El úl­ti­mo round

Notitarde - - Ciudad - Giovanni Na­ni

Las pe­leas in­tes­ti­nas en­tre Ra

mos Allup y Ca­pri­les en su apre­su­ra­da ca­rre­ra pre­si­den­cial to­ma­ron una di­men­sión tal que na­die pu­do pre­de­cir sus con­se­cuen­cias. La am­bi­ción des­me­di­da de am­bos aca­bó con la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, pe­ro so­bre to­do pul­ve­ri­za­ron el ca­pi­tal po­lí­ti­co que pu­die­ron ha­ber ob­te­ni­do el 6 de di­ciem­bre en la elec­cio­nes par­la­men­ta­rias. Por un la­do, al Ca­pri­les abro­gar­se la pro­mo­ción del Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio sa­bía que po­dría ca­ta­pul­tar­se de nue­vo co­mo lí­der úni­co de la de­re­cha ve­ne­zo­la­na, sin em­bar­go, él te­nía pre­sen­te que los tiem­pos no da­ban pa­ra or­ga­ni­zar ese even­to es­te año, de­bi­do a lo tar­de que co­men­za­ron con los pro­ce­sos le­ga­les que re­quie­re el mis­mo y que bien co­no­cían des­de ha­ce mu­cho tiem­po, aho­ra bien, si Ca­pri­les real­men­te desea­ba un re­vo­ca­to­rio, pu­do ha­ber ini­cia­do el pro­ce­so pa­ra la re­co­lec­ción del 1% de ma­ni­fes­ta­cio­nes de vo­lun­tad el año pa­sa­do, pe­ro sen­ci­lla­men­te pa­ra ellos el re­fe­ren­do siem­pre fue un ar­did pa­ra ge­ne­rar mo­vi­li­za­ción po­lí­ti­ca y nun­ca un pro­yec­to fac­ti­ble. Del otro la­do del rin, Ra­mos Allup no iba a per­mi­tir que es­te em­pren­di­mien­to del Go­ber­na­dor de Mi­ran­da die­ra re­sul­ta­do, es por eso que in­clu­si­ve en fe­bre­ro lle­gó a de­cla­rar en el

dia­rio El Tiem­po de Co­lom­bia ase­gu­ran­do que el re­vo­ca­to­rio era en­go­rro­so y di­fí­cil de im­ple­men

tar. No po­de­mos de­jar pa­sar que lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción la gran can­ti­dad de irre­gu­la­ri­da­des que ro­dean la so­li­ci­tud d e re­vo­ca­to­rio, el frau­de en la re­co­lec­ción de fir­mas y la es­can­da­lo­sa can­ti­dad de 10.995 per­so

nas fa­lle­ci­das en­con­tra­das en las pla­ni­llas, lo que pa­re­ce más bien co­mo al­go a pro­pó­si­to, al­go he­cho con la in­ten­ción que fue­se tan bur­do el pro­ce­so que el Go­bierno no tu­vie­se otra al­ter­na­ti­va que en res­pe­to a la Cons­ti­tu­ción y a las Le­yes te­ner que anu­lar esa es­ta­fa elec­to­ral, lo que pa­ra ale­gría de

Henry Ra­mos co­lo­ca­ría a Ca­pri­les nue­va­men­te co­mo un gran per­de­dor. El ba­lan­ce de es­ta lu­cha de po­der hoy es una opo­si­ción to­tal­men­te des­mo­vi­li­za­da des­pués de los es­truen­do­sos fra­ca­sos del 1º de sep­tiem­bre y del 12 de oc­tu­bre, un elec­tor an­ti­cha­vis­ta que se des­cu­bre en­ga­ña­do por su di­ri­gen­cia opo­si­to­ra que le ju­ró un re­fe­rén­dum que siem­pre fue im­po­si­ble y los más trá­gi­co de to­do es que en cues­tión de se­ma­nas in­clu­si­ve los his­tó­ri­cos par­ti­dos po­lí­ti­cos de opo­si­ción van a des­apa­re­cer ya que ja­más cum­plie

ron con lo re­que­ri­do pa­ra su re­no­va­ción, tal y co­mo fue ex­pli­ca­do por el co­lum­nis­ta Ce­sar

Bur­gue­ra ayer en es­te dia­rio y por el Go­ber­na­dor Ame­liach el do­min­go du­ran­te el pro­gra­ma de Jo­sé Vi­cen­te Ran­gel, lo que re­ve­la al día de hoy un os­cu­ro es­ce­na­rio pa­ra la de­re­cha ve­ne­zo­la­na don­de no hay luz al fi­nal del tú­nel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.