La Ca­li­fi­ca­da Vi­sión de Ame­liach

Notitarde - - Ciudad - Cé­sar Bur­gue­ra

El do­mi­ni­cal pro­gra­ma

En el día de ayer se trans­mi­tía otra edi­ción del se­ma­nal pro­gra­ma mo­de­ra­do por Jo­sé Vi­cen­te Ran­gel. El en­tre­vis­ta­do era Fran­cis­co Ame­liach, voz au­to­ri­za­da y ca­li­fi­ca­da den­tro del sen­ti­mien­to cha­vis­ta y mo­vi­mien­to bo­li­va­riano del país, por­que le ha co­rres­pon­di­do acom­pa­ñar ca­da uno de sus pa­sos, des­de su mis­mo ori­gen, ges­ta­ción y de­fi­ni­ti­va con­so­li­da­ción. Ba­jo su óp­ti­ca y es­tra­te­gia han re­caí­do la di­rec­ción de in­nu­me­ra­bles y vic­to­rio­sas cam­pa­ñas elec­to­ra­les, ha cum­pli­do a ca­ba­li­dad las di­fe­ren­tes res­pon­sa­bi­li­da­des que le han si­do en­co­men­da­das con ese fir­me se­llo de su ab­so­lu­ta leal­tad con Hu­go Chá­vez y el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio. Acu­día a la te­le­vi­si­va ci­ta des­po­ja­do de su ac­tual con­di­ción de Go­ber­na­dor, no te­nía la in­ten­ción de di­ser­tar so­bre sus in­nu­me­ra­bles obras, pla­nes o pro­yec­tos que se lle­van ade­lan­te en be­ne­fi­cio de Ca­ra­bo­bo, su pro­pó­si­to era in­ter­cam­biar, ex­po­ner de ma­ne­ra fran­ca y sin com­ple­jo al­guno, sus im­pre­sio­nes so­bre los me­du­la­res te­mas que pa­re­cen co­par el es­ce­na­rio na­cio­nal, so­bre to­do en ma­te­ria po­lí­ti­ca o elec­to­ral, don­de Ame­liach se ex­hi­be sin lu­gar a du­das co­mo el prin­ci­pal re­fe­ren­te del PSUV y del GPP.

Los frus­tra­dos pro­ce­sos

An­te la aten­ta mi­ra­da de Jo­sé Vi­cen­te, Ame­liach de pau­sa­da ma­ne­ra, ex­pli­ca la di­rec­ta res­pon­sa­bi­li­dad de la MUD, quien izan­do frau­du­len­ta­men­te las ban­de­ras de un ex­tem­po­rá­neo Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio, ter­mi­nó con­vir­tién­do­lo en el de­li­be­ra­do in­ten­to del sec­tor opo­si­tor por in­te­rrum­pir dos pro­ce­sos que, con sus res­pec­ti­vos cro­no­gra­ma, de­bie­ron cum­plir­se es­te año, co­mo la re­no­va­ción de la nó­mi­na de los par­ti­dos po­lí­ti­cos an­te el CNE y las elec­cio­nes de ca­rác­ter re­gio­nal, don­de se ele­gi­ría a tra­vés de la voz y cla­mor po­pu­lar a los di­fe­ren­tes go­ber­na­do­res y le­gis­la­do­res de los con­se­jos le­gis­la­ti­vos re­gio­na­les.

