Co­mo rea­li­zar una die­ta equi­li­bra­da con sus­ti­tu­tos de ali­men­tos pro­ce­sa­dos

Notitarde - - Ciudad -

Va­len­cia, oc­tu­bre 15 (Ilia­na R.

Mo­go­llón Ar­güe­lles).- Man­te­ner en la ac­tua­li­dad una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble to­da­vía es po­si­ble. Pe­ro qui­zás más de una vez us­ted se ha pre­gun­ta­do: có­mo lo­grar es­to an­te la si­tua­ción país. Los ve­ne­zo­la­nos es­tán acos­tum­bra­dos a in­cluir en su die­ta bá­si­ca la ha­ri­na de maíz, la pas­ta, el arroz y la le­che; sin em­bar­go, la au­sen­cia en los anaque­les, la es­ca­sez e in­clu­so los al­tos cos­tos, los han des­pla­za­do de la me­sa.

La crea­ti­vi­dad ha si­do fun­da­men­tal pa­ra con­se­guir sus­ti­tu­tos na­tu­ra­les a los ali­men­tos pro­ce­sa­dos, prin­ci­pal­men­te de la le­che, al ser un ele­men­to ba­se pa­ra ni­ños en crecimiento y el co­rrec­to desa­rro­llo de los hue­sos.

Por eso, re­sul­ta in­tere­san­te co­no­cer has­ta qué pun­to es re­co­men­da­ble no in­ge­rir los nu­trien­tes que apor­tan los car­bohi­dra­tos y los lác­teos al or­ga­nis­mo, y al mis­mo tiem­po, te­ner a la mano he­rra­mien­tas ca­pa­ces de pro­por­cio­nar de ma­ne­ra si­mul­tá­nea un re­em­pla­zo efi­caz a és­tos.

Reali­da­des

El doc­tor Gus­ta­vo Ovie­do Co­lón, es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción del cen­tro mé­di­co La Vi­ña, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na y coor­di­na­dor del Post­gra­do de Nu­tri­ción de esa ca­sa de es­tu­dios su­pe­rio­res, con­si­de­ra que la po­bla­ción ve­ne­zo­la­na es­tá acos­tum­bra­da a con­su­mir al­mi­do­nes y por los tiem­pos que vi­ve la na­ción, se ha he­cho cuesta arri­ba pa­ra los ciu­da­da­nos po­der­los ad­qui­rir.

“Es­tos tres ali­men­tos vie­nen pre­sio­nan­do el mer­ca­do, por­que las per­so­nas co­men en la ma­ña­na nues­tra tra­di­cio­nal are­pa. En el al­muer­zo siem­pre es­ta­ba pre­sen­te el arroz, la pas­ta, y de no­che se acos­tum­bra­ba a re­pe­tir el desa­yuno, pe­ro ese cam­bio ra­di­cal en el pa­trón de con­su­mo obli­gó a la gen­te a la uti­li­za­ción de tu­bércu­los y ver­du­ras que no eran tan fre­cuen­tes, por­que los em­plea­ban pa­ra los her­vi­dos, las so­pas, o sen­ci­lla­men­te pa­ra ha­cer aquel fa­mo­so pu­ré de pa­pa o de plá­tano que era oca­sio­nal, mas no se in­ge­rían a dia­rio”, pun­tua­li­za el nu­tri­cio­nis­ta.

Los car­bohi­dra­tos cons­ti­tu­yen la prin­ci­pal fuen­te de ener­gía del cuer­po hu­mano, hay que con­su­mir­los en las tres co­mi­das, pe­ro el cos­to de los ve­ge­ta­les e in­clu­so del pan ha­ce que la po­bla­ción op­te por los pro­duc­tos ter­mi­na­dos. Co­lón ex­pli­ca dos reali­da­des que in­cli­nan a las per­so­nas a bus­car los car­bohi­dra­tos pro­ce­sa­dos; una de ellas es la fá­cil pre­pa­ra­ción, y la más con­tun­den­te es la ca­pa­ci­dad de rendimiento, por­que pue­den al­can­zar de acuer­do a la com­po­si­ción fa­mi­liar pa­ra una se­ma­na, “en cam­bio el pan, por ejem­plo, sus­ti­tu­ye una are­pa, pe­ro el va­lor eco­nó­mi­co que po­see en la ac­tua­li­dad equi­va­le a dos pa­que­tes de ha­ri­na de maíz a pre­cio jus­to, y cuán­tas are­pas pue­des ha­cer con ca­da pa­que­te. Pe­ro del pan co­men má­xi­mo dos per­so­nas, la mis­ma si­tua­ción ocu­rre con la yu­ca, la pa­pa y el ña­me, por­que eco­nó­mi­ca­men­te afec­tan el bol­si­llo”.

