Los ma­ri­nes de mi ami­go

Notitarde - - Opinión - Pe­ter Al­bers pe­ter­kal­bers@yahoo.com @pe­ter­kal­bers

Un ami­go mío, mé­di­co por de­más, vo­tó por Hu­go Chá­vez la pri­me­ra vez que és­te se pre­sen­tó co­mo can­di­da­to, en 1998. Ga­nó és­te, gra­cias al vo­to de mi ami­go y el de 3.673.684 ilu­sos más, de los cua­les ha­bría que de­du­cir los del pro­pio Chá­vez y el per­ni­cio­so gru­po que le acom­pa­ña­ba en su am­bi­ción de po­der y ra­pi­ña. De los otros tres can­di­da­tos Hen­ri­que Sa­las, Irene Sáez y Luis Al­fa­ro, el pri­me­ro era el con­ten­dor más fuer­te de Chá­vez, y ob­tu­vo 2.613.161 votos. Sa­las era por en­ton­ces go­ber­na­dor de Ca­ra­bo­bo, y el gre­mio mé- di­co de la re­gión te­nía con él una cuen­ta pen­dien­te, que co­bró vo­tan­do por el mi­li­tar gol­pis­ta. No pa­só mu­cho tiem­po an­tes de que mi ami­go mé­di­co se die­ra cuen­ta de su gra­ví­si­mo error, al igual que mu­chos otros ilu­sos. Com­pun­gi­do, me di­jo que “ya ven­drán los ma­ri­nes a sa­car a ese lo­co de ahí”. To­da­vía los es­tá es­pe­ran­do, pe­ro no pa­ra “sa­car a ese lo­co de ahí”, pues lo sa­có el cán­cer, sino al que le su­ce­dió.

El tri­bu­nal su­mi­so de jus­ti­cia se ha can­sa­do de vio­lar la cons­ti­tu­ción. Sus “jue­zas” mi­li­tan­tes del partido de go­bierno, han co­le­tea­do con sus pá­gi­nas el pi­so del re­cin­to don­de “pa­ren” sus edic­tos ven­ta­jis­tas. Igual han he­cho, en su res­pec­ti­vo men­ti­de­ro, las se­ño­ras del CNE, in­ter­pre­tan­do a su an­to­jo las nor­mas que ri­gen nues­tro sis­te­ma elec­to­ral. To­das, aqué­llas y és­tas, “ha­lan­do la sar­di­na pa’ su sar­tén”. Le han pues­to chi­qui­ti­ca a la opo­si­ción la ta­rea de re­ca­bar las fir­mas su­fi­cien­tes pa­ra pro­vo­car el revocatorio de Ma­du­ro. Ac­to pu­ra­men­te ad­mi­nis­tra­ti­vo y le­gal, pues ha­ce ya mu­cho tiem­po que el pue­blo lo re­vo­có. Y co­mo ellas lo sa­ben, ha­cen lo que ha­cen, y muy bien. Pe­ro po­drían im­ple­men­tar otras me­di­das sin vio­lar nin­gu­na nor­ma­ti­va, con lo cual ha­rían im­po­si­ble que el revocatorio se dé. Por ejem­plo: Ya han lle­va­do a un mí­ni­mo ven­ta­jis­ta el nú­me­ro de má­qui­nas cap­ta hue­llas, pe­ro nin­gu­na nor­ma di­ce a qué al­tu­ra de­ben es­tar esas má­qui­nas, pa­ra que los vo­tan­tes pon­gan sus de­dos. A fin de ha­cer im­po­si­ble es­to, pro­pon­go que las co­lo­quen so­bre re­pi­sas que es­tén a 3.05 me­tros del pi­so, co­mo los aros de las can­cha de bas­quet­bol, y que no se per­mi­ta el uso de es­ca­le­ras u otro ob­je­to que nos per­mi­ta al­can­zar­las. Así, so­la­men­te los opo­si­to­res con es­ta­tu­ra de bas­quet­bo­lis­tas po­drán ha­cer­lo, y ya sa­be­mos que la es­ta­tu­ra me­dia del ve­ne­zo­lano no da pa­ra eso.

El pri­mer pá­rra­fo nos orien­ta ha­cia un es­ce­na­rio in­de­sea­ble, co­mo lo es el de bus­car una so­lu­ción ex­ter­na pa­ra des­ha­cer­nos del des­po­tis­mo que nos es­tá ma­tan­do de ham­bre o de en­fer­me­da­des sin re­me­dios. El se­gun­do nos lle­va al es­ce­na­rio en el cual la de­mo­cra­cia, re­pre­sen­ta­da por la opo­si­ción, lu­cha por to­dos los me­dios con­tra la dic­ta­du­ra co­rrup­ta y arrui­na­do­ra que aca­bó con el agro y la in­dus­tria en un vano in­ten­to por im­po­ner un sis­te­ma mil ve­ces de­mos­tra­do inope­ran­te y des­truc­tor de ci­vi­li­za­cio­nes en­te­ras. El ré­gi­men, es­cu­da­do tras fal­sos po­de­res su- pues­ta­men­te “in­de­pen­dien­tes” ha­ce lo im­po­si­ble por obs­ta­cu­li­zar un re­fe­ren­do que per­de­rá por pa­li­za y lo sa­be. Co­bar­de­men­te se va­le de fun­cio­na­rios cla­ra­men­te com­pro­me­ti­dos con el sis­te­ma ham­brea­dor del pue­blo y la­drón de sus bie­nes.

No se­rá con los ma­ri­nes grin­gos con los que nos des­ha­re­mos de es­te ré­gi­men po­dri­do y des­truc­tor, sino con el ejér­ci­to cons­ti­tui­do por to­do un pue­blo fa­mé­li­co, en­fer­mo y de­cep­cio­na­do. Los que han con­du­ci­do al país a la mi­se­ria y des­ca­ra­da­men­te han ex­traí­do pa­ra sus cuen­tas per­so­na­les en el ex­te­rior más de me­dio bi­llón de dó­la­res, jue­gan con fue­go al bur­lar­se de un pue­blo de­ses­pe­ra­do y ca­paz de cual­quier co­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.