Fun­ca­ma­ma in­sis­te en la im­por­tan­cia de diag­nós­ti­co pre­coz en cán­cer de ma­ma

Lui­sa Ro­drí­guez Tá­ri­ba, pre­si­den­ta de la ins­ti­tu­ción, anun­ció que se lo­gró con­so­li­dar una uni­dad pa­ra pres­tar ser­vi­cios mé­di­cos in­te­gra­les a la mu­jer

Notitarde - - Entrevista - Mar­le­ne Pi­ña Acos­ta

Un nue­vo di­se­ño tie­ne es­te año la tra­di­cio­nal fra­ne­la ro­sa­da. Las le­tras de Fun­ca­ma­ma con el em­ble­má­ti­co co­lor ro­sa­do es­tá com­bi­na­do con el blan­co que des­ta­ca aún más el la­zo ro­sa­do y fuc­sia, el ro­sa­do por el cán­cer de ma­ma y el fuc­sia por el de­re­cho al diag­nós­ti­co pre­coz.

Se ex­hi­bi­rá en la Gran Ca­mi­na­ta 5K, que lle­va el nom­bre “Ca­mino con Fun­ca­ma­ma”, a rea­li­zar­se el pró­xi­mo 30 de oc­tu­bre, co­mo par­te de la con­me­mo­ra­ción del Oc­tu­bre Ro­sa, es­ta­ble­ci­do co­mo el Mes Mun­dial de Con­cien­cia­ción so­bre el Cán­cer de Ma­ma.

Los pre­pa­ra­ti­vos ya es­tán lis­tos, y sin ocul­tar su sa­tis­fac­ción, Lui­sa Ro­drí­guez Tá­ri­ba, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción de la Lu­cha Con­tra el Cán­cer de Ma­ma, mues­tra un ade­lan­to de la fra­ne­la Fun­ca­ma­ma 2016, la cual es­ta­rá in­clui­da en el kit que se en­tre­ga a las per­so­nas ins­cri­tas, que ade­más con­tie­ne el bol­so ban­do­le­ro, el nú­me­ro del par­ti­ci­pan­te y la me­da­lla que se­rá en­tre­ga­da en la lle­ga­da.

“La ca­mi­na­ta lle­va el nom­bre ‘Ca­mino con Fun­ca­ma­ma’, por­que ca­mi­na­tas hay mu­chí­si­mas, pe­ro más allá de ca­mi­nar, el par­ti­ci­pan­te ade­más de cui­dar su sa­lud, es­tá cui­dan­do la sa­lud de mu­chí­si­mas per­so­nas, lo cual es al­go im­por­tan­te”, ex­pli­có Lui­sa Ro­drí­guez Tá­ri­ba.

El lla­ma­do al “Tó­ca­te” pa­ra Fun­ca­ma­ma no es su­fi­cien­te, por eso la ins­ti­tu­ción que cum­plió 14 años de crea­da en ju­nio, no des­can­sa en su mi­sión de pro­mo­ver la im­por­tan­cia de la de­tec­ción a tiem­po, y es­te año co­mo an­te­sa­la a la ce­le­bra­ción de los 15 años en 2017, ya dis­po­nen de dis­tin­tos ser­vi­cios mé­di­cos den­tro de las ins­ta­la­cio­nes de la fun­da­ción, ubi­ca­da en la ca­lle Mon­tes de Oca, edi­fi­cio Don Pe­la­yo F.

“No­so­tros tra­ba­ja­mos los 365 días del año. Lo que pa­sa es que oc­tu­bre se ha­ce más vi­si­ble y nos po­ne­mos de mo­da. Pe­ro real­men­te el tra­ba­jo es constante”, acla­ró la pre­si­den­ta de Fun­ca­ma­ma, du­ran­te el si­guien­te Desa­yuno en la Re­dac­ción, de­di­ca­do co­mo es tra­di­ción pa­ra ha­blar acer­ca del te­ma, acom­pa­ña­da por Jo­se­fi­na La­mas, di­rec­to­ra del De­par­ta­men­to de Imá­ge­nes; Je­sús Arias, mas­tó­lo­go; y el pe­rio­dis­ta Ar­nal­do Ro­jas, di­rec­tor de me­dios de la ins­ti­tu­ción.

