Frau­de de la MUD fue in­du­ci­do por el par­ti­do Pri­me­ro Jus­ti­cia

Or­te­ga: Ca­pri­les se­ría be­ne­fi­cia­do si alian­za es su­pri­mi­da

Notitarde - - Portada - Ri­car­do Ma­rín

El dipu­tado Saúl Or­te­ga, di­ri­gen­te re­gio­nal del Psuv, ase­gu­ró que si la MUD es su­pri­mi­da co­mo par­ti­do po­lí­ti­co en el CNE, a raíz del pre­sun­to frau­de en la re- co­lec­ción de fir­mas pa­ra so­li­ci­tar se ac­ti­ve el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio, el prin­ci­pal be­ne­fi­cia­do de ello se­ría Hen­ri­que Ca­pri­les, por­que so­lo así po­dría postu- lar­se a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca por ter­ce­ra vez. Las otras dos fue de­rro­ta­do por Hu­go Chá­vez y por el ac­tual pre­si­den­te, Ni­co­lás Ma­du­ro.

El de­side­rá­tum que dio muer­te cer­te­ra al pro­ce­so del re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio, que pa­ra esas fe­chas es­ta­ba a pun­to de en­trar a la fa­se de re­co­lec­ción del 20% de las fir­mas, fue emi­ti­do por el Tri­bu­nal Ter­ce­ro de Pri­me­ra Ins­tan­cia en Fun­cio­nes de Con­trol de la Cir­cuns­crip­ción Ju­di­cial del es­ta­do Ca­ra­bo­bo, a car­go del juez Al­fre­do To­re­dit Ro­jas, aque­lla tar­de del jue­ves 19 de oc­tu­bre, cuan­do el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co del país se vol­vió otra vez in­cier­to, ex­pec­tan­te y ten­so.

Las reac­cio­nes opo­si­to­ras tar­da­ron en lle­gar, mi­li­mé­tri­ca­men­te es­tu­dia­das en reunio­nes de emer­gen­cias en Ca­ra­cas y en cual­quier lu­gar don­de pu­die­ran re­or­ga­ni­zar sus ideas y pre­pa­rar una de­cla­ra­ción uni­ta­ria pa­ra los vo­tan­tes opo­si­to­res, que pa­ra esas ho­ras ya co­lap­sa­ban las re­des so­cia­les con im­pro­pe­rios que te­nían la mis­ma con­tun­den­cia con­tra el go­bierno que cuan­do se re­fe­rían a la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD).

No fal­tó quien ase­ve­ra­ra que la opo­si­ción no ha­bla­ba por­que “no te­nía idea de qué ha­cer” y has­ta quien ase­gu­ra­ra que se tra­ta­ba de una cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da, en la que so­lo los ciu­da­da­nos es­ta­ban ig­no­ran­tes de la si­tua­ción. Tar­dó 36 ho­ras la MUD pa­ra di­ri­gir­se al país.

El ofi­cia­lis­mo se mos­tró triun­fan­te, ba­jo el ar­gu­men­to diá­fano de que se tra­ta de una ac­ción pe­nal, pro­mo­vi­da des­de los tri­bu­na­les co­rres­pon­dien­tes, una vez que el go­ber­na­dor de Ca­ra­bo­bo, Francisco Ame­liach, in­tro­du­je­ra una que­re­lla con­tra la MUD por el su­pues­to de­li­to de frau­de elec­to­ral, pues la pos­tu­ra ofi­cial siem­pre ha si­do, des­de ma­yo de es­te año, que el Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio es un de­re­cho es­ta­ble­ci­do en la Car­ta Mag­na, pe­ro con pro­ce­sos y re­gla­men­tos que de­ben ser res­pe­ta­dos y ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia vio­len­ta­dos.

Por eso, el coor­di­na­dor re­gio­nal del Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la (Psuv) y dipu­tado de la Asam­blea Na­cio­nal (AN) Saúl Or­te­ga, vi­si­tó No­ti­tar­de, en com­pa­ñía de los querellantes y ase­so­res ju­rí­di­cos del go­ber­na­dor y la tol­da ro­ja, Wil­son Gó­mez Guevara y Jo­sé Vi­lla­rroel, pa­ra con­ver­sar en el fo­ro De­sa­yuno en la Re­dac­ción so­bre es­te te­ma y sus im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas y le­ga­les.

En es­ta opor­tu­ni­dad, es­tu­vie­ron pre­sen­tes Gus­ta­vo Ríz­quez, di­rec­tor de No­ti­tar­de; Jorge Chá­vez Mo­ra­les, sub­di­rec­tor; Va­nes­sa Ca­rre­ño, edi­to­ra, la periodista di­gi­tal En­millyn Arau­jo; Jen­ni­fer In­fan­te, re­por­te­ra grá­fi­ca y quien es­cri­be, Ri­car­do Ma­rín.

