¿Qué es ser al­cohó­li­co?

Notitarde - - Ciudad - Cecilia (*) Hoy no be­bo, hoy soy li­bre *In­te­gran­te de AA Tlf:0414-4294258 04244613473

El al­cohó­li­co hun­di­do, des­tro­za­do, va­ga­bun­do, por­dio­se­ro, co­no­ce a otros que es­tán aún peor que él:

-¡Esos sí que son al­cohó­li­cos! Yo no. A mí só­lo me gus­ta to­mar unas co­pi­tas... ¿Qué es, pues, ser al­cohó­li­co? ¿Es te­ner náu­seas y tem­blo­res, es­tar en­fer­mo del hí­ga­do, fal­tar al tra­ba­jo y pe­lear con la es­po­sa? No. Es­tas son con­se­cuen­cias del al­coho­lis­mo, pe­ro no el al­coho­lis­mo en sí.

En­ton­ces, ¿qué es ser al­cohó­li­co? ¿Es be­ber al­cohol? ¿Es be­ber de­ma­sia­do al­cohol? ¿Es em­bo­rra­char­se?

Efec­ti­va­men­te sue­le be­ber de­ma­sia­do al­cohol y a me­nu­do se em­bo­rra­cha. Pe­ro hay per­so­nas que be­ben al­cohol, que be­ben mu­cho al­cohol y no son al­cohó­li­cas. Lo ca­rac­te­rís­ti­co del al­cohó­li­co es que ha per­di­do la li­ber­tad de po­der­se abs­te­ner del al­cohol. ¿Qué quie­re de­cir es­to?

Una per­so­na que no sea al­cohó­li­ca tie­ne li­ber­tad pa­ra be­ber o pa­ra no be­ber.

Una per­so­na nor­mal do­mi­na al al­cohol y nun­ca pier­de las rien­das de él.Be­be cuan­do su vo­lun­tad le per­mi­te be­ber, cuan­do su co­no­ci­mien­to se lo au­to­ri­za. No ha­bla de con­trol, por­que no lo ne­ce­si­ta

En cam­bio, el al­cohó­li­co ha per­di­do el con­trol del al­cohol. Ya no es él quien man­da, sino es­te a él.

El al­cohó­li­co a me­nu­do tra­te de en­ga­ñar­se a sí mis­mo, sa­be que de­be­ría de­jar de be­ber, pe­ro no pue­de. Com­pren­de que le ha­ce da­ño, es un pri­sio­ne­ro e im­po­ten­te pa­ra sa­lir por sus pro­pios me­dios.

Na­tu­ral­men­te, el al­cohó­li­co sue­le tra­tar de en­ga­ñar­se a sí mis­mo y lo con­si­gue con bas­tan­te fre­cuen­cia:

¿Quién di­ce que yo no pue­do de­jar de be­ber? ¡Yo de­jo de be­ber cuan­do quie­ra! No veo nin­gu­na ra­zón pa­ra de­jar­lo. “Yo lo con­tro­lo” y en es­te sue­ño de con­trol, pa­sa un gran pe­rio­do de su vi­da.

Se ha­ce así ilu­sio­nes de que él be­be por­que quie­re - cuan­do, en reali­dad, be­be por­que no pue­de evi­tar­lo, y aca­lla la voz de su con­cien­cia que le di­ce: Eres un es­cla­vo.

Si ya eres al­cohó­li­co, nun­ca po­drás con­tro­lar­lo, por­que es­ta es una ca­rac­te­rís­ti­ca de la en­fer­me­dad del al­coho­lis­mo.

Bus­ca in­for­ma­ción en un gru­po de AA, ahí con­se­gui­rás to­das las res­pues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.