ¡Un mo­men­to! ¿Cam­bió de te­ma Jesús?

Pa­re­ce, pe­ro no es así, pues jus­to an­tes de la men­cio­na­da pre­gun­ta, Jesús nos di­ce que Dios ha­rá jus­ti­cia a “sus ele­gi­dos, que cla­man a Él día y no­che”. Y es que el te­ma que es­ta­ba tra­tan­do Jesús an­tes de la pa­rá­bo­la era pre­ci­sa­men­te el de su pró­xi­ma ve­ni­da en glo­ria (cf. Lc. 17, 23-37).

Vea­mos el por qué del

cues­tio­na­mien­to del Se­ñor. Evi­den­te­men­te, nos da in­di­cios de que no ha­brá mu­cha Fe pa­ra ese mo­men­to fi­nal. Es más, en el re­cuen­to que da San Ma­teo de es­te dis­cur­so es­ca­to­ló­gi­co nos di­ce el Se­ñor que si el tiem­po fi­nal no se acor­ta­ra, “na­die se sal­va­ría, pe­ro Dios acor­ta­rá esos días en con­si­de­ra­ción de sus ele­gi­dos” (Mt. 24, 22).

¿Qué nos in­di­ca es­ta ad­ver­ten­cia? Que la Fe va a es­tar muy ata­ca­da por los fal­sos cris­tos y los fal­sos pro­fe­tas que tam­bién fue­ron anun­cia­dos por Jesús. Que mu­chos es­ta­mos a ries­go de de­jar en­friar nues­tra Fe.

Sa­be­mos que por par­te de Dios la sal­va­ción es­tá ase­gu­ra­da, pues Je­su­cris­to ya nos sal­vó a to­dos con su Vi­da, Pa­sión, Muer­te y Re­su­rrec­ción. Pe­ro de par­te de no­so­tros se re­quie­re que man­ten­ga­mos nues­tra Fe y que la man­ten­ga­mos has­ta el fi­nal.

De allí que Jesús nos dé el re­me­dio pa­ra for­ta­le­cer nues­tra Fe: la ora­ción, la ora­ción per­se­ve­ran­te y con­ti­nua: orar sin des­fa­lle­cer pa­ra que nues­tra Fe no des­fa­llez­ca.

Ca­be pre­gun­tar­nos, en­ton­ces, ¿có­mo es­tá nues­tra Fe? ¿Es una Fe que nos lle­va a la es­pe­ran­za de la Re­su­rrec­ción y la Vi­da Eter­na o es una fe que es­tá es­pe­ran­do en el ne­fas­to e irrea­li­za­ble mi­to de la re-en­car­na­ción? ¿Es una Fe se­gu­ra o es una fe que co­que­tea con las úl­ti­mas no­ve­le­rías es­cri­tas jus­ta­men­te pa­ra que nues­tra Fe se va­ya de­bi­li­tan­do? Por ejem­plo… ¿le he­mos da­do al­gún cré­di­to a los es­cri­tos de los ateos ac­tua­les que es­tán lle­nan­do las li­bre­rías con sus li­bros blas­fe­mos, en que tra­tan a los cris­tia­nos co­mo si fué­ra­mos ton­tos y bru­tos? ¿Es una Fe que con­fía en Dios o que con­fía en las fuer­zas hu­ma­nas? ¿Es una Fe que nos hace sen­tir muy im­por­tan­tes e in­de­pen­dien­tes de Dios o una Fe que nos lle­va a de­pen­der de nues­tro Crea­dor, nues­tro Pa­dre, nues­tro Dios? ¿De ver­dad te­ne­mos la cla­se de Fe que el Se­ñor es­pe­ra en­con­trar cuan­do vuel­va?

Ca­be pre­gun­tar­nos tam­bién: ¿Có­mo es nues­tra ora­ción? ¿Es fre­cuen­te, per­se­ve­ran­te, cons­tan­te, sin des­fa­lle­cer, co­mo la pi­de el Se­ñor pa­ra que nues­tra Fe no de­cai­ga? ¿Có­mo ora­mos? ¿Cuán­to ora­mos? ¿Es­tá nues­tra ora­ción a la me­di­da de las cir­cuns­tan­cias?

Por­que... pen­sán­do­lo bien... con­si­de­ran­do co­mo es­tán las co­sas en el mundo, “¿creen us­te­des que ha­brá Fe so­bre la tie­rra cuan­do ven­ga el Hi­jo del hom­bre?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.