Ra­món Si­ve­rio: Un ar­tis­ta de­be ser, so­bre to­do, au­tén­ti­co

Ga­na­dor de la II Bie­nal de Ar­te, “Yo Yo soy el So­co­rro de Va­len­cia”Va­len­cia

Notitarde - - Ciudad -

Ra­món Si­ve­rio no es­ta­ba muy con­ven­ci­do de par­ti­ci­par. Un gru­po de ami­gos, que co­no­cen su tra­ba­jo, se en­car­ga­ron de con­ven­cer­lo. Pa­ra él, era un com­pro­mi­so enor­me to­mar la ima­gen de Nues­tra Se­ño­ra del So­co­rro y lle­var­la a su es­ti­lo, que es­tá cla­ra­men­te in­fluen­cia­do por el Pop Art, el co­mic ame­ri­cano y el man­ga ja­po­nés. No iba a ser sen­ci­llo pe­ro acep­tó el re­to de res­pe­tar el di­bu­jo clá­si­co y com­bi­nar­lo con su pro­pues­ta sin re­nun­ciar a su con­vic­ción: “Un ar­tis­ta de­be ser, so­bre to­do, au­tén­ti­co”.

Su plan era traer la ima­gen de la Pa­tro­na de Va­len­cia al si­glo XXI pe­ro “sin ofen­der­la”, afin­ca. De­bía in­cor­po­rar los as­pec­tos de so­lem­ni­dad que con­ser­va des­de ha­ce más de 400 años. Y tan­to su­po ma­ne­jar la si­tua­ción que ga­nó la II Bie­nal de Ar­te “Yo soy el So­co­rro de Va­len­cia”. El anun­cio lo hi­cie­ron du­ran­te la inau­gu­ra­ción del Sa­lón, el 9 de oc­tu­bre, en el Mu­seo de la Cul­tu­ra de Va­len­cia.

So­co­rro de Va­len­cia, ese es el ti­tu­ló del cua­dro fir­ma­do por Si­ve­rio que con­ven­ció al ju­ra­do ca­li­fi­ca­dor con­for­ma­do por: Emir Gi­mé­nez, Se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra de Ca­ra­bo­bo; Juan Cal­za­di­lla, poe­ta, pin­tor y crí­ti­co de ar­te; el Pa­dre Pe­dro de Frei­tas, pá­rro­co de la Ca­te­dral de Va­len­cia; Fer­nan­do de To­var, doc­tor en Be­llas Ar­tes, Res­tau­ra­ción y Con­ser­va­ción; y Fa­rru­co Ses­to No­vas, ex­mi­nis­tro de Cul­tu­ra.

“Su­dé –lo con­fie­sa– por­que no se tra­ta­ba de to­mar una es­tam­pi­ta y co­piar­la en un for­ma­to más gran­de. Era ne­ce­sa­rio plas­mar mi vi­sión co­mo ar­tis­ta”. Las ba­ses de la Bie­nal re­fie­ren que la obra ga­na­do­ra se­rá ex­hi­bi­da en el Ca­pi­to­lio de Va­len­cia. - ¿Us­ted es de­vo­to de la Vir­gen del So­co­rro?

- Aho­ra sí. De he­cho ten­go una es­tam­pi­ta con su ora­ción en el fo­rro de mi te­lé­fono ce­lu­lar. Ella me ha traí­do mu­cha suer­te. El lu­nes des­pués de la pre­mia­ción, se reunió en el Ins­ti­tu­to de las Ar­tes, la Ima­gen y el Es­pa­cio (Iar­tes), el ju­ra­do que de­ci­di­rá quié­nes se­rán los ar­tis­tas que re­pre­sen­ta­rán a Ve­ne­zue­la en la Bie­nal de Bei­jín. Es­toy en­tre los tres pre­cla­si­fi­ca­dos. En di­ciem­bre sa­bre­mos si voy o no a Chi­na. Pe­ro des­de ya me sien­to or­gu­llo­so de re­pre­sen­tar a Ca­ra­bo­bo con mi tra­ba­jo. Gra­cias Vir­gen­ci­ta por es­te ho­nor.

De­ta­llan­do a So­co­rro

Vien­do el cua­dro ga­na­dor, Si­ve­rio ex­pli­ca có­mo con­si­guió lo que se pro­pu­so. Pri­me­ro fue a la Ca­te­dral de Va­len­cia a fo­to­gra­fiar­la des­de va­rios án­gu­los. Esas fotos las es­tu­dió, des­pués hi­zo un bo­ce­to –pri­me­ro a lá­piz y des­pués con tin­ta– que lue­go pa­só a di­gi­tal. Ese di­se­ño lo di­vi­dió en seg­men­tos igua­les, los im­pri­mió en ho­jas ta­ma­ño car­ta y ar­mó pa­ra, fi­nal­men­te, cal­car­los so­bre la te­la.

