¡Va­len­cia es con­ti­go!

Notitarde - - Opinión - Dip. Saúl Or­te­ga Dip. AN Saúl Or­te­ga @sau­lor­te­gap­suv

Cier­to día apa­re­ció el Mer­ca­der, co­mo un en­can­ta­dor de ser­pien­tes y pro­me­tió una Va­len­cia 100% lim­pia, un per­so­na­je se­gu­ra­men­te prós­pe­ro y exi­to­so en sus ne­go­cios, pe­ro sin nin­gún an­te­ce­den­te po­lí­ti­co y me­nos en la fun­ción pú­bli­ca, una co­sa son los ne­go­cios pri­va­dos y otra ser un ser­vi­dor pú­bli­co, pa­ra la úl­ti­ma hay que te­ner cier­ta for­ma­ción, una cla­ra dis­po­si­ción y vo­lun­tad po­lí­ti­ca de lo que es ser­vir al pue­blo, y lo se­gun­do el sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad de que ad­mi­nis­tras di­ne­ro ajeno, de ahí la ne­ce­si­dad de los prin­ci­pios en cuan­to a la ho­nes­ti­dad, la trans­pa­ren­cia y la éti­ca que de­ben te­ner aque­llas per­so­nas que se pre­sen­tan co­mo can­di­da­tos a car­gos de elec­ción po­pu­lar, pe­ro que en de­fi­ni­ti­va quie­nes de­ci­den so­mos no­so­tros.

En el ca­so de Va­len­cia, el Al­cal­de ha re­sul­ta­do una gran es­ta­fa, un ver­da­de­ro desas­tre, el peor go­bier- no en to­da la his­to­ria po­lí­ti­ca y es de la lla­ma­da MUD, y es­to obli­ga a es­ta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­da­des, así co­mo una gran au­to­crí­ti­ca.

Hoy Va­len­cia no só­lo es el ba­su­re­ro del país sino el caos en ma­te­ria de ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les, y lo ab­sur­do es la pro­pa­gan­da de los ad­mi­nis­tra­do­res mi­li­tan­tes de la MUD, “Va­len­cia bo­ni­ta”, no se si és­te dan­tes­co es­pec­tácu­lo es si­nó­ni­mo de be­lle­za o se es­tán bur­lan­do de to­dos no­so­tros, Va­len­cia me­re­ce un me­jor ros­tro a la par de cual­quier ciu­dad mo­der­na del mun­do y los que na­ci­mos aquí o han es­ta­ble­ci­do víncu­los de vi­da y afec­to con la ciu­dad me­re­ce­mos me­jor ca­li­dad de vi­da.

En cuan­to a es­ta­ble­cer res­pon­sa­bi­li­dad es con­ti­go ve­cino que con tu vo­to hi­cis­te po­si­ble es­te desas­tre di­fí­cil de ocul­tar y que no sea ma­te­ria de de­ba­te pú­bli­co, se tra­ta de aquel elec­tor que no pien­sa con las neu­ro­nas sino con las hor­mo­nas, me re­fie­ro a im­pul­sos pri­ma­rios o bá­si­cos co­mo la ra­bia, ira, odio en- tre otro; la po­lí­ti­ca es al­go más se­rio que nos obli­ga a pen­sar, ra­zo­nar, eva­luar pa­ra lue­go to­mar una de­ci­sión que sea la más con­ve­nien­te al co­lec­ti­vo so­cial, aquí es jus­to re­co­no­cer que des­de la opo­si­ción Ru­bén Pérez aler­tó que la ciu­dad no se po­día en­tre­gar a ese se­ñor por su con­di­ción de mer­ca­der, no se es­cu­chó es­ta ad­ver­ten­cia por la car­ga de pre­jui­cios a la pro­pues­ta so­cia­lis­ta y es­to de­be ser­vir de lec­ción a fu­tu­ro, así que la pri­me­ra res­pon­sa­bi­li­dad del desas­tre de mal go­bierno en Va­len­cia es de la MUD que pre­sen­tó a su elec­to­ra­do a un se­ñor que lo úni­co que te­nia que mos­trar es su di­ne­ro, pe­ro na­da que ten­ga que ver con los pro­ble­mas de la ciu­dad y su gen­te, y és­te es el pro­ble­ma de fon­do, por­que ven a Ve­ne­zue­la co­mo un bo­tín pa­ra ser­vir­se de ella, y no un pue­blo pa­ra ser­vir­le con ho­nes­ti­dad y lealtad.

