Es­ta­fa a la na­ción

Ha­bla la Con­cien­cia

Notitarde - - Ciudad - Luis Ga­rri­do luir­garr@hot­mail.com

Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca de Ve­ne­zue­la. Ar­tícu­lo 312. “La ley es­pe­cial de en­deu­da­mien­to anual se­rá pre­sen­ta­da a la Asam­blea Na­cio­nal con­jun­ta­men­te con la Ley de Pre­su­pues­to. El Es­ta­do no re­co­no­ce­rá otras obli­ga­cio­nes que las con­traí­das por ór­ga­nos le­gí­ti­mos del Po­der Na­cio­nal, de acuer­do a la ley”. Nos lle­va es­ta acla­ra­to­ria a de­cir que nun­ca an­tes ha­bía­mos pre­sen­cia­do ma­yor bur­la a la Cons­ti­tu­ción que la que es­ta­mos vi­vien­do a dia­rio por el pro­pio je­fe de Es­ta­do y el Po­der Ju­di­cial que no re­pre­sen­ta a la Na­ción. Con mon­ta­jes de “ga­llos y me­dia no­che”, la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal de­ci­dió que el pre­su­pues­to del 2017 no po­día ser apro­ba­do por la Asam­blea Na­cio­nal sino que el go­bierno de­be­ría so­me­ter­lo a la apro­ba­ción de la an­te­di­cha Sa­la.

Lle­va­do por el más al­to re­cha­zo que ha­bía re­ci­bi­do pre­si­den­te al­guno en la his­to­ria de­mo­crá­ti­ca ve­ne­zo­la­na, Ni­co­lás Ma­du­ro lle­gó a los ex­tre­mos de des­co­no­cer el res­pe­to a la so­be­ra­nía po­pu­lar, con­vir­tién­do­se en un dic­ta­dor­ci­to de tan ba­ja es­ta­tu­ra que su pro­pia ima­gen lo co­lo­ca co­mo un ins­tru­men­to fá­cil de uti­li­zar a con­ve­nien­cia de quie­nes, sin im­por­tar­le cual ha de ser su tris­te des­tino, bus­can co­bi­jar­se an­te la in­mi­nen­te caí­da del go­bierno. Lo tie­nen mon­ta­do en la olla y el su­ce­sor -que no es Aris­tó­bu­lo- an­da por to­do el país pro­vo­can­do una sa­li­da vio­len­ta, cons­cien­te de que por la vía del re­vo­ca­to­rio ni él ni cual­quier otro aven­tu­re­ro go­za­ría de la con­fian­za del pue­blo.

To­dos los pa­sos re­cien­tes da­dos por el go­bierno y sus alia­dos cir­cuns­tan­cia­les en el po­der ju­di­cial han es­ta­do di­ri­gi­dos a des­viar la aten­ción en el re­vo­ca­to­rio a tra­vés de la des­mo­ti­va­ción de los ve­ne­zo­la­nos; pe­ro mien­tras más ba­rre­ras han co­lo­ca­do las cua­tro co­ma­dres del po­der elec­to­ral -obe­dien­tes a la lí­nea del ré­gi­men- más dis­po­si­ción hay en la ma­yo­ría del pue­blo a des­bor­dar las ca­lles de Ve­ne­zue­la pa­ra sa­car de raíz a to­da la po­dre­dum­bre ofi­cia­lis­ta asen­ta­da en Mi­ra­flo­res.

Ni­co­lás y sus se­cua­ces es­tán de­ci­di­dos a no sa­lir por el vo­to, pe­ro tam­po­co tie­nen el más mí­ni­mo sus­ten­to po­pu­lar pa­ra con­ti­nuar ejer­cien­do la pre­si­den­cia; por eso re­cu­rri­rán a apli­car to­das las te­na­zas de la vio­len­cia, me­dian­te el cie­rre de las vías con­tem­pla­das en la Cons­ti­tu­ción y en el ca­mino de­mo­crá­ti­co. Es­ta­mos en el ini­cio de lo peor, los días por ve­nir son de­ter­mi­nan­tes; pe­ro nos en­con­tra­rán en la ca­lle de­fen­dien­do la Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.