Una ju­ga­da de la­bo­ra­to­rio

Saúl Or­te­ga fue cla­ro y con­ci­so en ase­ve­rar que Pri­me­ro Jus­ti­cia ha­bría cau­sa­do in­ten­cio­nal­men­te el “frau­de elec­to­ral”, a tra­vés de da­tos fal­sos y otras irre­gu­la­ri­da­des pa­ra oca­sio­nar un pro­ce­di­mien­to ju­di­cial y elec­to­ral que de­tu­vie­ra el re­vo­ca­to­rio y así ge­ne­rar una ga­nan­cia po­lí­ti­ca que ten­dría dos ob­je­ti­vos: Res­pon­sa­bi­li­zar al es­ta­do “dic­ta­to­rial” de una nue­va ar­bi­tra­rie­dad de los Po­de­res Pú­bli­cos, ade­más de pu­jar una san­ción con­tra la MUD, que la lle­ve a ser su­pri­mi­da co­mo tol­da, lo que da­ría la po­si­bi­li­dad a Hen­ri­que Ca­pri­les de as­pi­rar nue­va­men­te a una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, pues den­tro de la coa­li­ción no ten­dría ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de ha­cer­lo. Se­ría lo que lla­man “una sa­li­da de­co­ro­sa”.

“To­do apun­ta a que Pri­me­ro Jus­ti­cia (PJ) es el par­ti­do que tiene la in­ten­ción de co­me­ter el frau­de pa­ra te­ner re­sul­ta­dos pos­te­rio­res (…) la MUD es­tá di­ri­gi­da por un su­pra­co­go­llo de 4 par­ti­dos, de los cua­les 3 han ge­ne­ra­do acuer­dos que ya tu­vie­ron re­sul­ta­dos en las elec­cio­nes in­ter­nas pa­ra la pre­si- den­cia de la AN. Se pu­sie­ron de acuer­do Vo­lun­tad Po­pu­lar (VP), Un Nue­vo Tiem­po (UNT) y Ac­ción De­mo­crá­ti­ca (AD) pa­ra de­jar a un la­do a Ju­lio Bor­ges en el má­xi­mo pues­to de la Asam­blea”, di­jo el mi­li­tan­te bo­li­va­riano.

Pe­ro es­ta ase­ve­ra­ción so­lo en­cuen­tra sen­ti­do si se analiza en con­jun­to a la otra sen­ten­cia de Or­te­ga, que de­ja­ría cla­ro el ar­gu­men­to por el que Psuv pre­su­me que la irre­gu­la­ri­dad pre­sen­te en la re­co­lec­ción del 1% de las fir­mas, ha­bría si­do pla­ni­fi­ca­da con un cri­te­rio es­tra­té­gi­co.

“Pa­re­cie­ra ser que en una fu­tu­ra can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, el se­ñor Ca­pri­les no tiene fá­cil las po­si­bi­li­da­des, pues de ser la MUD quien di­ri­ja el mé­to­do pa­ra es­co­ger al aban­de­ra­do, es muy pro­ba­ble que se re­pi­ta el es­ce­na­rio de la AN (…) Hay una ne­ce­si­dad de Ca­pri­les de per­ju­di­car al par­ti­do MUD y qui­tar­se de en­ci­ma esa fi­gu­ra pa­ra te­ner opor­tu­ni­da­des. Es­to que­da en el cam­po de la es­pe­cu­la­ción, pe­ro es muy pro­ba­ble”, se­ña­ló.

Saúl Or­te­ga ha­ce re­fe­ren­cia real­men­te a lo que en la pren­sa na­cio­nal se co­no­ce co­mo el “G-4”; una es­pe­cie de cón­cla­ve dis­cre­ta que con­cen­tra en sus fi­las a la ma­yo­ría de los elec­to­res de la opo­si­ción, de acuer­do a los úl­ti­mos re­gis­tros elec­to­ra­les. Es­tos par­ti­dos son AD, VP, PJ y UNT.

Se­gún al­gu­nos ar­ti­cu­lis­tas y ana­lis­tas po­lí­ti­cos, se­ría en las reunio­nes de es­te gru­po que se de­fi­ni­rían can­di­da­tu­ras, ma­nio­bras, de­cla­ra­cio­nes y de­más asun­tos de la po­lí­ti­ca opo­si­to­ra.

Por esa ra­zón, el dipu­tado Saúl Or­te­ga atri­bu­ye la “ju­ga­da del me­ga­frau­de” a un su­pues­to mo­vi­mien­to de ta­ble­ro por par­te de Pri­me­ro Jus­ti­cia pa­ra bus­car una sa­li­da de­co­ro­sa al pro­ble­ma que sig­ni­fi­ca­ría la MUD pa­ra las reite­ra­das as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les de Hen­ri­que Ca­pri­les. Pues lo que sí es un se­cre­to a vo­ces pa­ra la pren­sa opo­si­to­ra y ofi­cial, son las di­fe­ren­cias en­tre la ma­yo­ría so­cial­de­mó­cra­ta ( AD, VP y UNT), con la frac­ción de ori­gen so­cial­cris­tiano: PJ.

