Des­de lo pri­va­do y lo pú­bli­co

Notitarde - - Opinión - Lau­ra An­ti­llano

No hay es­cri­tu­ra más ín­ti­ma que el dia­rio, cuan­do es­te ha si­do es­cri­to con el pro­pó­si­to de dar cuen­ta de lo que pen­sa­mos y sen­ti­mos al­re­de­dor del acon­te­ci­mien­to co­ti­diano. De­ci­mos siem­pre que un buen ejer­ci­cio pa­ra quien desea con­ver­tir­se en es­cri­tor de oficio es el de lle­var un dia­rio. Pe­ro las car­tas tie­nen un sen­ti­do pa­re­ci­do, cuan­do son car­tas per­so­na­les ( y aún otras), la car­ta tie­ne des­ti­na­ta­rio y la co­mu­ni­ca­ción allí tie­ne un pro­pó­si­to pre­ci­so, lo que la ha­ce un do­cu­men­to de in­ter­cam­bio aún hoy en el uso del co­rreo elec­tró­ni­co, con su ra­pi­dez de en­tre­ga.

La ac­ti­vi­dad de es­te mar­tes en el Mu­seo de Ar­te de Va­len­cia es­tá re­fe­ri­da a es­tas for­mas del en­cuen­tro hu­mano, re­la­cio­na­do co­mo es­cri­tu­ra con el he­cho li­te­ra­rio. Es­ta­rá co­mo in­vi­ta­do es­pe­cial el doc­tor, mé­di­co psi­quia­tra, es­cri­tor, Pe­dro Té­llez, quien pu­bli­có ha­ce al­gu­nos me­ses un en­sa­yo co­men­tan- do los Dia­rios de Via­je de Fran­cis­co de Mi­ran­da.

El te­ma es ex­ten­so y tie­ne esa ca­rac­te­rís­ti­ca tan pe­cu­liar de com­par­tir lo ín­ti­mo y lo pú­bli­co. Ya an­tes he­mos ha­bla­do de no­ve­las cons­trui­das con o có­mo epis­to­la­rios: Ifi­ge­nia de Te­re­sa de la Pa­rra, Las des­ven­tu­ras del jo­ven Wert­her, la no­ve­la de Goet­he, la cual re­sul­ta un ver­da­de­ro ícono de la li­te­ra­tu­ra ro­mán­ti­ca ale­ma­na, “Que­ri­do Mi­guel” de Na­ta­lia Ginz­burg, la es­cri­to­ra ita­lia­na, o: “Que­ri­do Die­go te abra­za Quie­la” de la me­xi­ca­na Ele­na Po­nia­tows­ka. Pe­ro hoy in­clui­re­mos las au­to­bio­gra­fías y los dia­rios, no co­mo no­ve­las sino co­mo tex­tos au­tén­ti­cos con va­lor li­te­ra­rio. Pa­ra ello es­ta­rá pues, un psi­quia­tra es­cri­tor en­tre no­so­tros. Que se enamo­ró de los Dia­rios de Via­je de ese gran so­ña­dor que fue Fran­cis­co de Mi­ran­da. Les doy el re­ga­lo de un frag­men­to de car­ta del gran Jo­sé Martí, de en­tre las que di­ri­gió a su pu­pi­la Ma­ría Man­ti­lla, tan que­ri­da.

A Ma­ría Man­ti­lla ( A bor­do del va­por At­hos) Fe­bre­ro 2, 1895. Mi ni­ña que­ri­da: Tu ca­ri­ta de an­gus­tia es­tá to­da­vía de­lan­te de mí, y el do­lor de tu úl­ti­mo be­so. Los dos se­re­mos bue­nos, yo pa­ra me­re­cer que me vuel­vas a abra­zar, y tú pa­ra que yo te vea siem­pre tan lin­da co­mo te vi en­ton­ces. No ten­gas nun­ca mie­do a su­frir. Su­frir bien, por al­go que lo me­rez­ca, da ju­ven­tud y her­mo­su­ra. Mi­ra a una mu­jer ge­ne­ro­sa: has­ta vie­ja es bo­ni­ta, y ni­ña siem­pre — que es lo que di­cen los chi­nos, que só­lo es gran­de el hom­bre que nun­ca pier­de su co­ra­zón de ni­ño—; y mi­ra a una mu­jer egoís­ta, que aún de jo­ven, es vie­ja y se­ca. Ni de las arru­gas de la ve­jez ha de te­ner­se mie­do. “Esas arru­gas que tú tie­nes, ma­dre mía — di­ce al­go que leí ha­ce mu­cho tiem­po— no son las arru­gas feas de la có­le­ra, sino las no­bles de la tris­te­za. Quie­re y sir­ve, mi Ma­ría. Así te que­rrán y te que­rré. ¿ Y có­mo no te que­rré yo, que te lle­vo siem­pre a mi la­do, que te bus­co cuan­do me sien­to a la me­sa, que cuan­to leo y veo te lo quie­ro de­cir, que no me le­van­to sin apo­yar­me en tu mano, ni me acues­to sin bus­car y aca­ri­ciar tu ca­be­za? ¿ Y tú me ol­vi­da­rás, o te dis­trae­rás de mí, y que­rrás más a quien te quie­ra me­nos que yo?... Jo­sé Martí.

Y les es­pe­ra­mos en la sa­li­ta ex­pe­ri­men­tal del MUVA en­tre ca­lle Sa­lom y Ave­ni­da Bo­lí­var.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.