Cie­rran co­me­dor “Com­par­te tu Pan” en sec­tor Las Mal­vi­nas de San Joa­quín

Por ro­bos y des­va­li­ja­mien­to que­dan sin ali­men­to 70 ni­ños de ba­jos re­cur­sos

Notitarde - - Guacara-San Joaquín-Mariara -

San Joa­quín, oc­tu­bre 17 ( Pe­tra Ma­ría Ji­mé­nez).- El co­me­dor “Com­par­te tu Pan” ubi­ca­do en la ca­lle Pin­to Sa­li­nas, sec­tor Las Mal­vi­nas, mu­ni­ci­pio San Joa­quín, fue ce­rra­do de­bi­do a los con­ti­nuos ro­bos y des­va­li­ja­mien­to, institución que se en­car­ga­ba de ali­men­tar al­re­de­dor de 70 ni­ños en si­tua­ción pre­ca­ria, de esa co­mu­ni­dad del eje orien­tal.

En­tre los ob­je­tos que se ro­ba­ron es­tán jue­gos de ollas, bom­ba de agua y otros uten­si­lios de uso dia­rio pa­ra las la­bo­res que allí rea­li­za­ban. Has­ta par­te del te­cho se lo lle­va­ron en la úl­ti­ma ac­ción ham­po­nil.

El pá­rro­co de la igle­sia Nues­tra Se­ño­ra del Car­men de San Joa­quín, Jo­sé Gre­go­rio Ili­ja Tur­kalj, in­for­mó que per­so­nas in­cons­cien­tes se de­di­ca­ban a des­va­li­jar es­ta se­de que era de be­ne­fi­cio pa­ra los pe­que­ños con ne­ce­si­da­des, hi­jos de pa­dres de es­ca­sos re­cur­sos que dia­ria­men­te re­ci­bían su ali­men­ta­ción una vez al día.

Es­te co­me­dor fue fun­da­do en el año 1993, por ini­cia­ti­va del Pa­dre Dio­ni­sio Iz­quier­do, con el apo­yo de un gru­po de fie­les de la pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra del Car­men de San Joa­quín. La fi­na­li­dad de es­ta obra so­cial de la Igle­sia Ca­tó­li­ca era ayu­dar a los ni­ños con me­nos re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra así con­tri­buir a su for­ma­ción in­te­gral.

La pri­me­ra se­de de es­te co­me­dor es­tu­vo ubi­ca­da en la es­cue­la del sec­tor 23 de Enero; allí per­ma­ne­ció por cua­tro años, has­ta que fue­ron des­alo­ja­dos por exi­gen­cia de la di­rec­ti­va del plan­tel. Lue­go, por ges­tio­nes de la pa­rro­quia, por me­dio de la coor­di­na­do­ra, se acu­dió a la Al­cal­día de San Joa­quín pa­ra que con­tri­bu­ye­ran a re­ubi­car la se­de, con­si­guien­do un lu­gar en el sec­tor Las Mal­vi­nas; allí per­ma­ne­ció por 19 años, pa­san­do por mu­chas di­fi­cul­ta­des.

Con­tó Ili­ja que des­de la reu­bi­ca­ción co­men­za­ron los pro­ble­mas, ya que en el mis­mo año de su re­ins­ta­la­ción, fue­ron sus­traí­das cua­tro po­ce­tas, cua­tro la­va­ma­nos, la bom­bo­na de gas, una li­cua­do­ra y la co­mi­da que se te­nía pa­ra el mo­men­to.

Do­ta­ción de em­pre­sas

Pos­te­rior­men­te, por ges­tio­nes de la pa­rro­quia, a tra­vés de la coor­di­na­do­ra, se pi­dió ayu­da a la em­pre­sa Heinz, que do­tó nue­va­men­te las cua­tro po­ce­tas, sus la­va­ma­nos, tan­que de agua y bom­ba.

Em­pre­sas Po­lar apor­ta­ba cons­tan­te­men­te una do­na­ción de mal­tas pa­ra los ni­ños y sa­bía de la exis­ten­cia del co­me­dor; ra­zón por la cual de­ci­die­ron rea­li­zar la remodelación to­tal de la se­de, su­bien­do los te­chos, co­lo­can­do puer­tas y ven­ta­nas nue­vas y do­tan­do con mo­bi­lia­rio co­mo co­ci­na, me­so­nes y fre­ga­de­ro.