En el fo­ro es­tu­vie­ron pre­sen­tes Gus­ta­vo Ríz­quez, di­rec­tor de No­ti­tar­de; Jor­ge Chá­vez Mo­ra­les, sub­di­rec­tor; Hum­ber­to To­rres, edi­tor-je­fe; Ka­rín Ri­ve­ro, edi­to­ra de cie­rre de Ciu­dad; Va­nes­sa Ca­rre­ño Ro­jas, edi­to­ra de Ciu­dad diurno y quien es­cri­be La Ven­ta­na; Emily Arau­jo, edi­to­ra de los me­dios di­gi­ta­les; el re­por­te­ro grá­fi­co

Dis­po­ner en es­tos mo­men­tos de la Uni­dad In­te­gral a la Mu­jer (UIM), am­pliar la co­ber­tu­ra y ofre­cer los di­fe­ren­tes ser­vi­cios, ha he­cho que la pa­cien­te no pier­da tan­to tiem­po en ha­cer­se los exá­me­nes, pue­da con­tar con un equi­po hu­mano de téc­ni­cos y pro­fe­sio­na­les, y te­ner ac­ce­so al diag­nós­ti­co opor­tuno.

Li­san­dro Ba­ra­zar­te y quien sus­cri­be Mar­le­ne Pi­ña Acos­ta.

Lui­sa Ro­drí­guez Tá­ri­ba se re­fi­rió en pri­mer lu­gar a los lo­gros al­can­za­dos por Fun­ca­ma­ma al cum­plir 14 años de fun­da­da. “Una de las co­sas que nos tie­ne es­te año sú­per con­ten­tos y en vís­pe­ra de nues­tro dé­ci­mo quin­to aniver­sa­rio es el he­cho de que lo­gra­mos con­so­li­dar la uni­dad de diag­nós­ti­co de cán­cer de ma­ma den­tro de las ins­ta­la­cio­nes de la or­ga­ni­za­ción; in­clu­so po­de­mos ha­blar de una Uni­dad In­te­gral a la Mu­jer, que aun­que no te­ne­mos el den­si­tó­me­tro, con­ta­mos con el ser­vi­cio ex­terno, lo cual se tra­du­ce en que cual­quier ciu­da­dano pue­de rea­li­zar­se la eva­lua­ción pa­ra sa­ber có­mo es­tá la sa­lud de sus glán­du­las ma­ma­rias”.

“Con­ta­mos con ma­mó­gra­fos, ecó­gra­fos; in­clu­so am­plia­mos el ser­vi­cio en el área de bio­aná­li­sis, con­sul­ta de gi­ne­co­lo­gía com­ple­ta, eco trans­va­gi­nal. Na­die sa­le sin ser eva­lua­do de for­ma in­te­gral. Es una con­sul­ta com­ple­ta. Am­plia­mos nues­tra plan­ti­lla de mé­di­cos mas­tó­lo­gos y gi­ne­có­lo­gos. Aho­ra te­ne­mos mé­di­cos in­ter­nis­tas y nu­tró­lo­go, tra­ba­jan­do den­tro de los es­pa­cios de nues­tra or­ga­ni­za­ción, que au­na­do al psi­có­lo­go, el la­bo­ra­to­rio de bio­aná­li­sis que ofre­ce to­do el diag­nós­ti­co de exá­me­nes bá­si­cos has­ta lle­gar a mar­ca­do­res tu­mo­ra­les, ha­cen que los ser­vi­cios sean de for­ma in­te­gral. Ha­cien­do mu­chí­si­mo én­fa­sis en nues­tra mi­sión co­mo es con­tri­buir en la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma, y lo am­plia­mos a la lu­cha con­tra el cán­cer de cue­llo ute­ri­no, ova­rios y en­do­me­trio, por ser los más fre­cuen­tes en la mu­jer ve­ne­zo­la­na”.

