Pro­ce­so sa­lud- en­fer­me­dad y buen vi­vir

4/22NOTITARDE

Notitarde - - Lectura Tangente - Jo­sé León Uz­cá­te­gui

n la úl­ti­ma dé­ca­da se ha in­cor­po­ra­do al de­ba­te del con­cep­to de sa­lud el vie­jo-nue­vo pa­ra­dig­ma del Buen Vi­vir. Sin du­da que la nue­va vi­sión y com­pren­sión de lo que de­be­mos en­ten­der por sa­lud y lo que se in­cor­po­ra co­mo Buen Vi­vir nos per­mi­ten asu­mir un con­jun­to de pro­pues­tas des­de una nue­va mi­ra­da. Sa­lud tam­bién es aten­ción mé­di­ca, pe­ro no so­lo lo or­gá­ni­co, lo bio­ló­gi­co, des­de el sa­ber cien­tí­fi­co, sino des­de to­dos los sa­be­res. Igual­men­te, abar­ca edu­ca­ción, am­bien­te, em­pleo, cul­tu­ra, de­por­te, re­crea­ción, o vi­vien­da y há­bi­tat. La sa­lud no es un es­ta­do, es un pro­ce­so dia­léc­ti­co: el pro­ce­so sa­lud-en­fer­me­dad con de­ter­mi­na­ción so­cial.

Tal com­pren­sión nos exi­ge ca­rac­te­ri­zar la cri­sis ac­tual. La que es­ta­mos vi­vien­do a ni­vel pla­ne­ta­rio es una cri­sis glo­bal. Se tra­ta de sus di­men­sio­nes eco­nó­mi­ca, so­cial, po­lí­ti­ca, eco­ló­gi­ca, pe­ro so­bre to­do éti­ca. Es una cri­sis de va­lo­res. La peor en­fer­me­dad es la vi­da que lle­va­mos.

Es una cri­sis ci­vi­li­za­to­ria, es la cri­sis de una MA­NE­RA DE VI­VIR. Es­to es, de una ma­ne­ra de ali­men­tar­se, de re­crear­se, de pro­du­cir, de or­ga­ni­zar­se, de co­no­cer, de re­la­cio­nar­se (con­si­go mis­mo, con el otro, con los otros, con la na­tu­ra­le­za), de una ma­ne­ra de amar, de pen­sar, de sen­tir; es­ta­mos cons­tru­yen­do una ci­vi­li­za­ción ta­ná­ti­ca (de muer­te) que con­du­ce a la AUTODESTRUCCIÓN

El cam­bio ne­ce­sa­rio y po­si­ble es CUL­TU­RAL, es de nue­vos va­lo­res ( res­pon­sa­bi­li­dad, com­pro­mi­so, so­li­da­ri­dad, jus­ti­cia,…). Se im­po­ne que pre­va­lez­ca el bien co­mún so­bre el in­di­vi­dua­lis­mo egoís­ta, lo pú­bli­co so­bre lo pri­va­do, la so­cie­dad so­bre el mer­ca­do.

Hay que cons­truir UNA NUE­VA MA­NE­RA DE VI­VIR des­de lo co­ti­diano: no es el in­di­vi­dua­lis­mo po­se­si­vo, la ga­nan­cia, el lu­cro, el te­ner más (vi­vir me­jor); no es el te­ner, ES EL SER (VI­VIR BIEN).

En­ten­der la Sa­lud co­mo Buen Vi­vir plan- tea otras es­tra­te­gias, otra ma­ne­ra de asu­mir la po­lí­ti­ca, los pla­nes, pro­yec­tos y pro­gra­mas en el cam­po de la sa­lud. Así, sa­lud no es un asun­to de más mé­di­cos, más en­fer­me­ras, más me­di­ca­men­tos, ma­te­rial mé­di­co-qui­rúr­gi­co y equi­pos mé­di­cos; es­te es el en­fo­que Bio- mé­di­co, Individual, Cu­ra­ti­vo, Hos­pi­ta­la­rio, Or­ga­ni­cis­ta (el mo­de­lo BI­CHO, co­mo lo he­mos de­no­mi­na­do), pri­vi­le­gia­do por la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y tec­no­mé­di­ca, que ha trans­for­ma­do a los mé­di­cos en los rea­li­za­do­res de la plus­va­lía de la sa­lud en­ten­di­da co­mo mer­can­cía. La Sa­lud co­mo Buen Vi­vir obli­ga a desa­rro­llar una pro­pues­ta in­tra e in­ter­sec­to­rial, exi­ge ar­ti­cu­lar­se con edu­ca­ción, am­bien­te, cul­tu­ra, tra­ba­jo, vi­vien­da y to­dos los de­más sec­to­res. Se tra­ta de sa­lir de los es­pa­cios de la en­fer­me­dad y la muer­te, es de­cir, del con­sul­to­rio, am­bu­la­to­rio u hos­pi­tal, y al­can­zar los es­pa­cios de la vi­da co­ti­dia­na, con la gen­te. Es una ta­rea de to­dos, don­de tam­bién hay aten­ción a los en­fer­mos, pe­ro no se que­da allí. Es vin­cu­lar ca­da con­sul­to­rio o am­bu­la­to­rio con la es­cue­la más cer­ca­na y tra­ba­jar con los ni­ños y ni­ñas, maes­tros y maes­tras, pa­dres y re­pre­sen­tan­tes, con la po­bla­ción to­da. Se re- quie­re que mé­di­cos, en­fer­me­ras, pro­fe­sio­na­les, téc­ni­cos, tra­ba­ja­do­res de la sa­lud en ge­ne­ral, to­men las ca­lles, las pla­zas, los campos de­por­ti­vos, las fá­bri­cas y la co­mu­ni­dad. Se re­quie­ren pa­ra ello su­je­tos epis­té­mi­co-amo­ro­sos por­ta­do­res de la bue­na nue­va: el Buen Vi­vir. Una ver­da­de­ra le­gión de rea­li­za­do­res de sue­ños com­par­ti­dos.

La sa­lud co­mo Buen Vi­vir plan­tea nue­vos re­tos y desafíos, en la teo­ría y en la prác­ti­ca, en la pra­xis del sec­tor sa­lud. Es reivin­di­car la Me­di­ci­na So­cial, la Sa­lud Co­lec­ti­va, la Epi­de­mio­lo­gía Crí­ti­ca, la Epi­de­mio­lo­gía Co­mu­ni­ta­ria, el sa­ber po­pu­lar, los sa­be­res an­ces­tra­les. Es la gran ta­rea de es­te mo­men­to his­tó­ri­co en nues­tra Ab­ya Ya­la (Amé­ri­ca). Son los gran­des re­tos que se le plan­tean a nues­tros cen­tros de for­ma­ción de ta­len­to hu­mano en sa­lud, a los ges­to­res, pla­ni­fi­ca­do­res y ad­mi­nis­tra­do­res del sec­tor pú­bli­co sa­ni­ta­rio. Es en ver­dad una ta­rea de to­dos. No es una ta­rea so­lo de ex­per­tos y es­pe­cia­lis­tas, Es un gran en­cuen­tro de sa­be­res. Sin par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar, co­lec­ti­va, ciu­da­da­na no es po­si­ble la pra­xis trans­for­ma­do­ra, ne­ce­sa­ria y po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.