“Nue­va­men­te las ins­ta­la­cio­nes son vi­si­ta­das por el ham­pa en enero de 2015, cuan­do sus­traen el ca­ble ma­triz de elec­tri­ci­dad. La coor­di­na­do­ra hi­zo ges­tio­nes con el con­se­jo co­mu­nal de la zo­na pa­ra que pro­ve­ye­ran nue­va­men­te ese ca­ble y se bus­ca­ra có­mo ve­lar por el cui­do, a lo cual no en­con­tró apo­yo. Una vez más se ro­ban la bom­ba de agua, rom­pen el tan­que y se lle­van las tu­be­rías, que­dan­do el co­me­dor sin ser­vi­cio de agua; los la­dro­nes le­van­ta­ron el te­cho y se ro­ba­ron las ban­de­jas de alu­mi­nio y otros uten­si­lios. A par­tir de allí se tu­vo que tras­la­dar lo que que­dó a una ca­sa cer­ca­na pa­ra res­guar­dar esos im­ple­men­tos, oca­sio­nan­do es­to gran di­fi­cul­tad pa­ra el ser­vi­cio”.

En va­rias opor­tu­ni­da­des el co­me­dor tu­vo la ayu­da a tra­vés del tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio de al­gu­nos co­le­gios co­mo Kum­ba­yá; so­bre to­do en la pin­tu­ra de la es­truc­tu­ra y em­be­lle­ci­mien­to de los jar­di­nes. Un pino que es­ta­ba sem­bra­do al fren­te de la se­de tam­bién fue ro­ba­do.

De­bi­do a tan­tos ro­bos que ve­nía su­frien­do, en ma­yo de 2016, tras una reunión con la coor­di­na­do­ra, Ja­neth Rivero y otros miem­bros de Ca­ri­tas Pa­rro­quial y el pá­rro­co, que­da­ron to­dos de acuer­do que al pró­xi­mo he­cho se ce­rra­ba el co­me­dor. “No se ha­bía ter­mi­na­do de ha­blar cuan­do al día si­guien­te se nos in­for­mó la te­rri­ble no­ti­cia que se ha­bían ro­ba­do apro­xi­ma­da­men­te 20 lá­mi­nas de te­cho de ace­ro­lit, de­jan­do al des­cu­bier­to ca­si la mi­tad”, se­ña­ló el pá­rro­co.

Lue­go de la de­ci­sión plan­tea­da y vien­do la ne­ga­ti­va to­tal de la co­mu­ni­dad de ayu­dar en el cui­da­do de las ins­ta­la­cio­nes, “se to­mó la de­ci­sión de ter­mi­nar de qui­tar las lá­mi­nas que aún que­da­ban y tras­la­dar­las, jun­to con to­do el mo­bi­lia­rio que que­da­ba, has­ta el tem­plo pa­rro­quial de San Joa­quín”.

-Lo más tris­te de to­do es el si­len­cio cóm­pli­ce de los mis­mos ve­ci­nos, ya que ca­da vez que su­ce­día al­gún si­nies­tro se les pre­gun­ta­ba si ha­bían vis­to o es­cu­cha­do al­go y siem­pre de­cían que no; pa­ra el col­mo de los col­mos, no trans­cu­rrió un mes y vol­vie­ron a ha­cer de las su­yas los ma­lean­tes me­tién­do­se a cor­tar (su­po­ne­mos con es­me­ril o so­ple­te) las cer­chas y las vi­gas do­ble T que so­por­ta­ban el te­cho, ade­más de las ven­ta­nas y dos puer­tas que es­ta­ban fi­jas con sol­da­du­ra.

“Es­te co­me­dor era una obra de la Igle­sia Ca­tó­li­ca pa­ra los ni­ños de esas fa­mi­lias que vi­ven en la zo­na y no pu­do con­tar nun­ca con la pro­tec- ción de los mis­mos ve­ci­nos, ya que no exis­te sen­ti­do de per­te­nen­cia. En la ac­tua­li­dad la pa­rro­quia no cuen­ta con nin­gún ti­po de re­cur­sos pa­ra man­te­ner o re­cons­truir­lo”, re­sal­tó.

So­pa de Dios

“Sin em­bar­go, a pe­sar de to­dos es­tos des­ma­nes he­mos se­gui­do ha­cien­do obras de mi­se­ri­cor­dia. La pri­me­ra “So­pa de Dios” la hi­ci­mos en el patio de una ca­sa en el sec­tor Las Mal­vi­nas, allí co­mie­ron más de 200 ni­ños y otro tan­to de adul­tos; tam­bién se hi­zo ac­ti­vi­dad re­crea­ti­va con los pe­que­ños”, se­ña­ló Ili­ja.

De aho­ra en ade­lan­te la pa­rro­quia se de­di­ca­rá a ayu­dar con es­ta ini­cia­ti­va, in­di­có el pá­rro­co de San Joa­quín, Jo­sé Gre­go­rio Ili­ja Tur­kalj.

El co­me­dor con más de 20 años en el mu­ni­ci­pio de­jó de fun­cio­nar por cul­pa de per­so­nas ines­cru­pu­lo­sas.

So­lo que­da­ron las pa­re­des y unos 70 ni­ños de­ja­ron de ser ali­men­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.