“Nues­tra área es el diag­nós­ti­co opor­tuno. En el he­cho de po­der lo­grar un diag­nós­ti­co don­de po­da­mos ga­ran­ti­zar ca­li­dad de vi­da a la pa­cien­te. Que el pro­ce­so on­co­ló­gi­co sea un pro­ce­so de vi­da más y no un pro­ce­so trau­má­ti­co, ya que aun­que la or­ga­ni­za­ción y los cui­da­do­res ha­gan ma­ra­vi­llas, al fi­nal, si­gue sien­do muy trau­má­ti­co, tan­to pa­ra la pa­cien­te co­mo pa­ra el en­torno in­me­dia­to. ¿Qué que­re­mos? Diag­nos­ti­car pre­coz­men­te. Dis­po­ner en es­tos mo­men­tos de la uni­dad de diag­nós­ti­co de cán­cer de ma­ma, am­pliar la co­ber­tu­ra y ofre­cer los di­fe­ren­tes ser­vi­cios, ha he­cho que la pa­cien­te no pier­da tan­to tiem­po en ha­cer­se los exá­me­nes, con­tar con un equi­po hu­mano de téc­ni­cos y pro­fe­sio­na­les, te­ner ac­ce­so al diag­nós­ti­co opor­tuno y ac­ce­so a la vi­da. Te­ne­mos 14 años en es­ta mi­sión y se­gui­re­mos tra­ba­jan­do has­ta que lo­gre­mos crear con­cien­cia de que la sa­lud es un de­re­cho, pe­ro tam­bién es un de­ber. Las per­so­nas de­ben cui­dar­se

y es­tá el de­ber de acu­dir a tiem­po al mé­di­co e in­ver­tir en su sa­lud. Una de las co­sas que su­ce­de es que las per­so­nas pien­san que la sa­lud es un gas­to y no una in­ver­sión. Y la ma­yor in­ver­sión que po­de­mos ha­cer es en sa­lud.

- ¿Si­gue una al­ta in­ci­den­cia de es­ta pa­to­lo­gía, pe­se a la cam­pa­ña pre­ven­ti­va que desa­rro­llan?

- Es que la in­ci­den­cia -acla­ró Ro­drí­guez Tá­ri­ba-no se pue­de evitar. Que una per­so­na va­ya a desa­rro­llar cán­cer de ma­ma no se pue­de evitar. No hay va­cu­na. Por­que pa­ra el cán­cer de cue­llo ute­ri­no exis­te la va­cu­na del vi­rus de pa­pi­lo­ma hu­mano. En el ca­so del cán­cer de ma­ma no hay for­ma de dis­mi­nuir la in­ci­den­cia. No hay nin­gún mé­di­co, ni sis­te­ma de sa­lud que pue­da dis­mi­nuir­lo, lo que se pue­de ha­cer es me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da y el sis­te­ma pa­ra que las per­so­nas ten­gan me­nor ries­go de desa­rro­llar­lo más el diag­nós­ti­co opor­tuno que es lo que real­men­te va a sal­var la vi­da.

In­ci­den­cia au­men­ta por­que se ha­cen más diag­nós­ti­cos

La Dra. Jo­se­fi­na La­mas adi­cio­nó que la in­ci­den­cia siem­pre va a es­tar allí. Ci­tó que han ob­ser­va­do que mien­tras más diag­nós­ti­cos, la in­ci­den­cia au­men­ta, lo cual obe­de­ce a que se ha­cen más diag­nós­ti­cos aho­ra que an­tes. “La in­ci­den­cia siem­pre va a exis­tir y siem­pre hay una ten­den­cia a au­men­tar por la can­ti­dad de po­bla­ción que tam­bién ha ido en as­cen­so. Lo que sí he­mos lo­gra­do mo­di­fi­car con los avan­ces y los diag­nós­ti­cos, es la mor­ta­li­dad”.

En cuan­to a las ci­fras de mor­ta­li­dad por cán­cer de ma­ma, el Dr. Je­sús Arias plan­teó que se ma­ne­jan es­ta­dís­ti­cas na­cio­na­les, a tra­vés de un su­bre­gis­tro re­co­no­ci­do por to­dos, in­clu­so has­ta por los en­tes gu­ber­na­men­ta­les.

“La in­ci­den­cia de es­ta pa­to­lo­gía es un fe­nó­meno mun­dial. No es que Ve­ne­zue­la es­tá afec­ta­da, ni Amé­ri­ca La­ti­na, en to­dos los paí­ses del mun­do es­tá au­men­tan­do la in­ci­den­cia. Sin em­bar­go, la nues­tra to­da­vía es me­nor que en los paí­ses desa­rro­lla­dos. El pro­ble­ma no es la in­ci­den­cia, el pro­ble­ma es la mor­ta­li­dad al­ta. Si un país desa­rro­lla­do tie­ne al­ta in­ci­den­cia y ba­ja mor­ta­li­dad, no­so­tros es­ta­mos al re­vés.

