La in­cer­ti­dum­bre

Notitarde - - Ciudad - Vi­cen­te Lo­zano

El país vi­ve unos días de mu­cha in­cer­ti­dum­bre. Exis­te un des­or­den en lo eco­nó­mi­co, en lo po­lí­ti­co, en las es­cue­las, li­ceos y uni­ver­si­da­des, en las em­pre­sas pe­que­ñas, me­dia­nas y gran­des. Esa si­tua­ción va ero­sio­nan­do al país y lo va con­vir­tien­do en al­go pa­re­ci­do a un bar­co sin rum­bo y sin pro­yec­to al­guno pa­ra co­rre­gir­lo y lle­var­lo a puer­tos se­gu­ros. En me­dio de to­do es­to, se genera un en­fren­ta­mien­to in­só­li­to en­tre el po­der eje­cu­ti­vo y el po­der le­gis­la­ti­vo. La Cons­ti­tu­ción es muy cla­ra en ese sen­ti­do. Ca­da Po­der tie­ne sus fun­cio­nes muy bien de­fi­ni­das y acep­ta­das por el país. Exis­te una di­vi­sión de po­de­res y ca­da uno de­be cum­plir con ellas. La Cons­ti­tu­ción ha de­fi­ni­do el es­pa­cio pa­ra sus fun­cio­nes en ca­da uno de ellos.

De ma­ne­ra que no pue­de ha­ber usur­pa­ción al­gu­na en sus re­la­cio­nes con los otros po­de­res. Así lo he­mos en­ten­di­do y así se ha ad­mi­nis­tra­do el País con to­do y sus al­ti­ba­jos. Aho­ra mis­mo, el País no tie­ne un rum­bo de­fi­ni­do. Exis­te una in­só­li­ta con­tro­ver­sia en­tre los po­de­res Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo y se co­rre el ries­go de dar­le la es­pal­da a es­te úl­ti­mo, cuan­do se des­co­no­cen sus fun­cio­nes. El in­gre­dien­te que ha da­do lu­gar al con­flic­to es el pro­yec­to de pre­su­pues­to de la Na­ción pa­ra el año 2017. El Eje­cu­ti­vo no acep­ta cual­quier mo­di­fi­ca­ción por par­te de la Asam­blea y és­ta, que de­be cum­plir con sus fun­cio­nes, in­sis­te en es­tu­diar su con­te­ni­do y emi­tir su opi­nión. En­ton­ces ¿ A qué te­me el Eje­cu­ti­vo? La de­fi­cien­te ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do ha traí­do con­si­go mu­chos pro­ble­mas al país y los ve­ne­zo­la­nos ca­da día te­ne­mos más in­cer­ti­dum­bre ha­cia nues­tro fu­tu­ro, la ad­mi­nis­tra­ción de la Na­ción con­du­ce al país por un sen­de­ro de des­gra­cia. No hay sec­tor de la eco­no­mía que de mues­tras de efi­cien­cia. La pro­duc­ción pe­tro­le­ra ca­da vez es me­nor, el cam­po aban­do­na­do no re­ci­be aten­ción, se pre­fie­re im­por­tar. Así nun­ca ten­dre­mos ali­men­tos pa­ra la ali­men­ta­ción del pue­blo. Las im­por­ta­cio­nes ge­ne­ran ma­yo­res be­ne­fi­cios, pe­ro ca­da día los in­gre­sos de di­vi­sas son me­no­res y los prés­ta­mos más di­fí­ci­les de con­se­guir. El fu­tu­ro es­tá lleno de in­cer­ti­dum­bre pa­ra los ve­ne­zo­la­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.