Pe­li­gros de la su­per­po­bla­ción

Notitarde - - Opinión - Javier González Sán­chez Pe­rio­dis­ta www. ccs.org.es

El Día del Ex­ce­so de la Tie­rra es la fe­cha del año en la que la de­man­da de re­cur­sos na­tu­ra­les por par­te de los se­res hu­ma­nos ex­ce­de el pre­su­pues­to del pla­ne­ta. Es­te día se celebra des­de co­mien­zos del si­glo XXI. En 2016 los hu­ma­nos he­mos ba­ti­do un ré­cord al aca­bar con los re­cur­sos na­tu­ra­les pre­vis­tos el 8 de agos­to. Ha si­do el año en el que he­mos ago­ta­do an­tes es­tos re­cur­sos en la his­to­ria.

En 2011 la po­bla­ción mundial al­can­zó los 7.000 mi­llo­nes de per­so­nas. Cin­co años des­pués la ci­fra ha au­men­ta­do en 300 mi­llo­nes. Un es­tu­dio rea­li­za­do por Na­cio­nes Uni­das cal­cu­la que pa­ra 2050 la po­bla­ción se ha­brá mul­ti­pli­ca­do has­ta al­can­zar ca­si los 100.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

“Las gue­rras, los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les e in­clu­so las pla­gas, si­tua­cio­nes in­de­sea­bles, son a ve­ces las so­lu­cio­nes que se pre­sen­tan pa­ra ami­no­rar un pro­ble­ma al que he­mos de­mos­tra­do, si­guien­do los cen­sos es­ta­dís­ti­cos, que no po­de­mos ha­cer fren­te. Ne­ce­si­ta­mos ase­si­nos his­tó­ri­cos o su­ble­va­ción de la na­tu­ra­le­za pa­ra po­der ami­no­rar el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes de nues­tro pla­ne­ta”, afir­ma San­tia­go Mar­tí­nez Torres. Es­te so­ció­lo­go de­fien­de que la his­to­ria nos en­se­ña que el pro­ble­ma de la su­per­po­bla­ción es al­go que afec­ta al ser hu­mano pe­ro que no de­be­mos de­pen­der de ca­tás­tro­fes pa­ra que los pro­ble­mas se so­lu­cio­nen por sí so­los. Mar­tí­nez Torres abo­ga por cam­pa­ñas de na­ta­li­dad res­pon­sa­bles y ar­gu­men­ta que es­tas han exis­ti­do siem­pre. El con­trol de la na­ta­li­dad era una prio­ri­dad pa­ra los egip­cios. Crea­ron los pri­me­ros an­ti­con­cep­ti­vos y com­bi­na­ban es­tás téc­ni­cas con un es­tric­to con­trol de la pro­duc­ción ali­men­ta­ria.

En só­lo 15 años las áreas ur­ba- nas cre­ce­rán un 185%, se­gún el es­tu­dio rea­li­za­do pa­ra la re­vis­ta PLoS ONE. Los ha­bi­tan­tes de Amé­ri­ca La­ti­na y Áfri­ca se­rán los más afec­ta­dos por es­te in­cre­men­to de la po­bla­ción. El pro­ble­ma de la su­per­po­bla­ción no só­lo afec­ta a la ma­si­fi­ca­ción de las zo­nas ur­ba­nas. El ex­ce­so de po­bla­ción su­po­ne que los re­cur­sos na­tu­ra­les se ago­tan ca­da vez a un rit­mo más rá­pi­do. Es­te es­tu­dio cal­cu­la que el 20% de los há­bi­tats na­tu­ra­les ten­drán que ser sa­cri­fi­ca­dos pa­ra sa­tis­fa­cer la ne­ce­si­dad de más ciu­da­des. Es­te por­cen­ta­je equi­va­le a 20 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos que hoy son tie­rras vír­ge­nes o se­mi vír­ge­nes. Se tra­ta de una ex­ten­sión de tie­rra equi­va­len­te a Eu­ro­pa si in­clui­mos la Ru­sia eu­ro­pea.

Ne­ce­si­ta­mos cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción y con­trol res­pon­sa­ble de la na­ta­li­dad. “Los hi­jos son una ben­di­ción” es un ar­gu­men­to muy ex­ten­di­do en zo­nas con una ta­sa de na­ta­li­dad ele­va­da. Pe­ro no só­lo se tra­ta de traer ni­ños al mun­do, los pa­dres y la so­cie­dad en la que se mue­ven de­ben es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra re­ci­bir­los. Las creen­cias de que la obli­ga­ción de la mu­jer es traer hi­jos al mun­do y que no es con­ce­bi­ble una pa­re­ja que no quie­ra te­ner hi­jos es­tán aún muy ge­ne­ra­li­za­dos. Es­te ti­po de creen­cias no só­lo afec­ta a paí­ses y zo­nas em­po­bre­ci­das, Oc­ci­den­te tam­bién su­fre el pro­ble­ma del ex­ce­so de po­bla­ción. Las pa­re­jas oc­ci­den­ta­les tie­nen un ni­vel eco­nó­mi­co más es­ta­ble y su si­tua­ción la­bo­ral ha­ce que el nú­me­ro de hi­jos por pa­re­ja sea me­nor. Pe­ro si­gue sin exis­tir con­cien­cia de una pa­terno/ma­ter­ni­dad res­pon­sa­bles. En paí­ses emer­gen­tes co­mo Chi­na, In­dia o Bra­sil, la cla­se me­dia no de­ja de cre­cer y es­to su­po­ne un au­men­to preo­cu­pan­te de la po­bla­ción.

Es­ta con­cep­ción de la pa­ter­ni­dad es­tá ba­sa­da, mu­chas ve­ces, en creen­cias re­li­gio­sas y en cli­chés so­cia­les. La ma­yo­ría de las re­li­gio­nes mo­no­teís­tas in­clu­yen en sus pre­cep­tos la idea de que el de­ber del ser hu­mano es “po­blar el pla­ne­ta”. “Dios trae los hi­jos al mun­do, Él les en­con­tra­rá un lu­gar”, “No ten­go que pen­sar en el ex­ce­so de po­bla­ción. Dios creó el pro­ble­ma y Él lo so­lu­cio­na­rá”, son al­gu­nas de las de­cla­ra­cio­nes de miem­bros de co­mu­ni­da­des ju­deo-cris­tia­nas que A.Weis­man in­clu­ye en su li­bro La cuen­ta atrás. El pla­ne­ta se en­cuen­tra ca­da vez más so­bre­car­ga­do y pue­de que nues­tros hi­jos no ten­gan tiem­po de sub­sa­nar los erro­res que les de­ja­mos en he­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.