El cua­dro mi­de 1,33 por 0,8 mts y es­tá pi­na­do en acrí­li­co so­bre te­la. El

di­bu­jo es in­fluen­cia de Fran­cis­co de Go­ya co­mo se ve, por ejem­plo, en las som­bras del ros­tro. Los ra­yos ama­ri­llos son “lí­neas de ac­ción” co­mo se usan en el man­ga ja­po­nés. Su glo­ria es­tá con­cen­tra­da en la Co­ro­na, en la que hay ele­men­tos pop es­con­di­dos co­mo en to­do el cua­dro.

El cie­lo es un en­tra­ma­do pun­tea­do a dos to­nos de azu­les, “eso vie­ne del co­mic es­ta­dou­ni­den­se”, co­men­ta se­ña­lan­do los pun­tos. Las nu­bes son co­lor cre­ma y de for­ma sim­ple. La composición es pi­ra­midal y las ma­nos sim­bo­li­zan la mi­se­ri­cor­dia, es­tán a ni­vel del tó­rax jus­to don­de cor­tó la ima­gen, y en­tre los de­dos se ob­ser­van al­gu­nas cuen­tas del Ro­sa­rio y flo­res.

“No soy pin­tor de Vír­ge­nes”

“Yo soy ar­tis­ta. Res­pe­to a la Vir­gen co­mo tal, pe­ro un ar­tis­ta tie­ne que evi­tar los es­te­reo­ti­pos. Ra­món Si­ve­rio – Ni­ño Je

sús, co­mo se ha­ce lla­mar– no es el pin­tor de la Vir­gen del So­co­rro. La pin­tó, que es dis­tin­to, pe­ro no es un pin­tor de Vír­ge­nes”, sub­ra­ya y co­mien­za a mos­trar un se­ria­do he­cho en tin­ta con el que es­tá par­ti­ci­pan­do en el re­to Ink­to­ber 2016.

Has­ta el miér­co­les pa­sa­do lle­va­ba 17 di­bu­jos postea­dos en sus re­des so­cia­les. Uno de es­tos lo di­gi­ta­li­zó y man­dó a la Bie­nal de Co­ro. Se tra­ta de un Conejo –aho­ra pin­ta­do en ro­jo– que hi­zo pa­ra el pri­mer día del re­to, ti­tu­la­do Fast (ve­lo­ci­dad). Tam­bién es­tá tra­ba­jan­do en las ilustraciones de can­cio­ne­ro in­fan­til en in­glés.

En­tre sus pro­yec­tos per­so­na­les es­tán un per­so­na­je eco­ló­gi­co lla­ma­do Ro­dri­guez (sin acen­to or­to­grá­fi­co) ins­pi­ra­do en El hom­bre de maíz del Po­pol Vuh, esa pro­pues­tas pre­ten­de pro­mo­ver­la a tra­vés de la aso­cia­ción –que to­da­vía es­tá formación– lla­ma­da Pro­yec­to Ami­gos del No­veno Ar­te (Pa­na).

Ca­mino al Pop Art

Na­ció en Caracas. Los pri­me­ros años de su in­fan­cia los vi­vió en Ma­ra­cai­bo (Zu­lia). Lue­go, en su 8º cum­plea­ños se mu­da­ron a To­cu­yi­to (Ca­ra­bo­bo), don­de to­da­vía tie­ne su ca­sa y taller. Su pa­pá, An­to­nio Si­ve­rio, era co­mer­cian­te y su ma­má, Cla­ra Cruz, era de­vo­ta a los san­tos, co­lec­cio­na­ba imá­ge­nes y es­tam­pi­ta, y no se pier­den las fies­tas pa­tro­na­les. A la par, cre­ció con la te­le­vi­sión de los 70, “la del Bat­man Pop y la psi­co­de­lia”. Pin­ta des­de que te­nía 6 años. El Pop Art lo co­no­ció a los 12, cuan­do le­yó, una edi­ción de la re­vis­ta Buen Ho­gar, un ar­tícu­lo so­bre Andy War­hol, des­pués des­cu­brió a Roy Lich­tens­tein “y me que­dé en­gan­cha­do”. Des­de en­ton­ces hi­zo ca­rre­ra co­mo ilus­tra­dor y di­bu­jan­te. Ya adul­to se ins­cri­bió en la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas Ar­tu­ro (2004-2007). Hoy tra­ba­ja free lan­ce pa­ra clien­tes fue­ra de Ve­ne­zue­la. Pa­ra co­no­cer más so­bre los tra­ba­jos de Ra­món Si­ve­rio se su­gie­re vi­si­tar ra­mon­si­ve­rio.blogs­pot.com, y las cuen­tas: Ni­ño Jeús en Fa­ce­book; Ra­món Si­ve­rio en Flickr y Behan­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.