An­dan­do el ca­mino

Notitarde - - Ciudad - Héctor Agüe­ro

Es­te año que ya fi­na­li­za, guar­da pa­ra el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio lec­cio­nes y un cú­mu­lo de ex­pe­rien­cias di­fí­ci­les que es­ta­mos en­ca­ran­do y asu­mien­do.

Las mis­mas nos re­cuer­dan que la vanguardia des­co­nec­ta­da del pue­blo co­rre el ries­go de ser aplas­ta­da.

Los desafíos que han ge­ne­ra­do los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les del pa­sa­do mes de di­ciem­bre, han he­cho po­si­ble una pro­fun­di­za­ción ma­yor con las fuer­zas ami­gas que con­for­man el Gran Po­lo Pa­trió­ti­co, con un sin­nú­me­ro de or­ga­ni­za­cio­nes co­mu­ni­ta­rias y de sa­be­res po­pu­la­res. Pe­ro, lo más es­ti­mu­lan­te es que opo­si­to­res har­tos de las prác­ti­cas ile­gí­ti­mas y de las ma­nio­bras que eje­cu­ta la Coor­di­na­do­ra De­mo­crá­ti­ca par­te II, MUD, se nos han acer­ca­do pa­ra de­cir­nos que se sien­ten ve­ne­zo­la­nos, que su lu­cha es y se­rá siem­pre por el país. Mien­tras tan­to, los co­go­llos opo­si­to­res si­guen ac­tuan­do y pen­san­do, só­lo en sus in­tere­ses per­so­na­les y par­ti­dis­tas. De­nun­cia es­te sec­tor opo­si­tor, el du­ro cas­ti­go que las ros­cas de la MUD im­pu­sie­ron a Ti­mo­teo Zam­brano. Re­cor­de­mos que las fuer­zas de­re­chis­tas con­ti­nen­ta­les que con­tro­lan Mer­co­sur, es de­cir, Bra­sil, Pa­ra­guay y Ar­gen­ti­na, tie­nen co­mo pro­pó­si­to ex­pul­sar a Ve­ne­zue­la de es­te or­ga­nis­mo.

Zam­brano, dipu­tado an­te el par­la­men­to la­ti­noa­me­ri­cano, reac­cio­nó an­te es­ta ma­nio­bra y de­nun­ció pú­bli­ca­men­te que, es­te ac­to cons­ti­tuía una agre­sión con­tra Ve­ne­zue­la. Los co­go­llos opo­si­to­res an­ti pa­tria, ca­ya­pea­ron al se­ñor Zam­brano, por el he­cho de de­fen­der los in­tere­ses de nues­tro país.

Es­ta por­ción de com­pa­trio­tas sen­si­bles y atentos al da­ño que se le pue­da ha­cer a la Na­ción, me­re­cen ser es­cu­cha­dos y apo­ya­dos. To­dos so­mos ve­ne­zo­la­nos y por es­ta ra­zón, nos sen­ti­mos ca­pa­ces de sen­tar­nos en una me­sa a en­ca­rar los pro­ble­mas que te­ne­mos, sin mez­quin­da­des.

Coin­ci­di­mos en re­cha­zar a aque­llos que, de­fien­den los in­tere­ses ex­tran­je­ros del gran ca­pi­tal. Es­te epi­so­dio, nos re­vi­ve el en­tre­guis­mo ade­co-co­pe­yano de cuan­do fue­ron go­bierno, Jor­ge Ola­va­rría con­ta­ba que cuan­do en­tre­vis­tó al Ge­ne­ral Mar­cos Pérez Ji­mé­nez en su exi­lio ma­dri­le­ño, le pre­gun­tó su opi­nión so­bre Ró­mu­lo Be­tan­court y la res­pues­ta fue con­tun­den­te. “Ese se­ñor (Be­tan­court), ha­bla­ba de for­mar un partido (AD), mien­tras yo di­se­ñé un pro­gra­ma de país, el cual lle­vé a la prác­ti­ca”.

El desafío que cons­ti­tu­yó el 6D, ha si­do un ali­cien­te pa­ra for­jar nue­vos cua­dros. Ha ser­vi­do pa­ra es­ti­mu­lar a la di­ri­gen­cia me­dia, pa­ra mo­vi­li­zar de ma­ne­ra cons­tan­te a los mi­li­tan­tes, sim­pa­ti­zan­tes, alia­dos y tam­bién, a los sec­to­res sen­si­bles y com­pa­trio­tas del ban­do opo­si­tor.

Es­ta­mos an­dan­do el ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.