Dic­ta­du­ra Jo­di­cial

Notitarde - - Ciudad - Cha­ri­to Ro­jas Cha­ri­to­ro­jas2010@hot­mail.com Twit­ter: @cha­ri­to­ro­jas

“Una in­jus­ti­cia he­cha a un in­di­vi­duo es una amenaza he­cha a to­da la

so­cie­dad”. Char­les Louis de Se­con­dat, Ba­rón de Mon­tes­quieu (1689-1755), pen­sa­dor po­lí­ti­co fran­cés, fi­gu­ra re­le­van­te de la Ilus­tra­ción, crea­dor de la teo­ría de la se­pa­ra­ción de po­de­res co­mo prin­ci­pio fun­da­men­tal de la Re­pú­bli­ca.

De mo­do que, se­gún el pra­na­to ju­di­cial ins­ta­la­do en la Sa­la Elec­to­ral, la recolección del 20% de vo­lun­ta­des pa­ra ac­ti­var el re­fe­ren­do revocatorio, es por es­ta­do. Cu­rio­sa sen­ten­cia, que con­tra­di­ce no so­lo el ar­tícu­lo 15 de las Nor­mas pa­ra Re­gu­lar Re­fe­ren­dos Re­vo­ca­to­rios, apro­ba­das por el CNE y vi­gen­tes des­de 2007, sino que nie­ga la va­li­dez del nom­bra­mien­to de Ni­co­lás Ma­du­ro co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

La “in­ter­pre­ta­ción” de la Sa­la Elec­to­ral amenaza así: “La fal­ta de recolección de ese por­cen­ta­je en cual­quie­ra de los es­ta­dos o del Dis­tri­to Ca­pi­tal, ha­ría nu­ga­to­ria la vá­li­da con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do revocatorio pre­si­den­cial”. O sea, le pa­sa­ron por en­ci­ma a la Cons­ti­tu­ción y a las nor­mas so­bre re­vo­ca­to­rios del CNE, po­nien­do pie­dras al de­re­cho ciu­da­dano de re­mo­ver a los fun­cio­na­rios que no cum­plen sus fun­cio­nes.

¿Y por qué di­go lo de Ma­du­ro? Sen­ci­llo, es­te se­ñor no tie­ne de­re­cho a ser pre­si­den­te, si apli­ca­mos el fe­de­ra­lis­mo elec­to­ral de la Sa­la a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, que son de cir­cuns­crip­ción na­cio­nal. El so­lo ga­nó en 15 de los 24 es­ta­dos, por lo tan­to, no sa­lió elec­to por­que no ga­nó en la to­ta­li­dad.

Es una lo­cu­ra que el país es­té en ma­nos de es­tos “ma­gis­tra­dos” cu­yos cu­rrícu­los se­ña­lan en for­ma prís­ti­na lo des­ca­li­fi­ca­dos que es­tán pa­ra esos car­gos y tam­bién la ra­zón po­lí­ti­ca por la que es­tán ins­ta­la­dos allí. Se los cuen­to. La “ma­gis­tra­da” po­nen­te de es­ta abe­rran­te in­ter­pre­ta­ción del 20% es In­di­ra Mai­ra Al­fon­zo Iza­gui­rre, la mis­ma que en di­ciem­bre 2015, con­tra­vi­nien­do las le­yes, bur­ló el pe­río­do va­ca­cio­nal del TSJ pa­ra ad­mi­tir la im­pug­na­ción que in­tro­du­cía la can­di­da­ta per­de­do­ra del Psuv, con­tra la elec­ción de los dipu­tados de Ama­zo­nas. Sal­tán­do­se el de­bi­do pro­ce­so, sus­pen­dió la pro­cla­ma­ción de es­tos dipu­tados, en nú­me­ro exac­to pa­ra que la opo­si­ción no tu­vie­se ma­yo­ría ca­li­fi­ca­da, las 2/3 par­tes de la cá­ma­ra. Ca­si 10 me­ses des­pués, Ama­zo­nas si­gue sin re­pre­sen­ta­ción, la Sa­la Elec­to­ral vio­la la ley, los de­re­chos de los dipu­tados elec­tos y de sus elec­to­res, no de­ci­dien­do na­da so­bre tal im­pug­na­ción, con el si­len­cio cóm­pli­ce de las se­ño­ras del CNE, mis­mas que pro­cla­ma­ron a esos 3 dipu­tados, en prue­ba cla­rí­si­ma de que no ha­bía ob­je­ción al­gu­na a su elec­ción.

La Asam­blea Na­cio­nal, ocho me­ses des­pués, an­te la le­ni­dad de es­ta po­dri­da jus­ti­cia, in­cor­po­ró a los tres dipu­tados, por lo cual el 2 de sep­tiem­bre la Sa­la Cons­ti­tu­cio- nal, otra cueva del pra­na­to ju­di­cial, de­ci­dió que la Asam­blea Na­cio­nal es­ta­ba “en de­sa­ca­to”, fi­gu­ra in­ven­ta­da por es­tos legisladores de pa­co­ti­lla, pa­ra que el Eje­cu­ti­vo y el TSJ asu­man in­cons­ti­tu­cio­nal­men­te fun­cio­nes ex­clu­si­vas de la AN, co­mo apro­bar y ha­cer contraloría a la Ley de Pre­su­pues­to Na­cio­nal.

