Ma­jes­tuo­sa pro­ce­sión ayer en ho­nor al Se­ñor de Los Mi­la­gros

Pe­rua­nos ve­ne­ra­ron la ima­gen en su vi­gé­si­mo sex­to aniver­sa­rio

Notitarde - - Ciudad -

Va­len­cia, oc­tu­bre 16 ( Daisy Li­na­res).- Con la fe arrai­ga­da co­mo sím­bo­lo de la he­ren­cia fa­mi­liar, la co­lo­nia pe­rua­na ra­di­ca­da en Va­len­cia y un gru­po de ve­ne­zo­la­nos, rin­die­ron ho­no­res con mi­sa, can­tos y dan­za al Se­ñor de los Mi­la­gros, Cris­to Mo­ra­do, co­mo se le co­no­ce y ve­ne­ra en Li­ma, Pe­rú.

En me­dio de la de­vo­ción de los fie­les cre­yen­tes ves­ti­dos de co­lor mo­ra­do, el pá­rro­co de la Ca­te­dral, Pe­dro De Frei­tas, ofi­ció la mi­sa por la paz de Ve­ne­zue­la y el mun­do en­te­ro. “Los va­len­cia­nos acom­pa­ña­mos a los pe­rua­nos en es­ta ce­le­bra­ción del pa­trono de Li­ma, co­mo ex­pre­sión de es­ta pro­vi­den­cia de Dios, so­bre to­dos aque­llos que le si­guen y le aman. Es pa­ra no­so­tros una in­vi­ta­ción a que com­par­ta­mos con ellos a tra­vés de es­ta ima­gen el lu­gar im­por­tan­te que de­be te­ner Cris­to en la vi­da de ca­da uno de no­so­tros”.

Una vez cul­mi­na­da la ce­re­mo­nia ecle­siás­ti­ca que ade­más rin­dió tri­bu­to a Ve­ne­zue­la a tra­vés de las no­tas del Himno Na­cio­nal, los can­tos re­li­gio­sos y el olor a in­cien­so im­preg­na­ron el re­cin­to y sus al­re­de­do­res pa­ra dar sa­li­da a la pro­ce­sión de la sa­gra­da ima­gen del Se­ñor de los Mi­la­gros, ac­ti­vi­dad que cum­ple su vi­gé­si­mo sex­to aniver­sa­rio en Va­len­cia.

La fi­gu­ra lu­cía los co­lo­res del oro y la pla­ta, ador­na­da con ca­las blan­cas y ro­jas, en su ma­yo­ría, pa­ra re­co­rrer los al­re­de­do­res de la Pla­za Bo­lí­var de Va­len­cia, no sin an­tes, re­ci­bir los pé­ta­los de ro­sas ro­jas que lan­za­ron los ado­ra­do­res e ini­ciar el tra­di­cio­nal baile, co­no­ci­do co­mo es­pe­cie de sú­pli­ca al Se­ñor, que es pre­sen­tar­se de­lan­te de él, pa­ra que ha­ga su vo­lun­tad.

Pre­sen­tes con es­tan­dar­tes

En la emo­ti­va fies­ta es­tu­vie­ron pre­sen­tes con sus es­tan­dar­tes los pe­rua­nos ra­di­ca­dos en Puer­to Ca­be­llo, Vi­lla de Cu­ra, Tur­me­ro, Ma­ra­cay y Na­gua­na­gua, con la par­ti­ci­pa­ción del Mi­nis­te­rio de Mú­si­ca de San Vi­cen­te de Paúl.

Pe­dro Pa­blo Me­di­na, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ci­vil Se­ñor de los Mi­la­gros Ca­ra­bo­bo, anun­ció que es­te año la fies­ta de des­pe­di­da de es­te año no se rea­li­za­rá co­mo se acos­tum­bra­ba, ya que se rea­li­za­rá un al­muer­zo pa­ra per­so­nas ne­ce­si­ta­das en la Igle­sia San Fran­cis­co, ubi­ca­da fren­te a la Pla­za Su­cre, Va­len­cia. Asi­mis­mo, des­ta­có que es­te año por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos la Aso­cia­ción Ci­vil no rea­li­za­ría la acos­tum­bra­da ven­ta de co­mi­das tí­pi­cas y ar­tícu­los re­li­gio­sos.

Sin em­bar­go, un gru­po de se­gui­do­res coor­di­nó una mues­tra de pla­tos tí­pi­cos, ta­les co­mo el ce­vi­che y la chi­cha mo­ra­da, dul­ces y he­la­dos, en un la­do cer­cano a la Pla­za Bo­lí­var.

Creen­cia na­ta

Ro­sa Ma­ría Sal­ga­do, fun­da­do­ra de la Aso­cia­ción Ci­vil Se­ñor de los Mi­la­gros, di­jo que la fes­ti­vi­dad es un sím­bo­lo de re­li­gio­si­dad y creen­cia que tie­ne va­rios nom­bres, pe­ro lo más im­por­tan­te es que es na­to en ca­da uno de los pe­rua­nos que se en­cuen­tran en to­das par­tes del mun­do. El pro­gra­ma de la ce­le­bra­ción co­men­zó el vier­nes 7 de oc­tu­bre con el ini­cio de la no­ve­na pre­pa­ra­to­ria du­ran­te to­dos los días de la se­ma­na a las 4:00 p.m. al igual que una san­ta mi­sa a las 4:30 p.m.

El sá­ba­do 15 cul­mi­nó la no­ve­na pre­pa­ra­to­ria con la ben­di­ción de los há­bi­tos y los ar­tícu­los re­li­gio­sos. El do­min­go 16 se efec­tuó la so­lem­ne fes­ti­vi­dad el Se­ñor de los Mi­la­gros. El sá­ba­do 19 de no­viem­bre a las 4:30 p.m. se ofi­cia­rá una mi­sa de ac­ción de gra­cias y re­par­ti­ción de las flo­res que po­sa­ron en la pro­ce­sión de la ima­gen del Se­ñor de los Mi­la­gros, cu­ya ora­ción di­ce: “Se­ñor de los Mi­la­gros, aquí ven­go lleno de fe y amor por­que eres mi Dios y re­den­tor. Re­co­noz­co tu po­der de crea­dor y mis li­mi­ta­cio­nes de cria­tu­ra, pe­ro me sien­to fe­liz por­que tú has que­ri­do ser mi ami­go y her­mano. Quie­ro que mi ser, cuer­po y al­ma es­tén abier­tas a tu plan de sal­va­ción”.

Los pé­ta­los de ro­sas ro­jas fue­ron lan­za­dos por los cre­yen­tes del Se­ñor de los Mi­la­gros a la ima­gen ve­ne­ra­da que re­co­rrió en hom­bros la pla­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.