San Die­go, el Ca­ra­bo­bo que que­re­mos

Notitarde - - Naguanagua-La Entrada-San Diego - Ro­sa de Sca­rano. @ro­sa­bran­do­ni­sio

Una ve­ci­na me lla­ma la aten­ción y me pre­gun­ta, an­sio­sa de res­pues­ta: “Al­cal­de­sa, ¿dón­de fir­mo pa­ra que se es­pan­te el miedo y re­gre­se la tran­qui­li­dad a mi ca­sa?” Ella, co­mo mi­llo­nes de mu­je­res en to­do el país, quie­ren fir­mar pa­ra que el país cam­bie a me­jor, más allá del gua­yu­co, el co­nu­co y el true­que, con el re­sur­gir de la pro­duc­ción ma­nu­fac­tu­re­ra, agro­pe­cua­ria y la es­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, en me­dio de la paz y la re­con­ci­lia­ción; por­que lo que aho­ra ocu­rre es una tram­pa en la que he­mos caí­do to­dos, su­fri­mien­to por igual sin dis­tin­go de cla­ses so­cia­les, pa­re­jo el azo­te eco­nó­mi­co, so­cial y mo­ral, por­que la in­fla­ción es hi­ja de la es­ca­sez, la co­rrup­ción, la de­va­lua­ción que en­vi­le­ce el signo mo­ne­ta­rio, dog­mas y vi­cios de un sis­te­ma que ha­ce aguas ha­ce tiem­po.

Nos de­ba­ti­mos, go­ber­na­dos y go­ber­nan­tes a to­das las es­ca­las y pun­tos de vis­ta di­ver­gen­tes en lo po­lí­ti­co, pe­ro ve­ne­zo­la­nos cu­yas fa­mi­lias son mo­ra­do­res de un mis­mo cie­lo y una mis­ma tie­rra a la que can­ta­mos y de­ci­mos amar, en­tre guiar­nos y res­pe­tar­nos an­te la ley de to­dos, la que vo­ta­mos co­mo Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Ve­ne­zue­la y en cu­yo tex­to se in­tro­du­jo un as­pec­to no­ve­do­so, ce­le­bra­do ar­do­ro­sa­men­te por el an­te­rior Pre­si­den­te co­mo una con­quis­ta so­be­ra­na de los ve­ne­zo­la­nos y ejem­plo pa­ra el mun­do. En efec­to, así se con­sa­gra el Re­fe­rén­dum Revocatorio pa­ra Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Go­ber­na­do­res y Al­cal­des, cum­pli­do la mi­tad del res­pec­ti­vo pe­río­do.

Y una in­men­sa ma­yo­ría quie­re la apli­ca­ción de esa nor­ma cons­ti­tu­cio­nal que es un de­re­cho inalie­na­ble, pe­ro que sin em­bar­go, ha si­do ob­je­to de tri­qui­ñue­las y fla­gran­tes vio­la­cio­nes de par­te del or­ga­nis­mo co­mi­cial, fren­te a lo cual se ha ra­ti­fi­ca­do en ac­tos pú­bli­cos la de­ter­mi­na­ción de al­can­zar el final del pro­ce­so con la recolección del 20 por cien­to de las fir­mas y la vo­ta­ción en el pla­zo del año 2016, tal co­mo ha si­do so­li­ci­ta­do.

Si los que se opo­nen a es­te ac­to se pro­cla­man par­te del pue­blo e hi­jos de la pa­tria, na­da han de te­mer, los votos de­ci­di­rán. No hay mar­cha atrás, quie­nes cie­rran los ca­mi­nos sa­ben que to­do se­rá inú­til y es in­fa­me pro­fun­di­zar los ma­les. Por eso con­vo­ca­mos a fir­mar otra vez, por­que so­mos hi­jos de la obe­dien­cia cons­ti­tu­cio­nal. EN SAN DIE­GO, DON­DE SE CONS­TRU­YE EL CA­RA­BO­BO Y LA VE­NE­ZUE­LA QUE TO­DOS QUE­RE­MOS Y QUE PRON­TO, UNI­DOS Y CON SCA­RANO, LO LO­GRA­RE­MOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.