Si nos de­te­ne­mos y ana­li­za­mos to­das sus pro­pues­tas son de fac­tu­ra oli­gár­qui­ca o cuan­do me­nos mer­ca- de­res sin es­crú­pu­los, la otra ex­pe­rien­cia es que no se pue­de votar por ins­tin­tos bá­si­cos o pri­ma­rios, re­cor­de­mos que Hitler lle­vó al mun­do a un desas­tre apo­ya­do en un elec­to­ra­do car­ga­do de odios y pre­jui­cios de ra­za y re­li­gión, es­tos pre­jui­cios no per­mi­tie­ron eva­luar la pro­pues­ta que pre­sen­ta­mos las co­rrien­tes pro­gre­sis­tas y re­vo­lu­cio­na­rias.

No­so­tros asu­mi­mos tam­bién au­to­crí­ti­ca­men­te que en ges­tión so­cia­lis­ta es­tá a la vis­ta la aten­ción pre­fe­ri­ble­men­te de los pro­ble­mas de la gen­te con sus erro­res pe­ro se aten­dían los ser­vi­cios y los pro­ble­mas so­cia­les, nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es­tá en no ha­cer la su­fi­cien­te vi­gi­lan­cia de las des­via­cio­nes que se pre­sen­ta­ron per­ju­di­can­do lo que pu­do ser una ges­tión acep­ta­ble.

Es con­ti­go Va­len­cia, es ho­ra de asu­mir res­pon­sa­ble­men­te que la ciu­dad y la gen­te es­pe­ra al­go de to­dos, no­so­tros los so­cia­lis­tas con nues­tra ma­yo­ría en el Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal nos com­pro­me­te­mos a una opo­si­ción cons­truc­ti­va, res­pon­sa­ble y com­ba­ti­va en de­fen­sa de los in­tere­ses de los va­len­cia­nos, he­mos apro­ba­do el pre­su­pues­to de la ciu­dad pa­ra que fun­cio­ne la ins­ti­tu­ción, he­mos apro­ba­do los per­mi­sos del Al­cal­de por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias, ya que no te­ne­mos ele­men­tos que in­di­quen lo con­tra­rio, he­mos apro­ba­do los cré­di­tos adi­cio­na­les pa­ra que re­co­jan la ba­su­ra, pe­ro va­mos a de­nun­ciar y com­ba­tir la co­rrup­ción la in­efi­cien­cia y las ma­fias que fun­cio­nan y con­tro­lan la Al­cal­día sien­do és­tos per­so­ne­ros de la MUD; nues­tra ma­yo­ría no es co­mo la ac­tual en la AN gol­pis­ta sa­bo­tea­do­ra e irresponsable sin sen­ti­do de pa­tria y sin com­pro­mi­so con el pue­blo, por el con­tra­rio apos­ta­mos por una me­jor mar­cha del mu­ni­ci­pio, en ese sen­ti­do tra­ba­ja­mos por re­cons­truir una nue­va ma­yo­ría con un pro­yec­to po­lí­ti­co pa­ra la ciu­dad, la que que­re­mos y me­re­ce­mos to­dos y es­ta­mos abier­tos a re­ci­bir e in­cor­po­rar me­jo­res ideas en es­te ca­mino, re­cu­pe­rar a Va­len­cia es ta­rea de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.