Psi­coon­co­lo­gía me­jo­ra ca­li­dad de vi­da de en­fer­mos de cán­cer

Notitarde - - Cagua-villa De Cura-san Juan -

Ma­ra­cay, oc­tu­bre 21 (Ylia­na Díaz Ca­ro).- “Hay que co­men­zar por acla­rar que cán­cer no es si­nó­ni­mo de muer­te y par­tien­do de es­ta pre­mi­sa es im­pres­cin­di­ble man­te­ner una ac­ti­tud po­si­ti­va an­te la afec­ción, así co­mo el co­no­ci­mien­to pleno de lo que su­ce­de en su pro­ce­so, en el ám­bi­to emo­cio­nal y afec­ti­vo tan­to del pa­cien­te co­mo de fa­mi­lia­res y alle­ga­dos”.

Así lo afir­mó, Bettys­bel Var­gas Ló­pez, psi­có­lo­go clí­ni­co y de la sa­lud, quien tie­ne am­plia ex­pe­rien­cia en el tra­ta­mien­to de pa­cien­tes con cán­cer, y ase­gu­ró que la Psi­coon­co­lo­gía me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da, no so­lo del afec­ta­do, sino tam­bién de quie­nes lo ro­dean.

¿Qué es la Psi­coon­co­lo­gía?

Var­gas ex­pli­có que la Psi­coon­co­lo­gía es una es­pe­cia­li­dad de la Psi­co­lo­gía de la Sa­lud que es in­dis­pen­sa­ble pa­ra el pa­cien­te diag­nos­ti­ca­do con cán­cer du­ran­te to­do el pro­ce­so y desa­rro­llo de la en­fer­me­dad, de­bi­do a que es­tu­dia las va­ria­bles psi­co­ló­gi­cas im­plí­ci­tas, lo orien­ta y acom­pa­ña du­ran­te el tra­ta­mien­to, de acuer­do al es­ta­do en que se en­cuen­tra la afec­ción.

“El ob­je­ti­vo es que los pa­cien­tes apren­dan a man­te­ner un equi­li­brio en­tre el bie­nes­tar sub­je­ti­vo, que no es más que el gra­do de sa­tis­fac­ción en re­la­ción a los acon­te­ci­mien­tos vi­vi­dos, in­clui­do el diag­nós­ti­co ac­tual; el bie­nes­tar es­pi­ri­tual, re­la­cio­na­do con la co­ne­xión que te­ne­mos con nues­tro in­te­rior, la di­rec­ción ha­cia la cual se orien­ta nues­tra vi­da y la ne­ce­si­dad que tie­ne el in­di­vi­duo de creer en al­go, así co­mo tam­bién la re­si­lien­cia en re­la­ción a la acep­ta­ción de la pa­to­lo­gía y de lo que és­ta su­gie­re se­gún sea el ca­so”, ex­pli­có la psi­coon­có­lo­ga.

Acla­ró, que la con­sul­ta no so­lo se en­fo­ca en el pa­cien­te, sino tam­bién en la fa­mi­lia y cui­da­do­res, a quie­nes orien­ta en re­la­ción a la afec­ción, en aca­bar con los mi­tos y du­das que se pre­sen­tan y a ex­pli­car las con­duc­tas que pue­de ma­ni­fes­tar el afec­ta­do, de­bi­do a los cambios de áni­mo que pue­da ex­pe­ri­men­tar, cui­dan­do así no so­lo el equi­li­brio emo­cio­nal y men­tal del pa­cien­te, sino tam­bién del en­torno.

¿Por qué a mí? ¡No quie­ro mo­rir­me!

Des­ta­có que la an­gus­tia y la an­sie­dad son los prin­ci­pa­les mo­ti­vos de con­sul­ta de un pa­cien­te on­co­ló­gi­co, acom­pa­ña­dos del mie­do a la muer­te y la mu­ti­la­ción en el ca­so del cán­cer de ma­ma; ra­zón por la que es fre­cuen­te es­cu­char fra­ses co­mo, ¿por qué a mí?, “no pue­do de­jar de llo­rar” o “no quie­ro mo­rir­me“, en la pri­me­ra con­sul­ta.

Ale­gó que el cán­cer de ma­ma, diag­nos­ti­ca­do en su ma­yo­ría en las mu­je­res, afec­ta no­ta­ble­men­te la fe­mi­ni­dad, “al­te­ran­do con es­to el área emo­cio­nal, don­de los ni­ve­les ba­jos de au­to­es­ti­ma y los te­mo­res de la pér­di­da del sen­ti­do del ser mu­jer, “fra­gi­li­zan” a la pa­cien­te”.

El en­tre­te­ni­mien­to me­jo­ra no­ta­ble­men­te la sa­lud

Aña­dió la es­pe­cia­lis­ta, que de­bi- do a los sín­to­mas que pre­sen­tan los afec­ta­dos con cual­quier ti­po de cán­cer, sue­len evi­den­ciar­se al­tos ín­di­ces de es­trés, que cau­san des­equi­li­brio y afec­ta­ción a ni­vel in­mu­no­ló­gi­co, pro­pi­cian­do así el avan­ce de la en­fer­me­dad, por lo cual se ha­ce re­le­van­te la asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca. Por tal mo­ti­vo, re­co­men­dó a los pa­cien­tes rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des de re­crea­ción y es­par­ci­mien­to que más le agra­den, pre­via con­sul­ta con el on­có­lo­go tra­tan­te, ya que le per­mi­ti­rán dre­nar la ten­sión acu­mu­la­da de lo que la mis­ma do­len­cia en sí re­pre­sen­ta.

En­tre las ac­ti­vi­da­des que re­co­mien­da pa­ra li­be­rar stress men­cio­nó la lec­tu­ra, la música, la dan­za, las ma­nua­li­da­des, los pa­seos y las ca­mi­na­tas; ar­gu­men­tan­do que apar­te de me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo, tam­bién fa­vo­re­cen el ape­ti­to, sue­ño, ten­sión ar­te­rial; en­tre otros be­ne­fi­cios que ofre­cen. La es­pe­cia­lis­ta se pue­de con­tac­tar a tra­vés del co­rreo ire­ne­bel23@gmail.com y del te­lé­fono 0416-846.32.14.

Bettys­bel Var­gas, es­pe­cia­lis­ta en Psi­coon­co­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.