Un po­der fue­ra de ley

Notitarde - - Opinión - Si­món García @gar­cia­sim

To­do es­te pro­ce­so “re­vo­lu­cio­na­rio” es­tá ter­mi­nan­do co­mo co­men­zó: con un gol­pe de Es­ta­do. Por su ori­gen pro­fe­sio­nal, su formación y su desem­pe­ño, Chá­vez, des­de la con­quis­ta de la pre­si­den­cia se pro­pu­so im­po­ner una do­mi­na­ción de lar­ga du­ra­ción, ape­lan­do al po­pu­lis­mo y po­nien­do en jue­go un li­de­raz­go ca­ris­má­ti­co que atra­jo un apo­yo trans­ver­sal y ma­yo­ri­ta­rio. Dó­la­res le so­bra­ron.

Esa lar­ga edad “le­chu­ga” con- clu­yó. El es­pe­jis­mo de jus­ti­cia, igual­dad y bie­nes­tar se es­fu­mó. Ce­dió lu­gar a las ca­la­mi­da­des que de­ri­van de ha­ber des­trui­do el apa­ra­to pro­duc­ti­vo, re­du­ci­do al mí­ni­mo las con­di­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y ge­ne­ra­do la ma­yor po­bre­za del país y la gen­te que ja­más se ha­ya co­no­ci­do. Ma­du­ro tie­ne a a la so­cie­dad en si­tua­ción de so­bre­vi­ven­cia, con un des­me­di­do per­so­na­lis­mo que es in­com­pa­ti­ble con la de­mo­cra­cia.

Po­drá dis­cu­tir­se la na­tu­ra­le­za y la de­fi­ni­ción que ha ad­qui­ri­do el ré­gi­men con sus úl­ti­mas me­di­das. Pe­ro al mar­gen del co­lor con­que se quie­ra te­ñir la si­tua­ción, la ver­dad es que el go­bierno ce­rró el ca­mino elec­to­ral, la vía de­mo­crá­ti­ca y el aca­ta­mien­to a la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal. ¿Qué le que­da a los ciu­da­da­nos pa­ra de­fen­der­se de un Es­ta­do au­to­ri­ta­rio y que quie­re ser due­ño de la vi­da de to­dos?

La res­pues­ta de­be dar­la la MUD y el ar­co de or­ga­ni­za­cio­nes par­ti­dis­tas y so­cia­les que se mue­ven en torno a ella. Son quie­nes se han echa­do en sus es­pal­das el en­fren­ta­mien­to al ré­gi­men. Son los que han da­do apor­tes im­por­tan­tes a esa lu­cha, los que han con­tri­bui­do a las vic­to­rias y tam­bién los que han te­ni­do fa­llos, omi­sio­nes y erro­res. Pe­ro so­bre to­do, son el úni­co eje dis­po­ni­ble al cual ar­ti­cu­lar a las fuer­zas de opo­si­ción, a las ex­pre- sio­nes de desobe­dien­cia ci­vil y a to­dos los ve­ne­zo­la­nos de bue­na fe, in­di­fe­ren­te­men­te si apo­ya­ron a un go­bierno que aho­ra es­tá fue­ra y con­tra la Cons­ti­tu­ción.

Exis­ten to­das las con­di­cio­nes pa­ra trans­for­mar la exi­gen­cia del re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio en un fuer­te y am­plio mo­vi­mien­to na­cio­nal por el de­re­cho al vo­to, por la par­ti­ci­pa­ción de­mo­crá­ti­ca, por la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción y por la so­lu­ción de la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que es­tá con­de­nan­do al hambre y a la muer­te a un país que quie­re vi­vir en paz. De­re­cho que es in­com­pa­ti­ble con la exis­ten­cia de un go­bierno cu­ya úni­ca fun­ción es crear cri­sis don­de quie­ra que ac­túa.

Una de las cla­ves es que esa di­men­sión so­cial no sea só­lo un des­plan­te vo­lun­ta­ris­ta y que una lu­cha que de­be im­pli­car a to­da la so­cie­dad se re­duz­ca a una ac­ción de van­guar­dias.

El co­ra­je y la fir­me­za son ne­ce­sa­rios pa­ra en­fren­tar una dic­ta­du­ra. Pe­ro el com­ba­te en la ca­lle, la mo­vi­li­za­ción en otros es­pa­cios, el agre­ga­do in­di­vi­dual de­ben, más que nun­ca, te­ner ob­je­ti­vos cla­ros. Aho­ra la efi­ca­cia se mi­de por cam­biar de­mo­crá­ti­ca, pa­cí­fi­ca, elec­to­ral y cons­ti­tu­cio­nal­men­te de pre­si­den­te, de go­bierno y de mo­de­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.