Po­li­ti­zar el su­fri­mien­to y do­lor ciu­da­dano

La po­lí­ti­ca es así

Notitarde - - Oinión - Nel­son Acos­ta Es­pi­no­za

La si­tua­ción po­lí­ti­ca en el país tien­de a com­pli­car­se aún más. En reali­dad, es­te en­re­ve­sa­mien­to cre­cien­te al­can­za a to­das las ins­tan­cias de la vi­da na­cio­nal. La na­ción se di­ri­ge en for­ma apre­su­ra­da ha­cia un des­pe­ña­de­ro con con­se­cuen­cias im­pre­de­ci­bles. Per­do­nen, los ami­gos lec­to­res, el tono pe­si­mis­ta de es­te pá­rra­fo. Es­te sen­ti­mien­to pro­vie­ne de los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos acae­ci­dos en la vi­da pú­bli­ca del país.

Pa­ra la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal de TSJ la Asam­blea Na­cio­nal no exis­te. Es­ta po­si­ción ha si­do co­rro­bo­ra­da con la de­ci­sión de acuer­do a la cual la apro­ba­ción del pre­su­pues­to se lle­va­rá a ca­bo me­dian­te su pre­sen­ta­ción an­te es­ta Sa­la. Ac­ción que se lle­vó a ca­bo el pa­sa­do 12 de oc­tu­bre.

Es­pe­cia­lis­tas en el te­ma han for­mu­la­do di­ver­sas in­te­rro­gan­tes so­bre es­ta úl­ti­ma de­ci­sión del eje­cu­ti­vo. Vea­mos. ¿So­bre qué cri­te­rio y pro­ce­di­mien­tos la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal con­tro­la­rá el pre­su­pues­to? ¿Tie­ne es­ta ins­tan­cia la ex­per­ti­cia pa­ra aco­me­ter es­ta ta­rea? ¿Es vá­li­do el pre­su­pues­to apro­ba­do por la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal? Las res­pues­tas a es­tas in­te­rro­gan­tes pue­den re­su­mir­se de la ma­ne­ra si­guien­te. Pri­me­ro, de acuer­do a la cons­ti­tu­ción na­cio­nal es­ta apro­ba­ción ca­re­ce de va­li­dez. Se­gun­do, se tra­ta de un pre­su­pues­to pa­ra­le­lo. “Es de­cir de un pre­su­pues­to que no de­ri­va de la fuer­za del De­re­cho, sino del con­jun­to de ac­tua­cio­nes de la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal y del pro­pio go­bierno que han des­co­no­ci­do, ju­rí­di­ca­men­te, a la Asam­blea Na­cio­nal”,

¿Qué con­clu­sio­nes po­lí­ti­cas po­de­mos ex­traer de es­ta úl­ti­ma vio­la- ción al or­de­na­mien­to le­gal del país? Aquí nos en­fren­ta­mos an­te un di­le­ma. Pa­re­cie­ra que afron­ta­mos a un ré­gi­men que ha de­ci­di­do qui­tar­se la ca­re­ta y pre­sen­tar en for­ma vi­si­ble su ta­lan­te au­to­ri­ta­rio. Lo he pues­to en for­ma con­di­cio­nal por­que a mi jui­cio es ne­ce­sa­rio ma­ti­zar es­ta ca­rac­te­ri­za­ción. Des­pués de to­do, los de­mó­cra­tas tie­nen una pre­sen­cia im­por­tan­te en go­ber­na­cio­nes y al­cal­días. Y, des­de lue­go, exis­te una ma­yo­ría de la po­bla­ción que desaprue­ba a es­te ré­gi­men.

La prue­ba de la dis­po­si­ción de en­fren­tar cí­vi­ca­men­te es­ta co­yun­tu­ra la ten­dre­mos en la mar­cha con­vo­ca­da pa­ra fi­na­les de es­te mes de oc­tu­bre. Se es­pe­ra que sea ma­si­va y mues­tre en for­ma con­tun­den­te la vo­lun­tad de los ciu­da­da­nos de de­fen­der su de­re­cho a so­li­ci­tar la con­vo­ca­to­ria del RR es­te año 2016. Sin áni­mo de equi­vo­car­me es­ta de­mos­tra­ción se­rá vi­tal y abri­rá, de ser exi­to­sa, nue­vos sen­de­ros de ex­pre­sión pa­ra la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca.

Voy a fi­na­li­zar es­te bre­ve es­cri­to con una re­fle­xión. Me pa­re­ce que es­ta­mos lle­gan­do a un pun­to don­de se­ría ne­ce­sa­rio pre­gun­tar­se si el an­ti­cha­vis­mo-ma­du­ris­mo de­be se­guir sien­do el úni­co vec­tor en la cons­truc­ción de la iden­ti­dad po­lí­ti­ca del sec­tor de­mo­crá­ti­co. ¿No de­be­ría la opo­si­ción, por ejem­plo, su­pe­rar es­ta po­si­ción e in­ter­pe­lar a los ciu­da­da­nos con un nue­vo re­la­to que mar­que dis­tan­cia con los que han si­do do­mi­nan­tes en el país en las úl­ti­mas dé­ca­das?

En­tien­do que es una in­te­rro­gan­te que exi­ge una res­pues­ta un tan­to com­ple­ja. Me pa­re­ce que es­ta­mos lle­gan­do al pun­to de in­ten­tar in­tro­du­cir nue­vas for­mu­la­cio­nes en la prác­ti­ca opo­si­cio­nis­ta en el país.

Es­tas preo­cu­pa­cio­nes tie­nen su ori­gen en la cons­ta­ta­ción del mar­co dis­cur­si­vo don­de se desen­vuel­ve la ma­yo­ría de la opo­si­ción del país. Com­par­ten te­sis que la reali­dad ha pro­ba­do su in­via­bi­li­dad y, por aho­ra, no han po­di­do ela­bo­rar una al­ter­na­ti­va que de re­pues­tas a las de­man­das de la po­bla­ción. Ma­sa de ciu­da­da­nos que so­por­tan la tra­ge­dia de es­te so­cia­lis­mo del si­glo XXI.

El re­cha­zo del mo­de­lo po­lí­ti­co ac­tual no es su­fi­cien­te. Es vi­tal ela­bo­rar una res­pues­ta a par­tir de la cual se pue­da ge­ne­rar una nue­va iden­ti­dad en los sec­to­res po­pu­la­res del país. De no tra­zar y ca­mi­nar por es­ta ru­ta se es­ta­ría ex­pues­to a la tentación res­tau­ra­do­ra.

Un pun­to de par­ti­da po­dría ser po­li­ti­zar el su­fri­mien­to y do­lor que su­fre la in­men­sa ma­yo­ría de nues­tros com­pa­trio­tas. Des­de lue­go, pro­ce­so es­te que de­be­ría ade­lan­tar­se con nue­vas cla­ves iden­ti­ta­rias.

Sin du­das, la po­lí­ti­ca es así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.