Na­tu­ra­le­za sa­bia

Por otra par­te, el es­pe­cia­lis­ta en­fa­ti­za que Ve­ne­zue­la es un país pri­vi­le­gia­do y que gra­cias a su po­si­ción geo­grá­fi­ca tie­ne la ca­pa­ci­dad de brin­dar­les a sus ciu­da­da­nos ve­ge­ta­les, ver­du­ras y tu­bércu­los du­ran­te to­do el año, ofre­cien­do un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des pa­ra re­em­pla­zar por “mo­men­tos” los ali­men­tos in­dus­tria­li­za­dos. En los mer­ca­dos al ai­re li­bre se pue­den en­con­trar ofer­tas y gran va­rie­dad de sus­ti­tu­tos idó­neos co­mo: La pa­pa, el ña­me, la yu­ca, el apio, la ba­ta­ta, la au­ya­ma, la za­naho­ria, el ca­la­ba­cín, en­tre otros. Lo im­por­tan­te pa­ra Gus­ta­vo Ovie­do Co­lón es man­te­ner una die­ta equi­li­bra­da en ca­da co­mi­da, por eso es cla­ve in­cluir los al­mi­do­nes, pro­teí­nas, gra­sas, ve­ge­ta­les y fru­tas, pa­ra com­po­ner así un plan nu­tri­cio­nal com­ple­to.

Pla­tos no­bles

El tam­bién do­cen­te uni­ver­si­ta­rio, fa­ci­li­tó una se­rie de pla­tos pa­ra que las fa­mi­lias sol­ven­ten el desa­yuno, al­muer­zo o la ce­na con los in­gre­dien­tes que tie­nen en ca­sa.

* En las ma­ña­nas se pue­de ju­gar con las pro­teí­nas, lác­teos, al­mi­do­nes y fi­bras.

»Una por­ción de gra­nos en la ma­ña­na, con que­so ra­lla­do, sus­ti­tui­ría los car­bohi­dra­tos y le apor­ta­rá las pro­teí­nas ne­ce­sa­rias.

»Pa­pas al va­por, o un plá­tano san­co­cha­do u hor­nea­do, cons­ti­tu­ye un desa­yuno con al­mi­do­nes. El acom­pa­ñan­te es la na­ti­lla, que aún hay en el mer­ca­do y cum­ple la fun­ción de la man­te­qui­lla, más un to­que de que­so ra­lla­do, ha­cen el com­ple­men­to per­fec­to pa­ra ini­ciar el día.

» Con dos hue­vos us­ted re­sol­ve­rá la ma­ña­na, ha­ga una “tor­ti­lla es­pa­ño­la” acom­pa­ña­da de ca­la­ba­cín, plá­tano, pa­pa, vai­ni­tas, au­ya­ma, to­ma­te, lo que ten­ga en su ne­ve­ra, por­que cu­bri­rá los re­que­ri­mien­tos de un desa­yuno, au­na­do a unas re­ba­na­das de pan, ca­sa­be o una are­pa pe­que­ña.

* Los al­mi­do­nes, pro­teí­nas, ve­ge­ta­les, en­sa­la­das y ju­gos son ne­ce­sa­rios, más adap­tan­do to­do es­to a la reali­dad y al pa­trón cul­tu­ral de la so­pa y lo se­co, pre­pa­ra­rá el al­muer­zo:

» Las cre­mas de apio, pa­pa, au­ya­ma, ña­me, e in­clu­so de ca­la­ba­cín, son idó­neas.

» Si las cre­mas no le pa­re­cen agra­da­bles al pa­la­dar, tie­ne la opor­tu­ni­dad de co­mer­las al va­por o san­co­cha­das.

» Un her­vi­do de ve­ge­ta­les, tam­bién pue­de sol­ven­tar un al­muer­zo.

Pe­ro, al igual que las op­cio­nes an­te­rio­res, de­ben te­ner de guar­ni­ción car­ne, po­llo, pes­ca­do; en­tre ellos, la sar­di­na por su cos­to ase­qui­ble y los gra­nos, pa­ra ga­ran­ti­zar las pro­teí­nas. Una en­sa­la­da y al­gún ju­go na­tu­ral, con la fru­ta de tem­po­ra­da ge­ne­ra­rán el ba­lan­ce per­fec­to en su co­mi­da.

