El pre­su­pues­to que­da­rá re­con­du­ci­do

El país que que­re­mos

Notitarde - - Opinión - Mi­guel An­to­nio Pa­rra Gi­mé­nez mi­guel­pa­rra@mi­guel­pa­rra.com @mi­guel­pa­rrag

A ve­ces pien­so que los dipu­tados de ma­yor ex­pe­rien­cia par­la­men­ta­ria en vez de de­mos­trar sa­bi­du­ría por el tiem­po en es­tos me­nes­te­res, se com­por­tan co­mo si des­co­no­cie­sen su ofi­cio. En es­ta po­lé­mi­ca so­bre la ley de Pre­su­pues­to Na­cio­nal y su en­vió al TSJ pa­ra su apro­ba­ción, los par­la­men­ta­rios co­mo que no se pa­sean por la Cons­ti­tu­ción na­cio­nal y le dan dia­tri­ba a una pos­tu­ra del go­bierno que no tie­ne ra­zón. Si al go­bierno na­cio­nal no le da la ga­na de pre­sen­tar a la Asam­blea Na­cio­nal la Ley de Pre­su­pues­to, ex­pre­sa­men­te la Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce que pa­ra el año si­guien­te, el pre­su­pues­to del ejer­ci­cio fis­cal en cur­so se­gui­rá vi­gen­te, o lo que es lo mis­mo, el pre­su­pues­to que­da­rá “re­con­du­ci­do”.

Se de­be te­ner cla­ro que y así lo es­ta­ble­ce el ré­gi­men Fis­cal y Mo­ne­ta­rio de la car­ta mag­na en su ar­tícu­lo 313, la obli­ga­to­rie­dad del Po­der Eje­cu­ti­vo de pre­sen­tar a la Asam­blea Na­cio­nal en la opor­tu­ni­dad que es­ta­ble­ce la ley or­gá­ni­ca, el pro­yec­to de ley de pre­su­pues­to na­cio­nal. Sea cual fue­re la cau­sa por la cual el Eje­cu­ti­vo no cum­pla con es­ta obli­ga­ción, el pre­su­pues­to na­cio­nal se re­con­du­ci­rá pa­ra el ejer­ci­cio fis­cal si­guien­te, que­dan­do en­ton­ces to­dos los in­gre­sos ex­tra­or­di­na­rios que se ob­ten­gan du­ran­te el nue­vo ejer­ci­cio fis­cal, que ser so­me­ti­dos a la apro­ba­ción de la Asam­blea Na­cio­nal o a su Co­mi­sión De­le­ga­da, si fue­re el ca­so.

Si el pre­su­pues­to na­cio­nal pa­ra el año que vie­ne se eje­cu­ta en ba­se a lo dis­pues­to por el go­bierno na­cio­nal, el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y sus mi­nis­tros po­drán ser juz­ga­dos en un fu­tu­ro por dis­po­ner in­de­bi­da­men­te de un pre­su­pues­to que no aten­dió a lo ex­pre­sa­men­te es­ta­ble­ci­do en la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na. Se­rán per­se­gui­dos por mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos.

Si el TSJ in­clu­so lle­ga­se a co­me­ter tal in­frac­ción de ley, el pre­su­pues­to na­cio­nal igual­men­te se en­con­tra­rá re­con­du­ci­do au­to­má­ti­ca­men­te y es­ta ap­ti­tud del TSJ se­rá in­efi­caz, por lo que el go­bierno na­cio­nal si se con­du­ce en la eje­cu­ción del pre­su­pues­to tal y co­mo di­ce la Cons­ti­tu­ción en el ca­so de un pre­su­pues­to re­con­du­ci­do no se­rá reo de de­li­to, si al con­tra­rio eje­cu­ta el pre­su­pues­to tal cual co­mo lo con­ci­bió y con­ju­gó la pan­to­mi­ma con el TSJ, am­bos in­te­gran­tes de di­chos po­de­res pú­bli­cos se­rán reos de de­li­to.

El go­bierno na­cio­nal po­drá pre­ten­der bur­lar to­do lo que quie­ra es­ta obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro no exis­te ma­ne­ra le­gal al­gu­na que pue­da sor­tear­se es­ta suer­te, ya que la Cons­ti­tu­ción ha­ce ta­xa­ti­va es­ta obli­ga­ción y no pre­vé op­ción al­gu­na que pue­da in­ter­pre­tar­se o ser­vir de sub­ter­fu­gio. Que ha­gan lo que quie­ran, pe­ro más tar­de o más tem­prano po­drán ser juz­ga­dos.

Otro te­ma

Se ca­ye­ron to­dos los pro­nós­ti­cos de los sa­bion­dos que úl­ti­ma­men­te se la pa­sa­ban en las re­des se­ña­lan­do que las elec­cio­nes re­gio­na­les se­rian anun­cia­das en bre­ve pa­ra fi­na­les de es­te año o prin­ci­pios del 2017, no se pa­sea­ron cuan­do es­ta­ble­cían sus pro­nós­ti­cos que la ley ha­bla de que de­ben ser anun­cia­dos al me­nos seis (6) me­ses an­tes de su rea­li­za­ción, cual­quier he­cho con­tra­rio se­ría vio­la­to­rio expreso de la nor­ma, y aun cuan­do es­te ré­gi­men se sal­ta el es­pí­ri­tu del le­gis­la­dor, bus­ca man­te­ner­se al me­nos en el bor­li­ne, y es­to aún no lo quie­ren en­ten­der fac­to­res de la opo­si­ción pa­ra me­jor co­no­cer al enemi­go.

En la opor­tu­ni­dad que se­ña­le que no ha­bría elec­cio­nes re­gio­na­les es­te año, ma­ni­fes­té que se­rían en­tre ma­yo y ju­nio, y he ahí el anun­cio de ayer de la pre­si­den­ta del CNE, aho­ra bien, so­lo le que­da a la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na el ha­cer re­in­ge­nie­ría elec­to­ral lue­go de la de­ci­sión ma­lé­fi­ca del TSJ so­bre el 20% por re­gión, pa­ra po­der lo­grar re­co­ger en aque­llos es­ta­dos don­de en prin­ci­pio los nú­me­ros po­drían no dar, y así lo­grar el RR. Co­mo di­ría Ra­fael Cal­de­ra, “Va­mos a echar­le pi­chón” pa­ra que no se nos agüe el gua­ra­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.