El sui­ci­dio de los crí­ti­cos de la po­lí­ti­ca

Notitarde - - Lectura Tangente - Faus­to Ma­só

le­va­mos de­ce­nas de años so­por­tan­do a los crí­ti­cos de los po­lí­ti­cos que sin du­da se me­re­cen a me­nu­do esos aná­li­sis des­pia­da­dos, pe­ro a na­die se le ocu­rre mos­trar, cri­ti­car, la li­ge­re­za de los que han des­trui­do el mun­do po­lí­ti­co, sin re­co­no­cer­les sus acier­tos, los mé­ri­tos de los fa­mo­sos 40 años de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va y de esa for­ma, les han abier­to la puer­ta a dic­ta­do­res, a los de­fen­so­res del cha­vis­mo, cuan­do en reali­dad los peo­res años de la his­to­ria ve­ne­zo­la­na han si­do los más re­cien­tes, los del cha­vis­mo. Eso no lo re­co­no­cen quie­nes ja­más acep­ta­rán que la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va ha si­do la épo­ca me­jor de to­da la his­to­ria de Ve­ne­zue­la. El peor go­bierno de es­tas dé­ca­das, sea el de Lu­sin­chi o el de He­rre­ra han si­do muy su­pe­rior al de Chá­vez, que sin em­bar­go fue aplau­di­do por in­te­lec­tua­les, pe­rio­dis­tas, po­lí­ti­cos, has­ta el mo­men­to que fue os­ten­si­ble co­mo ha­bía arrui­na­do al país.

Los crí­ti­cos de la po­lí­ti­ca no han re­co­no­ci­do sus erro­res, no han he­cho un mea cul­pa, no han con­fe­sa­do que ellos son los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del hun­di­mien­to de Ve­ne­zue­la. Si­guen tan cam­pan­tes co­mo an­tes. Rechazan re­co­no­cer lo que es­tá a la vis­ta, no se atre­ven a acep­tar que el cha­vis­mo ha si­do la peor épo­ca de la his­to­ria de Ve­ne­zue­la.

Así se es­cri­be que 1998 fue el año en que que­dó cla­ro el ago­ta­mien­to que vi­vía la cla­se po­lí­ti­ca, sin acla­rar que esa cla­se le ha­bía da­do años de paz y de pros­pe­ri­dad a Ve­ne­zue­la, se con­de­na a esa eli­te y de cier­ta for­ma se le abre la puer­ta a la eli­te chavista, la que ha tria­do la rui­na de­fi­ni­ti­va, ha lle­va­do al país a un ca­lle­jón sin sa­li­da.

Chá­vez lle­gó al po­der por los erro­res del pa­sa­do y por la es­tu­pi­dez de los crí­ti­cos de la de­mo­cra­cia que en­sal­za­ron a un gol­pis­ta, no re­co­no­cie­ron que Chá­vez re­pre­sen­ta­ba la vuel­ta al pa­sa­do y se ca­lla­ron cuan­do ga­nó las elec­cio­nes, por­que odia­ban a AD y a COPEI.

No es ho­ra de­fen­der a los par­ti­dos del pa­sa­do, los que ca­re­cen de fu­tu­ro, pe­ro sí de se­ña­lar la li­ge­re­za de los que no le re­co­no­cie­ron nin­gún mé­ri­to a los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos, y de esa for­ma elo­gia­ban al cha­vis­mo, la irres­pon­sa­bi­li­dad de in­te­lec­tua­les clé­ri­gos, po­lí­ti­cos que no hi­cie­ron el ga­lan­ce ne­ce­sa­rio. Por ejem­plo, los li­ber­ta­do­res pre­ci­pi­ta­ron al país en la anar­quía, a pe­sar de lo cual su lu­cha con­tra el do­mi­nio es­pa­ñol le dio la li­ber­tad a Ve­ne­zue­la. Nues­tros lí­de­res de es­tos 40 años crea­ron la pri­me­ra so­cie­dad li­bre de la his­to­ria, pe­ro sus ad­ver­sa­rios la de­mo­lie­ron, le abrie­ron la puer­ta al cha­vis­mo y a la dic­ta­du­ra. Así nos fue.

Los crí­ti­cos de los po­lí­ti­cos ca­va­ron su pro­pia tum­ba, ata­ca­ron a los que es­ta­ban crean­do una so­cie­dad li­bre y abier­ta, no su­pie­ron cons­truir un nue­vo país, ni re­co­no­cer que los erro­res de los par­ti­dos eran es­tos años no bo­rra­ban su gran obra de­mo­crá­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.