Una es­cue­la me­nos en To­cu­yi­to

Notitarde - - Oinión - Ju­lio Cas­te­lla­nos Ju­lio Cas­te­lla­nos / jc­clo­za­da@gmail.com / @rocky­po­li­ti­ca

El Li­ceo An­drés Eloy Blan­co es una ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va prác­ti­ca­men­te iti­ne­ran­te en el Mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor (Ca­ra­bo­bo) tras la ne­fas­ta po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va del ac­tual go­bierno. Des­de ha­ce 15 años es­tá sal­tan­do de se­de en se­de, to­das pro­vi­sio­na­les, da­do que na­die se ha dig­na­do a cons­truir­le una se­de pa­ra que sus 900 es­tu­dian­tes pue­dan re­ci­bir cla­ses en con­di­cio­nes de sa­lu­bri­dad ade­cua­das. A las puer­tas de su úl­ti­ma se­de, en la Ca­rre­te­ra Vie­ja To­cu­yi­to – Va­len­cia; ocu­pa­da des­de ha­ce cua­tro años ba­jo un arren­da­mien­to que era can­ce­la­do por la Al­cal­día de Li­ber­ta­dor; fue don­de es­ta se­ma­na pa­sa­da los es­tu­dian­tes, re­pre­sen­tan­tes y do­cen­tes re­ci­bie­ron, por me­dio de un car­tel pe­ga­do en el por­tón, la no­ti­cia del tras­la­do for­zo­so de su li­ceo ha­cia el otro la­do de la ciu­dad, en el asen­ta­mien­to “La Tri­ni­dad”.

Los re­pre­sen­tan­tes me co­men­tan que a mu­chos de ellos les en­tre­ga­ron los pa­pe­les de sus hi­jos pa­ra que bus­ca­ran cu­po en otros li­ceos, es de­cir, los ex­pul­sa­ron. Al­gu­nos do­cen­tes fue­ron con­mi­na­dos a so­li­ci­tar tras­la­do a otros cen­tros edu­ca­ti­vos. En otras pa­la­bras, los ve­ci­nos de la Ca­rre­te­ra Vie­ja y sus in­me­dia­cio­nes se que­da­ron sin li­ceo da­do que fue des­man­te­la­do. A quie­nes se atre­vie­ron fi­nal­men­te a asis­tir a cla­ses en la nue­va se­de, les ocu­rrió lo pre­de­ci­ble, fue­ron víc­ti­mas del ham­pa, le­jos de sus ca­sas, pa­gan­do mu­cho más por su tras­la­do da­do que tie­nen que to­mar has­ta tres ca­mio­ne­tas pa­ra cu­brir la ru­ta de sus ca­sas ha­cia la nue­va se­de.

La co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va ha lle­va­do sus de­nun­cias a la Fis­ca­lía, al Con­se­jo de Pro­tec­ción del Ni­ño y el Ado­les­cen­te, a la De­fen­so­ría del Pue­blo y a la zo­na edu­ca­ti­va. La res­pues­ta: el si­len­cio. El al­cal­de Juan Pe­ro­zo no mues­tra nin­gún in­te­rés en es­te ca­so, de he­cho, ha ocu­rri­do que mis­te­rio­sa­men­te, la in­for­ma­ción que se mues­tra en la pren­sa re­gio­nal, im­pre­sa y di­gi­tal, ha si­do la inau­gu­ra­ción de una em­pre­sa de pin­tu­ras fi­nan­cia­da por la Al­cal­día y no que un li­ceo cierra sus puer­tas. Ob­via­men­te, en la so­cie­dad de la in­for­ma­ción, cuan­do al­gún he­cho no es pu­bli­ca­do por la pren­sa, el “he­cho” no ocu­rrió.

No obs­tan­te, pa­ra los re­pre­sen­tan­tes, los es­tu­dian­tes y los do­cen­tes, el cie­rre de ese li­ceo fue muy real. Las ce­le­bra­cio­nes, con bom­bos y pla­ti­llos, del “Día de la Resistencia In­dí­ge­na An­tiim­pe­ria­lis­ta” don­de se es­cu­chan con­sig­nas en fa­vor de la so­be­ra­nía na­cio­nal, la in­de­pen­den­cia, la au- to­de­ter­mi­na­ción ter­mi­nan so­nan­do hue­cas cuan­do ob­ser­va­mos la ac­ti­tud de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les, re­gio­na­les y na­cio­na­les fren­te a la edu­ca­ción. Si al­go lo­gra­rá que Ve­ne­zue­la se li­be­re de las ca­de­nas de la de­pen­den­cia, de la im­pro­duc­ti­vi­dad, de la ig­no­ran­cia y que al­can­ce­mos la au­to­de­ter­mi­na­ción de la na­ción, es in­ver­tir en edu­ca­ción. Na­da ga­na­mos gri­tan­do “¡ So­be­ra­nía!” o “¡In­de­pen­den­cia!” cuan­do las se­mi­llas de nues­tra li­be­ra­ción, las es­cue­las, se caen a pe­da­zos o cie­rran sus puer­tas.

La edu­ca­ción es, ade­más de un de­re­cho hu­mano pre­vis­to en nues­tra Cons­ti­tu­ción y en los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les ra­ti­fi­ca­dos por la Re­pú­bli­ca, la he­rra­mien­ta pa­ra desa­rro­llar el ta­len­to y la crea­ti­vi­dad de los jó­ve­nes ciu­da­da­nos. El sa­lón de cla­ses es el es­pa­cio don­de una so­cie­dad ali­men­ta sus es­pe­ran­zas por un fu­tu­ro dis­tin­to, me­jor y jus­to. Es en un sa­lón de cla­ses don­de na­cen las vo­ca­cio­nes, don­de las in­quie­tu­des por la me­di­ci­na, por la in­ge­nie­ría, por el emprendimiento, por el ser­vi­cio a los de­más, se dejan ver. Las ac­tua­les au­to­ri­da­des, con el fla­co fa­vor que le ha­cen a la edu­ca­ción, ha­cen que se re­tuer­zan en su tum­ba Pie­tro Fi­gue­roa y Us­lar Pie­tri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.