“Los úl­ti­mos da­tos ofi­cia­les que se ma­ne­jan pú­bli­ca­men­te, es­ta­ble­ce que la mor­ta­li­dad en el año 2000 era de 31.1% por cien mil ha­bi­tan­tes, y en el 2012 era de 41.5% por cien mil ha­bi­tan­tes, lo que in­di­ca que la mor­ta­li­dad es­tá au­men­tan­do en vez de ba­jar. Es­ta­mos te­nien­do éxi­to en el diag­nós­ti­co, pe­ro la gen­te se si­gue mu­rien­do y ca­da vez se muere más por cán­cer de ma­ma. Un fe­nó­meno in­tere­san­te es que en el año 2000 era más fre­cuen­te la muer­te por cán­cer de cue­llo ute­ri­no que la de ma­ma, pe­ro ya no. Des­de el año 2005 en ade­lan­te el cán­cer de ma­ma so­bre­pa­só al cán­cer de cue­llo ute­ri­no.

- ¿Por qué se ha pro­du­ci­do ese fe­nó­meno?

- Por­que exis­tía el pro­gra­ma de pes­qui­sa de cán­cer de cue­llo ute­ri­no en to­da la red am­bu­la­to­ria –re­cor­dó la pre­si­den­ta de Fun­ca­ma­ma- En cam­bio den­tro del pro­gra­ma na­cio­nal del Mi­nis­te­rio de Sa­lud en la par­te de On­co­lo­gía no exis­te nin­gún pro­gra­ma que ha­ble de cán­cer de ma­ma. El Pro­gra­ma de Sa­lud Se­xual y Re­pro­duc­ti­va ha­bla de es­ta pa­to­lo­gía, pe­ro co­mo tal no hay nin­gu­na nor­ma, ni pro­gra­ma de par­te del mi­nis­te­rio. Ha­cer una pes­qui­sa es su­ma­men­te cos­to­sa com­pa­ra­do con una de cue­llo ute­ri­no. Ade­más las mu­je­res asis­ten a la con­sul­ta con el gi­ne­có­lo­go, por­que sa­len em­ba­ra­za­das. Hu­bo una cam­pa­ña muy fuer­te por par­te del Mi­nis­te­rio de Sa­lud y de la Red Am­bu­la­to­ria, in­clu­so de Ba­rrio Aden­tro, lo que hi­zo que las mu­je­res acu­die­ran a ha­cer­se la ci­to­lo­gía y se ha­cía un diag­nós­ti­co opor­tuno.

“En el ca­so del cán­cer de ma­ma to­da­vía es­tá in­vi­si­vi­li­za­do fren­te a lo que es el sis­te­ma de sa­lud ve­ne­zo­lano en el área de diag­nós­ti­co. Es una pa­ra­do­ja, por­que se tie­ne un es­que­ma de me­di­ca­men­tos de al­tos cos­tos disponibles pa­ra tra­tar el cán­cer de ma­ma, pe­ro no se tie­ne un sis­te­ma que real­men­te es­té ha­cien­do un diag­nós­ti­co opor­tuno, que es lo que que­re­mos ha­cer no­so­tros, por­que es lo que sal­va vi­das”.

“Se ha ha­bla­do de que se ha in­cre­men­ta­do nue­va­men­te la in­ci­den­cia y el diag­nós­ti­co tar­dío de cue­llo ute­ri­no por la fal­ta de ser­vi­cios en la par­te am­bu­la­to­ria y la gen­te no tie­ne adón­de acu­dir pa­ra ha­cer­se la ci­to­lo­gía, por eso Fun­ca­ma­ma ha in­cre­men­ta­do sus ser­vi­cios en el área de gi­ne­co­lo­gía. Ha­ce 14 años cuan­do co­men­za­mos en la fun­da­ción no ha­bía ne­ce­si­dad

de ha­cer cam­pa­ña por el cán­cer de cue­llo ute­ri­no, por­que ha­bía un sis­te­ma de sa­lud que la desa­rro­lla­ba, pe­ro en es­tos mo­men­tos co­mo no la hay, no­so­tros he­mos asu­mi­do es­ta res­pon­sa­bi­li­dad. Na­die nos las es­tá pi­dien­do, no­so­tros vo­lun­ta­ria­men­te la es­ta­mos asu­mien­do, por­que es­ta­mos preo­cu­pa­dos por la sa­lud de la mu­jer ve­ne­zo­la­na, y ade­más por­que tie­ne mu­cha re­la­ción el cán­cer de cue­llo ute­ri­no con el de ma­ma.

“Ve­mos con mu­chí­si­ma preo­cu­pa­ción có­mo se ha in­cre­men­ta­do el diag­nós­ti­co en mu­je­res jó­ve­nes”, re­cal­có Ro­drí­guez Tá­ri­ba.

