Fi­luc re­ci­bió vi­si­ta de ni­ños y jó­ve­nes

Cer­ca de cua­tro mil ni­ños vi­si­ta­ron el “Cha­ma­rio”.

Notitarde - - Portada -

Va­len­cia, oc­tu­bre 18 (Ilia­na R. Mo­go­llón Ar­güe­lles) .- El cán­cer de ma­ma es una pro­li­fe­ra­ción ce­lu­lar des­con­tro­la­da que lle­va a la for­ma­ción de tu­mo­res de di­fe­ren­te ín­do­le en las glán­du­las ma­ma­rias. Aun­que no res­pe­ta edad, ni se­xo, por­que hom­bres y mu­je­res pue­den pa­de­cer­lo, sue­le ser más co­mún en las fé­mi­nas.

Por ello, ca­da 19 de oc­tu­bre se con­me­mo­ra en el pla­ne­ta, el Día de la Lu­cha Con­tra el Cán­cer de Ma­ma, co­mo un lla­ma­do de con­cien­cia que in­vi­te a re­fle­xio­nar y a ac­tuar pa­ra de­tec­tar­lo a tiem­po.

Es­ta pa­to­lo­gía se ha con­ver­ti­do en una prue­ba di­fí­cil de so­bre­lle­var pa­ra las mu­je­res, pe­ro pue­de su­pe­rar­se gra­cias al diag­nós­ti­co opor­tuno.

Se­gu­ra­men­te más de una vez ha leí­do o es­cu­cha­do de­cir que “to­car­se ha­ce la di­fe­ren­cia”. Eso se de­be a una se­rie de cam­pa­ñas que tie­nen años in­cen­ti­van­do a las fé­mi­nas a rea­li­zar­se la au­to­ex­plo­ra­ción de se­nos y asis­tir a la con­sul­ta de un mas­tó­lo­go, con el fin de pre­ve­nir­lo. Pe­se a la di­fu­sión que exis­te en Ve­ne­zue­la, aún si­gue sien­do una de las pri­me­ras cau­sas de muer­te en las mu­je­res.

Gue­rre­ras ejem­pla­res

La lu­cha con­tra el cán­cer no es una ta­rea fá­cil, pe­ro pue­de de­jar her­mo­sas y gra­ti­fi­can­tes his­to­rias de vi­das de per­so­nas que me­re­cen ad­mi­ra­ción y res­pe­to.

Tal es el ca­so de Jo­se­fi­na Zam­brano, quien fue diag­nos­ti­ca­da en 2011, en vís­pe­ras de su cum­plea­ños. Pa­ra ella, al igual que mi­llo­nes de mu­je­res que han pa­sa­do por un diag­nós­ti­co, no fue “una ex­pe­rien­cia gra­ta”, más gra­cias al amor de sus cua­tro hi­jos, lo­gró su­pe­rar­lo.

Zam­brano re­cuer­da que pa­só dos años ines­ta­bles, mas “sí pu­de su­pe­rar es­ta en­fer­me­dad, por mi ac­ti­tud po­si­ti­va, por no de­caer y no es­cu­char a per­so­nas des­in­for­ma­das que re­la­cio­nan el cán­cer de ma­ma con la muer­te”.

Su ma­yor “so­cio” en es­te pro­ce­so fue Dios, a quien le pro­me­tió - si su­pe­ra­ba esa ba­rre­raa­yu­dar a las per­so­nas que es­tu­vie­ran en la mis­ma si­tua­ción.

Así fue co­mo sur­gió, el 29 de di­ciem­bre, la fun­da­ción “Mu­jer Sa­na”, di­ri­gi­da por ella y ocho pro­fe­sio­na­les que con­si­guie­ron la for­ma de co­la­bo­rar con los pa­cien­tes del On­co­ló­gi­co del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio “Dr. Án­gel La­rral­de”.

Por su par­te, Ma­galy Os­tos fue diag­nos­ti­ca­da en abril de 2015 con un car­ci­no­ma in­fil­tran­te gra­do 3. Per­dió su seno de­re­cho, pe­ro es­to no ha si­do mo­ti­vo pa­ra de­caer, “fui es­co­gi­da por es­ta en­fer­me­dad pa­ra dar fe de vi­da. An­tes de per­der mi seno, me men­ta­li­cé y me sien­to com­ple­ta, por eso no me voy a co­lo­car pró­te­sis, por­que es una mues­tra de que voy a su­pe­rar es­ta en­fer­me­dad”.

Su diag­nós­ti­co fue pe­cu­liar “mi pe­rri­ta me hi­zo caer de las es­ca­le­ras, el trau­ma­tis­mo me hi­zo sen­tir una pe­pi­ta en el seno, de in­me­dia­to fui al mé­di­co”, ase­gu­ró.

Des­de ese momento an­tes de ca­da tra­ta­mien­to se en­co­mien­da a Dios “mi esposo, mi hi­ja y mi her­ma­na, han si­do cla­ve en mi re­cu­pe­ra­ción”, re­sal­tó Os­tos.

