De­ci­sión abe­rran­te

Notitarde - - Ciudad - Rubén Li­mas Te­lles

Las úl­ti­mas ho­ras han si­do una vo­rá­gi­ne de even­tos que des­nu­dan al ré­gi­men ve­ne­zo­lano y mues­tran su au­tén­ti­ca na­tu­ra­le­za mi­li­tar y fas­cis­ta. Vía twit­ter, al­gu­nos lu­gar­te­nien­tes de la dic­ta­du­ra anun­cia­ron la de­ci­sión abe­rran­te de tribunales pe­na­les es­ta­da­les en con­tra de la re­co­lec­ción de fir­mas del 1%, usa­do lue­go es­to co­mo ex­cu­sa por el CNE pa­ra sus­pen­der la re­co­lec­ción de fir­mas del 20% pre­vis­to pa­ra es­ta se­ma­na. ¡Es el asesinato im­pu­ne del Re­vo­ca­to­rio!

Es­ta ma­nio­bra fue aplau­di­da en la alo­cu­ción te­le­vi­sa­da por Ni­co­lás Ma­du­ro del pa­sa­do jue­ves. Sin em­bar­go, eso no fue to­do. De in­me­dia­to se dio a co­no­cer una “gi­ra re­lám­pa­go” fue­ra del país sin fe­cha de re­torno, la mi­li­ta­ri­za­ción de la au­to­pis­ta Caracas - La Guai­ra y la prohi­bi­ción de sa­li­da del país de di­ri­gen­tes de la de­mo­cra­cia. To­dos sig­nos in­du­da­bles del mie­do que tie­nen al es­cru­ti­nio pú­bli­co, al vo­to uni­ver­sal, se­cre­to y directo de ca­da ve­ne­zo­lano has­tia­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca y hu­ma­ni­ta­ria, del ro­bo ins­ti­tu­cio­na­li­za­do, y la in­jus­ti­cia.

Es im­po­si­ble ima­gi­nar una de­mo­cra­cia sin ejer­ci­cio del vo­to. Aho­ra bien, ¿Qué ha­cer? ¿Con cuá­les ins­tru­men­tos lu­char pa­ra res­ti­tuir el hi­lo cons­ti­tu­cio­nal? Las ar­mas del go­bierno son los fu­si­les y sus ban­das pa­ra­po­li­cia­les lla­ma­das co­lec­ti­vos, pe­ro las nues­tras son nues­tros prin­ci­pios.

La igual­dad, la li­ber­tad y la fra­ter­ni­dad lle­van más de 200 años ins­pi­ran­do re­vo­lu­cio­nes, to­me­mos el tes­ti­go de nues­tros fun­da­do­res y de­mos­tre­mos que es­ta tie­rra so­lo es ca­paz de pa­rir ciu­da­da­nos, nun­ca súb­di­tos. El gri­to del 23 de Enero fue “Nun­ca Más Dic­ta­du­ra”, no so­lo fue una san­ción con­tra Pé­rez Jiménez fue el ju­ra­men­to de un país de no per­mi­tir más ca­de­nas, ni hambre, ni muer­tes, ni exi­lios, ni pri­sio­nes en nom­bre de ge­ne­ra­lo­tes de­ve­ni­dos en co­man­dan­tes de un ejér­ci­to de ocu­pa­ción en su pro­pio país.

La ma­ni­fes­ta­ción del des­con­ten­to na­cio­nal es es­ti­mu­la­da por es­te des­go­bierno al ce­rrar las vías ins­ti­tu­cio­na­les y cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra el res­ta­ble­ci­mien­to de uno le­gí­ti­mo. Por mi par­te, mi vi­da, sea cor­ta o lar­ga, es­tá al ser­vi­cio de la cau­sa in­elu­di­ble de cons­truir una Ve­ne­zue­la Li­bre y de los ve­ne­zo­la­nos. Es ho­ra de com­pro­mi­sos fren­te a es­ta de­ci­sión abe­rran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.