Po­rras

Notitarde - - Opinión - Luis Cu­bi­llán Fon­se­ca

Cree­mos que si al­gún res­to de pru­den­cia que­da en la es­mi­rria­da re­pre­sen­ta­ción que tie­nen los cha­vis­tas en la Asam­blea, lo pri­me­ro que de­ben ha­cer es­ta se­ma­na es pe­dir­le la re­nun­cia de la si­lle­ta al se­ñor Ug­bel, és­te de­be ser lle­va­do in­me­dia­ta­men­te a la con­sul­ta de un psi­quia­tra, el ac­to tan par­ti­cu­lar cuan­do se dis­cu­tía el Acuer­do de fe­li­ci­ta­ción al Car­de­nal Po­rras, fue al­go in­só­li­to, no so­lo por los chis­mes co­ci­ne­ri­les del se­ñor Ug­bel - nom­bre de re­loj- lle­vó a un cuer­po co­mo la Asam­blea Na­cio­nal, revelan una per­so­na que se en­cuen­tra en es­ta­do de per­ni­cie. El pe­que­ño Ug­bel qui­so tra­tar de de­te­ner al­go que ni con to­da la ban­ca­da aun­que lo apo­ya­se, ten­dría va­lor, pues las pa­la­bras vul­ga­res de los per­de­do­res, co­mo es el ca­so de los dipu­tados del cha­vis­mo, ja­más po­drá sa­lir ade­lan­te, Co­men­zó con chis­mes que so­lo a él le cons­tan, lo que ya es cap­cio­so. Mé­ri­da en­te­ra, y lo di­go yo que co­noz­co la Mé­ri­da pro­fun­da, es in­men­sa­men­te ca­tó­li­ca, apos­tó­li­ca y ro­ma­na, aquel te­rri­to- rio de la ne­bli­na, han man­te­ni­do por cen­te­na­res de años la fe que apren­die­ron sus an­te­pa­sa­do, y por lo tan­to el cha­vis­ta, es­ta­ba ofen­dien­do a los me­ri­de­ños.

El he­cho in­fa­me ha­ber­le ti­ra­do un mi­cro­fo­na­zo a nues­tro que­ri­do ami­go el Dipu­tado Bo­zo, ya es de­mos­tra­ti­vo de al­gu­na in­sa­nia men­tal del Roa, la pa­la­bra men­daz no con­ven­ce y quie­re por los gol­pes, ha­cer­la triun­far. Pe­ro to­do no que­da allí, la ver­da­de­ra tor­ta co­mo de­cía el muer­to Chá­vez, la pu­so en la res­pues­ta que le di­ri­ge al Mon­se­ñor Mo­ron­ta Obis­po de San Cris­tó­bal, el tal Roa, ha­ce una lis­ta de no­ti­cia ya ven­ci­das, -pe­rió­di­co de ayer-, co­mo sa­car en pleno si­glo XXI las Cru­za­das, la In­qui­si­ción, y otras la­cras que han afec­ta­do a nues­tra ins­ti­tu­ción co­mo si fue­ra una no­ve­dad, eso ami­go Roa, so­lo de­mues­tra que la ins­ti­tu­ción que us­ted tra­ta de ofen­der, en­cuen­tra en esos he­chos qui­zá ver­gon­zo­sos, la res­pues­ta a ser un ins­ti­tu­ción di­vi­na, que ni si­quie­ra los ma­los hi­jos han po­di­do du­ran­te dos mil años des­truir. Su ofen­sa se ha­ce de­fen­sa, y us­ted de­bía ser re­mo­vi­do y su si­lle­ta ocu­pa­da por el su­plen­te siem­pre y sea in­te­li­gen­te pa­ra dar­se cuen­ta que el cha­vis­mo ya con los dien­tes pe­la­dos por la muer­te cer­ca­na, ne­ce­si­ta de ayu­das y en­tre ellas la de la Igle­sia Ca­tó­li­ca Apos­tó­li­ca Ro­ma­na, qui­zá pa­ra sa­lir de es­te desas­tre que ha si­do la cau­da fú­ne­bre del co­mu­nis­mo en Amé­ri­ca, que vino a mo­rir aquí, aun­que dis­fra­za­do de bo­li­va­riano, y de re­vo­lu­ción, pu­ro cuen­to…, y una vez muer­to el je­fe, man­dón co­man­dan­te etc.., ya no que­da na­da. So­lo los gri­tos de Dios­da­do Ca­be­llo, y la ai­ra­da vo­cin­gle­ría de Ma­du­ro.

Ma­du­ro per­dió la opor­tu­ni­dad de pa­sar a ser un in­di­vi­duo his­tó­ri­co, sin em­bar­go, los es­pa­ño­les va­ga­bun­do­nes que lo ro­dean no su­pie­ron de­cir­le que se aga­rra­ra de la Cons­ti­tu­ción le­gí­ti­ma, sin las nu­me­ro­sos en­tre­pi­tu­ras de un tri­bu­nal, que des­de sus orí­ge­nes es­ta­ba vul­ne­ra­do, y lle­vó a sus asien­tos a per­so­na­jes que sin pe­na que ocu­pa­ron car­gos pa­ra los cua­les no es­ta­ban pre­pa­ra­dos. Allí co­men­zó lo que po­día­mos lla­mar la Ma­du­ra­da.

Se ol­vi­dó el cha­vis­ta de las la­bo­res que du­ran­te to­da su exis­ten­cia ha desa­rro­lla­do la Igle­sia en fa­vor de los más hu­mil­des, los más po­bres de to­do el mun­do, co­mo di­ría Chá­vez, Roa “pu­so la plas­ta! Mon­se­ñor Po­rras ha si­do des­de siem­pre nues­tro ami­go. Es­ta­mos muy fe­li­ces que Mé­ri­da cuen­te con su Car­de­nal.

No me he muer­to pe­ro agra­dez­co los pé­sa­mes!! Un abra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.