El Dr. Arias adi­cio­nó que el pro­me­dio en edad si­gue sien­do ma­yo­res de 40 años, aun­que ha­ce 20 años era en mu­je­res ma­yo­res de 50 años. “Ha ha­bi­do un des­cen­so en la edad pro­me­dio y cir­cuns­tan­cial­men­te te­ne­mos pa­cien­tes, in­clu­so me­no­res de 35 años con cán­cer de ma­ma. No son la ma­yo­ría real­men­te, pe­ro lla­ma la aten­ción de que ca­da vez hay más mu­je­res me­no­res de 35 años que su­fren de es­ta pa­to­lo­gía”, sos­tu­vo el Dr. Arias.

La Dra. La­mas re­co­no­ció que el Es­ta­do se en­car­ga de fi­nan­ciar par­te de los al­tos cos­tos pa­ra tra­ta­mien­to de cán­cer de ma­ma, pe­ro no se tie­nen pro­gra­mas de pes­qui­sas. A su jui­cio, se de­be­ría in­ver­tir más en una pes­qui­sa pa­ra te­ner me­nos cán­cer avan­za­do y el tra­ta­mien­to sea me­nos cos­to­so. “Ade­más con ma­yor so­bre­vi­da pa­ra la pa­cien­te que es lo que se bus­ca, por­que por ca­da pa­cien­te que fa­lle­ce no se sa­be cuán­tos huér­fa­nos que­dan”. -¿Hay al­gu­na evo­lu­ción en el ám­bi­to edu­ca­ti­vo so­bre es­ta área?

- El lla­man­do al Tó­ca­te no es su­fi­cien­te, re­cal­có Ro­drí­guez Tá­ri­ba.

El Tó­ca­te - con­si­de­ró el Dr. Arias- es mal vis­to des­de nues­tro pun­to de vis­ta co­mo mé­di­co. Lle­gar al nó­du­lo pal­pa­ble sí es cu­ra­ble, pe­ro el pro­nós­ti­co no es el de los me­jo­res, por eso hay que evitar que al­guien se to­que. La cam­pa­ña de­be­ría lle­var­se más allá con ha­cer­se la ma­mo­gra­fía. - ¿ Qué ade­lan­tos cien­tí­fi­cos

hay que re­pre­sen­ten la cu­ra de es­ta pa­to­lo­gía?

- Se si­gue tra­ba­jan­do en eso - re­fi­rió el Dr. Arias- pe­ro me ima­gino que pa­sa­rán mu­chí­si­mos años has­ta que real­men­te una va­cu­na sea efi­cien­te al res­pec­to. Tal vez en el ca­mino se pro­duz­ca, pe­ro pa­sa­rá mu­chí­si­mo tiem­po. En pri­mer lu­gar pa­ra que se cum­pla la va­cu­na co­mo una reali­dad y en se­gun­do lu­gar es­tá la par­te eco­nó­mi­ca en el sen­ti­do de que es­té dis­po­ni­ble pa­ra to­do el mun­do.

En úl­ti­ma ins­tan­cia –pre­ci­só La­mas- el tér­mino va­cu­na es­tá mal uti­li­za­do, de lo que se es­tá ha­blan­do es de pre­ven­ción de una en­fer­me­dad. El cán­cer de ma­ma es mul­ti­fac­to­rial, es­tán los fac­to­res

ge­né­ti­co, hor­mo­nal o am­bien­tal, que in­flu­yen pa­ra que una mu­jer o un hom­bre desa­rro­llen cán­cer de ma­ma. Por eso es que aho­ra exis­ten di­fe­ren­tes es­tu­dios de eva­lua­ción de ries­go so­bre to­do ge­né­ti­cos y po­der pre­su­mir que en el tiem­po pue­de pa­de­cer.

-¿Có­mo es­tá la si­tua­ción en el Hos­pi­tal On­co­ló­gi­co Mi­guel Pé­rez Ca­rre­ño?