El do­ble jue­go del G4

En un de­ta­lla­do análisis Ame­liach nos ad­vier­te que la MUD se ha re­du­ci­do a un es­tric­to cónclave de 4 par­ti­dos, AD, VP, el sa­té­li­te re­gio­nal blan­co UNT y PJ. Tres de ellos iden­ti­fi­ca­dos con Ra­mos Allup pa­ra los co­mi­cios del 2018 y Ca­pri­les con su PJ, quien al de­tec­tar la des­pro­por­ción en cuan­to a las pre­fe­ren­cias pre­si­den­cia­les, op­tó por la pe­no­sa de­ci­sión de li­qui­dar la coa­li­ción opo­si­to­ra y así pla­gar de irre­gu­la­ri­da­des el ini­cio del pro­ce­so re­fren­da­rio, co­mo la bí­bli­ca ac­ción de co­lo­car fir­man­do 10995 fa­lle­ci­dos, con la cer­te­za que los ap­tos téc­ni­cos del PSUV y GPP ha­rían rau­do ha­llaz­go de la far­sa. Por otra par­te el tri­den­te que di­ri­ge la MUD, in­for­ma­dos de la ba­ja in­ten­ción y a sa­bien­das que el RR no era po­si­ble, de­ja­ron el li­bre ac­cio­nar de Ca­pri­les pa­ra ob­ser­var con sa­tis­fac­ción su re­vés y en­te­rrar de­fi­ni­ti­va­men­te sus as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les.

La que­re­lla

A ma­ne­ra de pri­mi­cia, Ame­liach

anun­cia­ba a la am­plia au­dien­cia del

Jo­sé Vi­cen­te Hoy, que per­so­nal­men­te em­pren­de­rá en las pró­xi­mas ho­ras una ac­ción o que­re­lla con­tra la jun­ta di­rec­ti­va del par­ti­do po­lí­ti­co MUD, sus­ten­ta­da la mis­ma, en la pre­sun­ta co­mi­sión de los de­li­tos de Fal­sa Ates­ta­ción an­te Fun­cio­na­rio Pú­bli­co, el Apro­ve­cha­mien­to de Ac­to

Fal­so, con­sa­gra­dos en nues­tra le­gis­la­ción pe­nal, así co­mo tam­bién el de

Su­mi­nis­trar Da­tos Falsos al Po­der

Elec­to­ral, es­ta­ble­ci­do ex­pre­sa­men­te en la Ley de Pro­ce­sos Elec­to­ra­les, to­dos co­me­ti­dos por el par­ti­do MUD en sus frau­du­len­tas pe­ri­pe­cias en la so­li­ci­tud del pro­ce­so re­fren­da­rio. La que­re­lla de Ame­liach lle­va­rá con­si­go la

so­li­ci­tud, co­mo me­di­da cau­te­lar, de la in­me­dia­ta sus­pen­sión de la re­co­lec­ción del 20% pa­ra fi­na­les del pre­sen­te mes, has­ta que el ad­mi­nis­tra­dor de jus­ti­cia se pro­nun­cie so­bre el fon­do y las con­se­cuen­cias pe­na­les por la pre­me­di­ta­da co­mi­sión de las con­ti­nuas trans­gre­sio­nes del par­ti­do MUD al or­de­na­mien­to ju­rí­di­co de la Na­ción.