De in­te­rés

Ri­car­do Ló­pez, ci­ru­jano on­có­lo­go, es­pe­cia­lis­ta en pa­to­lo­gía de glán­du­la ma­ma­ria o mas­to­lo­gía, afir­ma que es im­por­tan­te que la mu­jer “asis­ta a la con­sul­ta del mas­tó­lo­go sin te­ner sín­to­mas; es de­cir, no de­be es­pe­rar a que le due­la un seno, a que san­gre, a que ten­ga co­me­zón, o sa­li­da de lí­qui­do a tra­vés del pe­zón, a que se ha­ga pre­sen­te una lesión ul­ce­ra­ti­va, o se to­que una ma­sa, un tu­mor, una pe­pa, en la ma­ma, por­que cuan­do se to­can, los tu­mo­res ya no es­tán em­pe­zan­do y a no­so­tros nos gus­ta diag­nos­ti­car an­tes de que se to­que”.

La úni­ca pre­ven­ción acer­ta­da es diag­nos­ti­car­se a tiem­po y asis­tir a la con­sul­ta del mas­tó­lo­go de ma­ne­ra pe­rió­di­ca “siem­pre he con­si­de­ra­do que la mu­jer de­be ir al mas­tó­lo­go des­de el momento en que se desa­rro­lla. Es im­por­tan­te que asis­tan a una con­sul­ta cuan­do son adul­tos jó­ve­nes o cuan­do ini­cien una vi­da se­xual pa­ra te­ner un re­gis­tro mé­di­co”, des­ta­ca Ló­pez.

La edad pa­ra diag­nos­ti­car el cán­cer en una mu­jer no jue­ga un pa­pel pre­do­mi­nan­te “por­que la edad pro­me­dio ba­jó y ca­da vez son más las pa­cien­tes jó­ve­nes que desa­rro­llan la pa­to­lo­gía”.

Acla­ra el es­pe­cia­lis­ta que en los hom­bres, es­te ti­po de cán­cer se pro­du­ce en un uno por cien­to, pe­ro que dia­ria­men­te en Ve­ne­zue­la en­tre 5 y 9 mu­je­res son diag­nos­ti­ca­das con cán­cer de ma­ma.

Asi­mis­mo, reite­ra que el ti­po de cán­cer más fre­cuen­te es el car­ci­no­ma duc­tal (ma­sa o tu­mo­ra­ción con lí­mi­tes no bien de­li­mi­ta­dos) que con­for­ma el 85% de los ca­sos.

Fun­ca­ma­ma

La pre­si­den­ta de la Fun­da­ción de la Lu­cha Con­tra el Cán­cer de Ma­ma (Fun­ca­ma­ma), Lui­sa Ro­drí­guez, ase­gu­ra que el in­cre­men­to del diag­nós­ti­co de cán­cer de ma­ma ha au­men­ta­do, pe­ro de ma­ne­ra po­si­ti­va, ya que las per­so­nas tie­nen el diag­nós­ti­co a tiem­po.

Pun­tua­li­za que el cán­cer de ma­ma du­pli­ca su ta­ma­ño ca­da 120 días y por eso de­tec­tar­lo es esen­cial. En el país no exis­te un re­gis­tro real de cuán­tos pa­cien­tes hay con cán­cer de ma­ma, pe­ro ve con preo­cu­pa­ción que 2 mil per­so­nas que han re­ci­bi­do un diag­nós­ti­co opor­tuno se con­si­gan con fa­llas de tra­ta­mien­to mé­di­co, afec­tan­do así su pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción.

Anual­men­te en la fun­da­ción atien­den a 5 mil mu­je­res con cán­cer de ma­ma, ha­cien­do se­ma­nal­men­te en­tre dos y tres diag­nós­ti­cos.

Ro­drí­guez en­fa­ti­za que hay que es­tar atentos en la po­bla­ción mas­cu­li­na, ya que de ca­da 100 ca­sos de cán­cer en glán­du­las ma­ma­rias 98 son mu­je­res y 2 son hom­bres.

Re­cuer­de en­ton­ces prac­ti­car­se la au­to­ex­plo­ra­ción cin­co días u ocho días des­pués del ci­clo mens­trual, a los 18 años ini­ciar con los ecos ma­ma­rios de ser ne­ce­sa­rio y des­de los 30 años de edad, y de acuer­do al his­to­rial mé­di­co fa­mi­liar em­pe­zar la prác­ti­ca anual de las ma­mo­gra­fías. En sus ma­nos es­tá ga­nar­le la lu­cha al cán­cer de ma­ma, con la sa­lud no se jue­ga, pre­vén­ga­lo.

Jo­se­fi­na Zam­brano, pa­de­ció de cán­cer de ma­ma. Hoy di­ri­ge la fun­da­ción “Mu­jer Sa­na”, pa­ra ayu­dar a las per­so­nas a afron­tar es­ta pa­to­lo­gía. Ma­galy Os­tos, per­dió su seno de­re­cho por un car­ci­no­ma in­fil­tran­te gra­do 3, sin em­bar­go, el optimismo y la fe en Dios, le per­mi­ten se­guir lu­chan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.