* El ve­ne­zo­lano ce­na co­mo un desa­yuno, con man­te­ner las pro­teí­nas, al­mi­do­nes, y al­gu­nos ve­ge­ta­les se­rá su­fi­cien­te:

» Las tor­ti­llas, pan ára­be y el ca­sa­be son los más pro­pi­cios, e in­clu­so al­ter­nar las ideas de desa­yu­nos ya pre­sen­ta­das, va­ria­rán las po­si­bles ce­nas. El que­so o un sal­tea­do de ve­ge­ta­les se­rán el re­lleno.

“Las pro­teí­nas son su­ma­men­te im­por­tan­tes. Pa­ra ren­dir­las lo me­jor es pre­pa­rar­las me­cha­das o mo­li­das con bas­tan­tes ve­ge­ta­les y ali­ños na­tu­ra­les, que sir­van de con­di­men­to, pa­ra que un ki­lo se con­vier­ta en dos y al­can­ce pa­ra la fa­mi­lia”, afir­ma el nu­tri­cio­nis­ta. Lác­teos in­dis­pen­sa­bles

El ex­per­to con­si­de­ra que la le­che es esen­cial pa­ra los ni­ños al ser una fuen­te de cal­cio di­rec­ta. Du­ran­te el pri­mer año de vi­da es “in­sus­ti­tui­ble y se les de­be ga­ran­ti­zar”. La­men­ta­ble­men­te, el co­mer­cio in­for­mal ha ele­va­do el pre­cio de los lác­teos a un cos­to inal­can­za­ble, di­fi­cul­tan­do la ase­qui­bi­li­dad.

“Los da­ños que se le es­tán oca­sio­nan­do a la po­bla­ción in­fan­til, par­te del con­su­mo de pro­duc­tos lác­teos no ade­cua­dos pa­ra la eta­pa de crecimiento. Es­to afec­ta el pro­ce­so de ma­du­ra­ción del apa­ra­to di­ges­ti­vo, y cau­sa tras­tor­nos de desa­rro­llo in­te­lec­tual y mo­tor, dia­rrea, ma­la ab­sor­ción de nu­trien­tes, que im­pac­tan el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co del in­fan­te, te­nien­do ma­yor pro­ba­bi­li­dad de con­traer gri­pes, neu­mo­nías, y en­fer­me­da­des”, re­sal­tó.

El cal­cio se pue­de ad­qui­rir del yo- gurt, que­sos y de­más de­ri­va­dos. El es­pi­na­zo de la sar­di­na con­tie­ne es­te ele­men­to na­tu­ral. Hay quie­nes plan­tean que la cás­ca­ra del hue­vo, tam­bién lo po­see y se le pue­de agre­gar bien mo­li­da a al­gu­nos pre­pa­ra­dos.

Las em­ba­ra­za­das pue­den re­ci­bir­lo a tra­vés de ta­ble­tas o por me­dio de otras fuen­tes pro­tei­cas. Un da­to cu­rio­so es que las be­bi­das a ba­se de so­ja, al­men­dra, arroz y ave­na, nun­ca van a sus­ti­tuir a una le­che de ori­gen ani­mal. La re­gla pa­ra el con­su­mo de la le­che de acuer­do a la edad es la si­guien­te: “Los ni­ños re­quie­ren de dos a tres va­sos de le­che dia­rios, los prees­co­la­res ne­ce­si­tan al me­nos uno. Un adul­to es­tá bien con una ra­ción de lác­teos y los adul­tos ma­yo­res pue­den con­su­mir dos”, pre­ci­sa Co­lón.

Re­cuer­de es­tos tips al mo­men­to

de re­em­pla­zar la die­ta co­ti­dia­na, así po­drá man­te­ner una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, va­ria­da y di­fe­ren­te con los apor­tes ade­cua­dos de nu­trien­tes pa­ra el cuer­po. Apro­ve­che las ofer­tas, re­co­rra va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos an­tes de com­prar pa­ra que com­pa­re pre­cios.

El equi­li­brio de­pen­de­rá de la elec­ción que us­ted reali­ce, la com­bi­na­ción e in­clu­so la for­ma de coc­ción. Dis­fru­te de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble gra­cias al in­ge­nio, y co­ma ba­lan­cea­do sin te­ner que in­ver­tir mu­cho di­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.