La glo­ria pa­sa­je­ra de los hom­bres

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Ciudad - Pas­tor Ja­vier Ber­tuc­ci @JAVIERBERTUCCI

El fin de nues­tro ser­vi­cio de­be ser siem­pre Je­sús, y aun­que sea pa­ra la gen­te, no es pa­ra la gen­te, mi ser­vi­cio es pa­ra Je­sús. Por ello, nues­tro ser­vi­cio no pue­de con­ta­mi­nar­se con una mo­ti­va­ción in­co­rrec­ta, ni es­tar cir­cuns­cri­to a agra­dar a mi li­de­raz­go in­me­dia­to, a com­pe­tir con otros, o a pro­mo­ver­me a mí mis­mo con áni­mo de pro­ta­go­nis­mo. Te­ne­mos que de­jar a un la­do to­do es­to, y pro­cu­rar que sea Je­sús quien se agra­de de nues­tro ser­vi­cio, te­nien­do una mo­ti­va­ción co­rrec­ta, no bus­can­do la glo­ria pa­sa­je­ra de los hom­bres, sino con un sen­ti­do de eter­ni­dad, co­mo Je­sús lo en­se­ñó con su vi­da y ejem­plo.

En una oca­sión, Je­sús, en un ac­to iné­di­to, se co­lo­có fren­te a don­de la gen­te de­po­si­ta­ba las ofren­das en el tem­plo de Jerusalén, y se pu­so a ver lo que ofren­da­ban los asis­ten­tes. En­tre to­dos los que da­ban sus ofren­das tra­tan­do de im­pre­sio­nar a Je­sús, ha­bía una mu­jer que dio con un co­ra­zón pu­ro, desean­do a agra­dar a Dios, sin áni­mo de com­pe­tir con na­die, dio ape­nas dos mo­ne­das. No se tra­ta de can­ti­dad, sino de la ac­ti­tud del co­ra­zón; de ma­ne­ra que Je­sús se­ña­la res­pec­to a es­ta mu­jer, quien era viu­da y po­bre, que ha­bía da­do más que to­dos los ri­cos que pa­sa­ron dan­do gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro. Pa­ra el cie­lo tie­ne más va­lor la ca­li­dad de nues­tra mo­ti­va­ción y ser­vi­cio que la can­ti­dad con un co­ra­zón lleno de egoís­mo e hi­po­cre­sía. Se­gui­da­men­te, cuan­do van sa­lien­do del Tem­plo de Jerusalén, le co­men­tan a Je­sús so­bre la glo­ria y her­mo­su­ra de es­ta edi­fi­ca­ción, le con­ta­ron en de­ta­lle la his­to­ria de su cons­truc­ción, pe­ro Je­sús les re­fi­rió que de ello no que­da­ría pie­dra so­bre pie­dra, y de in­me­dia­to in­di­có ir­se del lu­gar. De es­ta for­ma, en­ten­de­mos que Je­sús te­nía pues­ta su mi­ra­da en lo eterno, pues to­da glo­ria so­bre es­ta tie­rra es pa­sa­je­ra.

En de­fi­ni­ti­va, el cris­tia­nis­mo no es pa­ra co­bar­des, sino pa­ra va­lien­tes, pa­ra gen­te que vi­ve en au­tén­ti­cos va­lo­res, de hu­mil­dad, amor y ser­vi­cio. La fe cris­tia­na es una ca­rre­ra de fon­do, no de ve­lo­ci­dad; por ello, vi­va en los va­lo­res de Je­sús to­da la vi­da, vi­va ba­jo esos prin­ci­pios que le dan con­no­ta­ción de eter­ni­dad. El ser­vi­cio que ha­ce­mos de­be ser por amor a Je­sús, por amor al pró­ji­mo y he­cho con hu­mil­dad. De es­ta for­ma, nues­tro país va a cam­biar; es­ta­mos obli­ga­dos a ha­cer­lo bien. Te­ne­mos que fun­da­men­tar a nues­tra na­ción en los prin­ci­pios de Je­sús, y lle­var­le a en­ten­der que su va­lor es­tá en su gen­te y que to­da glo­ria de los hom­bres es pa­sa­je­ra. Dios tie­ne un plan pa­ra es­te país, y afir­mo que, ¡Ve­ne­zue­la es­tá ca­mi­nan­do ha­cia su gran­de­za!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.