És­te es el pa­no­ra­ma de la Sa­la Elec­to­ral. Su pre­si­den­ta, In­di­ra Al­fon­zo, tra­ba­jó en la Di­rec­ción del Des­pa­cho de la Pre­si­den­cia de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te (1999), lue­go en el “con­gre­si­llo”, tam­bién en el des­pa­cho de Fran­cis­co Ame­liach (¡qué ca­sua­li­dad!, el mis­mo que in­tro­du­jo la “con­sul­ta” del 20% re­gio­nal). Tras 10 años en car­gos de se­gun­da lí­nea en el Par­la­men­to, Al­fon­zo pa­sa al des­pa­cho de una de las rec­to­ras del CNE y lue­go al Mi­nis­te- rio del Tra­ba­jo, jun­to a Ma­ría Cristina Igle­sias. Tam­bién fue con­sul­to­ra ju­rí­di­ca del Mi­nis­te­rio del Des­pa­cho de la Pre­si­den­cia en 2011. En 2010, la AN la es­co­ge co­mo ma­gis­tra­da su­plen­te del TSJ y en 2014, con mu­cha suer­te pa­sa a ser prin­ci­pal por la muer­te del ma­gis­tra­do Os­car León Uz­cá­te­gui. Gra­cias a sus sim­pa­tías que no a su cu­rrícu­lo, la eli­gen pre­si­den­te de la Sa­la Elec­to­ral. Se la con­si­de­ra cer­ca­na a Delcy Ro­drí­guez.

Jhan­nett Ma­ría Ma­driz So­ti­llo, abo­ga­da de la Uni­ver­si­dad San­ta Ma­ría; fue co­fun­da­do­ra del MVR y miem­bro del Con­se­jo Su­pe­rior del Mo­vi­mien­to Bo­li­va­riano; dipu­tada elec­ta por el MVR y lue­go por el Psuv du­ran­te tres pe­río­dos con­se­cu­ti­vos, des­de 1999; em­ba­ja­do­ra de Chá­vez en Ca­na­dá en 2010. Con es­te cu­rrícu­lo, fue de­sig­na­da ma­gis­tra­da de la Sa­la Elec­to­ral en di­ciem­bre de 2010.

Ma­la­quías Gil Ro­drí­guez, gra­dua­do en la ULA. Nun­ca fue pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio no ha es­cri­to li­bros, ni fue juez. Fue elec­to en Tru­ji­llo co­mo dipu­tado por el MAS y lue­go se pa­só a las fi­las del cha­vis­mo, de allí na­die sa­be en vir­tud de quién lle­gó al TSJ. Una ca­rre­ra tan os­cu­ra co­mo me­teó­ri­ca.

Fanny Már­quez Cor­de­ro, ma­gis­tra­da “ex­press”. Fue vi­ce­pre­si­den­te de Cen­coex, con­sul­to­ra ju­rí­di­ca de Co­na­tel, In­ten­den­te Na­cio­nal del Se­niat. De ob­vios víncu­los con el cha­vis­mo, fue ele­gi­da en el gru­po de ma­gis­tra­dos en di­ciem­bre de 2015, sin ha­ber pi­sa­do un tri­bu­nal.

Ch­ris­tian Ty­ro­ne Zer­pa, tam­bién elec­to ma­gis­tra­do en for­ma “ex­press” en di­ciem­bre de 2015, des­pués de per­der su re­elec­ción co­mo dipu­tado del Psuv, partido en el que mi­li­ta, por el es­ta­do Tru­ji­llo. Me­ri­de­ño, fue se­cre­ta­rio del ex­go­ber­na­dor Florencio Po­rras, miem­bro del MVR, su me­jor car­go fue vi­ce­mi­nis­tro en el des­pa­cho de la pre­si­den­cia con Chá­vez.

Con la bar­ba­rie de Dios­da­do y la mal­dad de los her­ma­nos Ro­drí- guez se­cun­dán­do­lo, dán­do­le to­do el po­der a los mi­li­ta­res que le sir­ven, Ma­du­ro apo­ya­do por un TSJ su­pra­cons­ti­tu­cio­nal, pre­ten­de abro­gar­se a cuen­ta de una ile­gal pró­rro­ga de Emer­gen­cia Eco­nó­mi­ca, fun­cio­nes ex­clu­si­vas de la Asam­blea. La ac­ción de Ma­du­ro de fir­mar con to­do el irres­pe­to de que su con­di­ción es ca­paz an­te el sar­có­fa­go del Li­ber­ta­dor, la sen­ten­cia de muer­te del es­ta­do de de­re­cho, es de por sí ra­zón su­fi­cien­te pa­ra que Ve­ne­zue­la se le­van­te con­tra lo que a to­das lu­ces es un po­der apo­de­rán­do­se de to­dos los po­de­res, lo cual se de­fi­ne con una so­la pa­la­bra: Dic­ta­du­ra.

El blo­queo de la vía elec­to­ral, so­lo bus­ca pro­vo­car una violencia que cree lo ator­ni­lla­rá en el po­der, pe­ro tie­ne en con­tra has­ta a su pro­pia gen­te, que tam­bién quie­re sa­lir del tor­pe que es­tá aca­ban­do con el fu­tu­ro po­lí­ti­co del Psuv. Los ciu­da­da­nos frus­tra­dos, hu­mi­lla­dos, in­dig­na­dos, no se de­ja­rán comprar por una mi­se­ra­ble bol­sa de co­mi­da. La cu­na de los Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca, tie­ne ca­da vez más ma­nos que la me­zan.

In­di­ra Al­fon­zo, pre­si­den­ta de la Sa­la Elec­to­ral, fue la ma­gis­tra­da po­nen­te que de­ter­mi­nó que el 20% pa­ra el RR se­ría por es­ta­do. Cum­plien­do su rol re­vo­lu­cio­na­rio, tam­bién fue quien sus­pen­dió a los tres dipu­tados de Ama­zo­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.