Sin par­ti­do

Di­dác­ti­ca­men­te ex­pli­ca Ame­liach que an­te el in­mi­nen­te pro­nun­cia­mien­to del ór­gano ju­ris­dic­cio­nal, sus con­se­cuen­cias pé­na­les y ad­mi­nis­tra­ti­vas, sur­ge in­tem­pes­ti­va­men­te el Art. 32 de la ley de par­ti­dos po­lí­ti­cos, cu­ya vi­gen­cia da­ta des­de el año 1965, es de­cir más de me­dio si­glo, por lo tan­to no pue­den ale­gar los osa­dos ope­ra­do­res opo­si­to­res que es­te pe­cu­liar Art 32 es una apre­su­ra­da in­ven­ción de la jus­ti­cia re­vo­lu­cio­na­ria. Pe­ro el la­pi­da­rio Art 32 lle­va con­si­go en su con­te­ni­do el ac­ta de de­fun­ción del par­ti­do MUD, ya que el CNE al ser no­ti­fi­ca­do del fa­llo tri­bu­na­li­cio, de­be­rá en un lap­so de 30 días can­ce­lar la ins­crip­ción de esa do­lo­sa MUD y si adi­cio­na­mos la to­tal de­sidia y de­sin­te­rés mos­tra­do por los par­ti­dos po­lí­ti­cos en cum­plir con el cro­no­gra­ma de re­no­va­ción, ya que se ocul­ta­ron de­trás de la lla­ma­ti­va ma­ni­to pa­ra las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias del 2015, se pu­die­ra pre­sen­tar el de­sola­dor e iné­di­to es­ce­na­rio de que el pró­xi­mo 5 de enero, la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na ca­re­ce­rá de es­truc­tu­ra par­ti­dis­ta al­gu­na, es de­cir ni co­lo­res, him­nos o tar­je­tas, lo que a cri­te­rio de Ame­liach le ha­ce un fla­co ser­vi­cio a la con­so­li­da­ción de nues­tro sis­te­ma de­mo­crá­ti­co que re­cla­ma la exis­ten­cia de or­ga­ni­za­cio­nes con al­gún ves­ti­gio de se­rie­dad, res­pon­sa­bi­li­dad y con­si­de­ra opor­tuno que el má­xi­mo ór­gano co­mi­cial otor­gue una be­né­vo­la pró­rro­ga has­ta el mes de mar­zo del 2016, pa­ra que al­gu­na or­ga­ni­za­ción, den­tro de sus no­to­rias li­mi­ta­cio­nes o dé­bil ca­pa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria pue­da ob­te­ner su ansiada le­ga­li­dad.

El in­elu­di­ble diá­lo­go

Es­bo­zan­do te­sis y re­co­no­ci­das teo­rías, Ame­liach ra­ti­fi­ca la ab­so­lu­ta vo­ca­ción del go­bierno na­cio­nal por es­ti­mu­lar cual­quier vía pa­ra con­cre­tar un sin­ce­ro diá­lo­go, sig­na­do por el to­tal y es­tric­to ape­go a la paz en el te­rri­to­rio y la so­be­ra­nía na­cio­nal, pe­ro con sec­to­res que lle­guen a dar­le prio­ri­dad al sen­ti­mien­to pa­trio por en­ci­ma de in­tere­ses gru­pa­les o fo­rá­neos. Re­sul­ta­ría es­té­ril cual­quier en­cuen­tro con una MUD, que per­sis­te en su en­ga­ño­so ar­gu­men­to de que ha­brá re­vo­ca­to­rio en el 2016, una MUD que abier­ta­men­te desafía y desaca­ta la pre­sen­cia de fun­da­men­ta­les ins­ti­tu­cio­nes co­mo el TSJ, cu­yas atri­bu­cio­nes es­tán cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­das en los Ar­tícu­los 335 y 336 de nues­tra Cons­ti­tu­ción, una MUD ca­da vez más dis­mi­nui­da, in­cre­pa­da por sus mis­mos se­gui­do­res o sim­pa­ti­zan­tes, que ya abier­ta­men­te ha­blan del ce­se de la im­pro­vi­sa­da coa­li­ción pa­ra dar­le pa­so a una es­truc­tu­ra más am­plia e in­clu­yen­te y que en de­fi­ni­ti­va se­rán, can­sa­dos de bur­las y en­ga­ños, los que obli­guen a sus di­ri­gen­tes a tran­si­tar el ca­mino del ne­ce­sa­rio diá­lo­go, la bús­que­da de coin­ci­den­cias y pun­tos de en­cuen­tro en be­ne­fi­cio del país. Los aven­tu­re­ros de ofi­cio, los pe­ren­nes an­da­ri­nes de se­di­cio­sos sen­de­ros no po­drán vul­ne­rar lo es­ta­ble­ci­do en nues­tra Car­ta Mag­na, ya que se to­pa­rán de ca­ra con la ma­du­rez de un pue­blo con sus ló­gi­cos lí­mi­tes de to­le­ran­cia y con el com­pro­mi­so, con la con­cien­cia de la FANB per­sis­ten­te ga­ran­te del or­den cons­ti­tu­cio­nal. Y esa es la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.