Hu­mil­dad de ver­dad

Notitarde - - Opinión - Isa­bel Vidal de Ten­rei­ro

La hu­mil­dad de ver­dad es sa­ber y creer que no so­mos na­da. ¿¿¿Na­da??? Aun­que crea­mos lo con­tra­rio, real­men­te y ob­je­ti­va­men­te, no so

mos na­da an­te Dios. Al pen­sar so­la­men­te en có­mo de­pen­de­mos de Dios pa­ra es­tar vi­vos o muer­tos, de có­mo de­pen­de­mos de Dios pa­ra que nues­tro co­ra­zón si­ga pal­pi­tan­do o no, po­de­mos dar­nos cuen­ta que so­mos na­da an­te Dios. Esa es nues­tra ver­dad. Esa es nues­tra reali­dad.

Dar­nos cuen­ta de es­to es co­men­zar a ser hu­mil­des. Y la hu­mil­dad es una vir­tud muy im­por­tan­te, tan im­por­tan­te que es el fun­da­men­to de to­das las vir­tu­des. Al ha­blar de hu­mil­dad ha­bla­mos de “ver­dad”, pues hu­mil­dad es “an­dar en ver­dad”. Es la de­fi­ni­ción que nos de­jó esa gran San­ta, Doc­to­ra de la Igle­sia, Te­re­sa de Je­sús, cu­ya fies­ta ce­le­bra­mos re­cien­te­men­te.

Es­to es im­por­tan­te pa­ra cap­tar bien nues­tra reali­dad, es de­cir: pa­ra po­der “an­dar en ver­dad”. Por­que con fre­cuen­cia su­ce­de que nos cree­mos muy ca­pa­ces por no­so­tros mis­mos, muy due­ños de nues­tras vi­das, muy in­de­pen­dien­tes de Dios. Y ac­ti­tu­des co­mo ésas, apar­te de no ser hu­mil­des, tam­po­co son rea­lis­tas.

La ver­dad es que la vir­tud de la

hu­mil­dad es des­pre­cia­da en nues­tro tiem­po. En nues­tros am­bien­tes más bien se fo­men­ta el or­gu­llo, la so­ber­bia y la in­de­pen­den­cia de Dios, ol­vi­dán­do­nos que Dios “se acer­ca al hu­mil­de y mi­ra de le­jos al so­ber­bio ” (Sal­mo 137).

Nues­tra fal­ta de hu­mil­dad pue­de tam­bién re­fle­jar­se en nues­tra ora­ción. Pue­de ser nues­tra ora­ción co­mo la del Fa­ri­seo de la pa­rá­bo­la que nos cuen­ta el Se­ñor (Lc. 18, 9-14), el cual se atre­vió a pre­sen­tar­se an­te Dios co­mo per­fec­to y co­mo su­pe­rior a un Pu­bli­cano que se pre­sen­ta­ba co­mo pe­ca­dor. Y la mo­ra­le­ja que nos de­ja el Se­ñor en su pa­rá­bo­la es aque­lla má­xi­ma el que se hu­mi­lla (aquél que re­co­no­ce su ver­dad) se

rá enal­te­ci­do (se­rá le­van­ta­do de su ba­je­za, de su na­da), y el que se enal­te­ce, se­rá hu­mi­lla­do.

El men­sa­je de la hu­mil­dad en la ora­ción no só­lo se re­fie­re a re­co­no­cer­nos pe­ca­do­res an­te Dios, sino tam­bién a re­co­no­cer nues­tra reali­dad an­te Dios. Y nues­tra reali­dad es que na­da so­mos an­te Dios, que na­da te­ne­mos que Él no nos ha­ya da­do, que na­da po­de­mos sin que Dios lo ha­ga en no­so­tros. Esa “reali­dad” es nues­tra “ver­dad”.

En­ton­ces... ¿có­mo po­de­mos ufa­nar­nos de au­to-su­fi­cien­tes, de au­to­es­ti­ma­bles, de au­to-ca­pa­ci­ta­dos?

Al re­co­no­cer­nos crea­tu­ras de­pen­dien­tes de Él, po­dre­mos tam­bién dar­nos cuen­ta que de­be­mos es­tar ate­ni­dos a sus le­yes, a sus de­seos, a sus pla­nes pa­ra nues­tra vi­da. Po­dre­mos dar­nos cuen­ta que nues­tra ora­ción de­be ser hu­mil­de, “ve­raz”, re­co­no­cién­do­nos de­pen­dien­tes de Dios, desean­do cum­plir sus pla­nes y no los nues­tros, bus­can­do sa­tis­fa­cer sus de­seos y no los nues­tros.

¡Ahh! Pe­ro fal­ta agre­gar que los pla­nes y los de­seos de Dios, aun­que nos cues­te acep­tar­lo, son mu­cho me­jo­res que los pla­nes y de­seos nues­tros.

En­ton­ces, an­te es­ta ver­dad-reali­dad del ser hu­mano, nues­tra ora­ción de­bie­ra ser una de ado­ra­ción. Y … ¿qué es ado­rar a Dios?

Es re­co­no­cer­lo co­mo nues­tro Crea­dor y nues­tro Due­ño. Es re­co­no­cer­me en ver­dad lo que soy: he­chu­ra de Dios, po­se­sión de Dios. Dios es mi Due­ño, yo le per­te­nez­co. Ado­rar, en­ton­ces, es to­mar con­cien­cia de esa de­pen­den­cia de Él y de la con­se­cuen­cia ló­gi­ca de esa de­pen­den­cia: en­tre­gar­me a Él y a su Vo­lun­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.