La Voz de Usía

Notitarde - - Deportivo - Ángel Stop­pe­llo Mo­ra

Uno de es­tos días, al lle­gar a mi ho­gar, ac­ti­vé el te­le­vi­sor ob­ser­van­do un pro­gra­ma de una te­le­vi­so­ra es­pa­ño­la, sus con­duc­to­res leían unos twit­ter que a per­so­na al­gu­na, en sus sa­nos ca­ba­les, que­da­ría fue­ra de sí, ex­po­nían: de que gas­to más in­ne­ce­sa­rio se es­tá ha­cien­do con la re­cu­pe­ra­ción de Adrián, el ni­ño ese que tie­ne cán­cer que quie­re ser to­re­ro y cor­tar ore­jas. Otro se re­fie­re al gas­to, aña­dien­do, si mas no lo di­go por su vi­da que me im­por­ta dos co­jo­nes, lo di­go por­que se­rá otro ser que mal­tra­te ani­ma­les y es­tá sien­do tra­ta­do en la Sanidad Pú­bli­ca, con mi di­ne­ro.

Más aún, ex­pre­sa, con es­tas pa­la­bras,…. Que se mue­ra, que se mue­ra, fi­na­li­zán­do­las, de to­das for­ma te vas a mo­rir. Se­gún lo ex­pre­sa­do en el co­men­ta­rio, los twit­ter fue­ron en­via­dos por dos an­ti tau­ri­nos, sin lle­gar a ge­ne­ra­li­zar en­tre ellos, pues el mis­mo pa­dre del ni­ño ma­ni­fies­ta que ha re­ci­bi­do, por par­te de ellos, sa­tis­fac­cio­nes. Bien, esas ac­ti­tu­des de pe­que­ños gru­pos de an­ti tau­ri­nos, son los que quie­ren aca­bar con la fies­ta bra­va con un bien ela­bo­ra­do plan exis­ten­te don­de gran­des ca­pi­ta­les, en lo eco­nó­mi­co, se in­vier­ten.

El ni­ño en re­fe­ren­cia es es­pa­ñol, tie­ne al­re­de­dor de ocho años, fue lle­va­do por su abue­lo a la edad de tres a una co­rri­da de to­ros, que­dan­do pren­di­do del ar­te tau­rino y des­de en­ton­ces ma­ni­fies­ta que quie­re ser to­re­ro.

El cán­cer en un ni­ño, es una pun­ti­lla que el adul­to su­fre, que no exis­te medicamento al­guno que cal­me ese do­lor, más cuan­do es la tier­na edad de la inocen­cia. Re­cuer­do que ha­ce unos 30 años, en el Am­bu­la­to­rio de los Seguros So­cia­les don­de tra­ba­jé, in­te­rrum­pió en mi cu­bícu­lo un mé­di­co he­ma­tó­lo­go con in­con­te­ni­ble lá­gri­mas en sus ojos, al pre­gun­tar­le de que le pa­sa­ba, re­ve­la que la ni­ña, que to­dos co­no­cía­mos y tra­ta­ba, de 6 años de edad, le ha­bía ma­ni­fes­ta­do que aho­ra si se iba a cu­rar por­que es­ta­ba en­gor­dan­do, la reali­dad era una me­di­ca­ción que le ha­bía in­di­ca­do la que sur­tía ese efec­to, lo ha­cía co­mo úl­ti­mo re­cur­so.

Hay que pre­gun­tar­se de la cre­di­bi­li­dad de es­tos ele­men­tos, co­mo los que es­cri­bie­ron los twit­ter, ca­pa­ces de desear­le la muer­te a un inocen­te ni­ño pa­ra lo­grar sus ob­je­ti­vos y que quie­ren aca­bar la fies­ta bra­va, de que hay que es­pe­ra­se de ellos por sal­var a un ani­mal sin que tra­ten de sal­var a un aque­ja­do ni­ño con la in­do­len­cia que lle­van por den­tro.

La sen­si­bi­li­dad de la afi­ción tau­ri­na le or­ga­ni­zó un fes­ti­val tau­rino en Va­len­cia, Es­pa­ña, a Adrián, don­de to­reo el maes­tro Enrique Pon­ce en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.