-Yo creo -re­co­no­ció el Dr. Je­sús Arias- que el On­co­ló­gi­co fun­cio­na de ma­ne­ra fluc­tuan­te. A ve­ces so­lu­cio­nan a ve­ces no tie­nen có­mo so­lu­cio­nar con res­pec­to a las ci­ru­gías y a las ra­dio­te­ra­pias que de­be­rían es­tar fun­cio­nan­do to­do el tiem­po. A los pa­cien­tes, si tie­nen suer­te, les dan el tra­ta­mien­to com­ple­to, a ve­ces pa­sa lo con­tra­rio. Se­ría irres­pon­sa­ble de­cir que no se ha­ce na­da. Allí hay un gru­po de gen­te tra­ba­ja­do­ra, res­pon­sa­ble y bue­na. Mé­di­cos y en­fer­me­ras que tra­tan de ha­cer to­do lo que pue­den, a ve­ces tie­nen los re­cur­sos pa­ra ha­cer­lo, a ve­ces no. Lo más dra­má­ti­co tie­ne que ver con las qui­mio­te­ra­pias. Yo en­vío gen­te pa­ra allá y hay pa­cien­tes que tie­nen suer­te. Pue­do dar fe de ello, de ob­te­ner su tra­ta­mien­to com­ple­to y so­lu­cio­nan, pe­ro a ve­ces no pa­sa eso. A ve­ces se en­cuen­tran con que hoy, o es­ta se­ma­na, o es­te mes no hay tra­ta­mien­to y es cuan­do se com­pli­can las co­sas”, des­ta­có el Dr. Arias.

-¿A qué ni­vel se en­cuen­tra la pro­pues­ta de la Ley del Cui­da­dor que pen­sa­ban en­tre­gar a la AN?

- He­mos sos­te­ni­do va­rias reunio­nes en la Asam­blea Na­cio­nal pe­ro se re­plan­teó el he­cho de que ne­ce­si­ta­mos una nue­va Ley de Sa­lud, por­que la que es­tá vi­gen­te vie­ne des­de prin­ci­pios de los años 90, por lo cual no es­tá ali­nea­da con la Cons­ti­tu­ción, sos­tu­vo Ro­drí­guez.

En­tre las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des que se rea­li­zan es­te mes, anun­ció que el jue­go ro­sa se­rá el 21 de oc­tu­bre en el es­ta­dio Jo­sé Ber­nar­do Pé­rez en­tre Ma­ga­lla­nes y Car­de­na­les de La­ra.

An­te los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la gran ca­mi­na­ta del pró­xi­mo 30 de oc­tu­bre, anun­ció que se ini­cia­rá a las 7 a.m. con pun­to de con­cen­tra­ción y sa­li­da fren­te al cen­tro co­mer­cial La Gran­ja y pa­ra ma­yor in­for­ma­ción por el blog de Fun­ca­ma­ma y las re­des so­cia­les.

El pe­rio­dis­ta Ar­nal­do Ro­jas in­for­mó que Fun­ca­ma­ma es­ta­rá nue­va­men­te par­ti­ci­pan­do en la Fi­luc 2016. “Du­ran­te los días de la fe­ria es­ta­rá pre­sen­te con el ma­te­rial in­for­ma­ti­vo de la ins­ti­tu­ción, pe­ro el jue­ves 22 de oc­tu­bre, a las 2:00 p.m. se rea­li­za­rá por se­gun­da vez la lec­tu­ra pú­bli­ca de las alum­nas del ta­ller de escritura crea­ti­va de Fun­ca­ma­ma”. Es­ta ac­ti­vi­dad es par­te del pro­gra­ma de apo­yo emo­cio­nal de la ins­ti­tu­ción, que se­gún re­fi­rió, ha cre­ci­do, in­clu­so más de lo es­pe­ra­do, so­bre to­do por­que es la ce­le­bra­ción de la vi­da.

Lui­sa Ro­drí­guez Tá­ri­ba, Ar­nal­do Ro­jas, Va­nes­sa Ca­rre­ño Ro­jas, Emily Arau­jo, Jor­ge Chá­vez Mo­ra­les, Gus­ta­vo Ríz­quez, Ka­rín Ri­ve­ro, Hum­ber­to To­rres, Mar­le­ne Pi­ña Acos­ta, Je­sús Arias y Jo­se­fi­na La­mas.

Jo­se­fi­na La­mas y Lui­sa Ro­drí­guez Tá­ri­ba mues­tran la fra­ne­la Fun­ca­ma­ma 2016 que se­rá in­clui­da en el kit pa­ra la gran ca­mi­na­ta 5K “Ca­mino con Fun­ca­ma­ma”, a rea­li­zar­se el pró­xi­mo 30 de oc­tu­bre.

Dr. Je­sús Arias, mas­tó­lo­go y miem­bro del equi­po de Fun­ca­ma­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.