“Son mu­chos los ele­men­tos que apun­tan a creer que des­de PJ y es­pe­cí­fi­ca­men­te des­de la fi­gu­ra de Ca­pri­les hay la in­ten­ción de crear es­ta si­tua­ción, que nos obli­ga a ac­tuar. Al fi­nal el ob­je­ti­vo es aca­bar con la MUD”, di­jo.

Aho­ra bien, pa­ra que es­to su­ce­da es ne­ce­sa­rio ac­ti­var una se­rie de pro­ce­di­mien­tos le­ga­les, que ya ini­cia­ron su cur­so el pa­sa­do 19 de oc­tu­bre. Sin em­bar­go, en cuan­to a la MUD con­cier­ne, bas­ta­ría con que se dic­ta­mi­na­ra si efec­ti­va­men­te exis­tió el su­pues­to frau­de elec­to­ral pa­ra que se apli­ca­ra el ar­tícu­lo 27 - li­te­ral D de la Ley de Par­ti­dos Po­lí­ti­cos, Reunio­nes y Ma­ni­fes­ta­cio­nes, que re­za que la ins­crip­ción de una tol­da se can­ce­la­rá “cuan­do se com­prue­be que ha ob­te­ni­do su ins­crip­ción en frau­de a la ley, o se han de­ja­do de cum­plir los re­qui­si­tos en ella se­ña­la­dos o su ac­tua­ción no es­tu­vie­re ajus­ta­da a las nor­mas le­ga­les”.

“El me­ga­frau­de”

Saúl Or­te­ga sos­tu­vo que la la­bor del Po­der Elec­to­ral es inequí­vo­ca­men­te co­la­bo­rar con los par­ti­dos y los ciu­da­da­nos a fa­ci­li­tar pro­ce­sos elec­to­ra­les. Pe­ro es­tos pro­ce­sos tie­nen una re­gla­men­ta­ción que por el bien del Es­ta­do de De­re­cho son in­vio­la­bles e in­ma­cu­la­dos. Se­gún Or­te­ga, la MUD no cum­plió con ello.

“No­so­tros te­ne­mos la obli­ga­ción de ac­tuar cuan­do se es­tá en pre­sen­cia de cual­quier al­te­ra­ción del or­den cons­ti­tu­cio­nal. En es­te ca­so, unos ac­to­res po­lí­ti­cos co­me­tie­ron un gran frau­de al Es­ta­do ve­ne­zo­lano, a los elec­to­res, al país y al mun­do. Hay ele­men­tos que con­du­cen a que eso fue un gran frau­de”, ex­pli­có.

Por eso, el go­ber­na­dor de Ca­ra­bo­bo, Francisco Ame­liach in­tro­du­jo una que­re­lla an­te los tri­bu­na­les re­gio­na­les, que dic­ta­mi­na­ron una me­di­da cau­te­lar que se re­pli­có el mis­mo día en va­rios es­ta­dos del país, lo que lle­vó al CNE a sus­pen­der el pro­ce­so pa­ra lle­gar al re­vo­ca­to­rio, mien­tras las ins­ti­tu­cio­nes abrían una ave­ri­gua­ción.

Jo­sé Vi­lla­rroel, con­sul­tor ju­rí­di­co de la di­rec­ción na­cio­nal del Psuv, ex­pli­có que las irre­gu­la­ri­da­des se evi­den­cia­ron en el pro­ce­so de au­di­to­ría que vino lue­go de la con­sig­na­ción del 1% de las fir­mas del Re­gis­tro Elec­to­ral (RE), cuan­do los ana­lis­tas ob­ser­va­ron in­cohe­ren­cias en las cé­du­las de per­so­nas que no per­te­ne­cían al RE, otros que ha­brían fa­lle­ci­do, al­gu­nos in­ha­bi­li­ta­dos de de­re­chos po­lí­ti­cos, ade­más de me­no­res de edad.

Vi­lla­rroel dio cuen­ta de unos 10 mil 995 fa­lle­ci­dos que ha­brían apa­re­ci­do co­mo so­li­ci­tan­tes del pro­ce­so re­vo­ca­to­rio, ade­más de 3 mil 3 me­no­res de edad y mil 335 in­ha­bi­li­ta­dos pa­ra fir­mar, así co­mo de de­nun­cias de mi­li­tan­tes ofi­cia­lis­tas que ha­brían apa­re­ci­do en las lis­tas de ve­ne­zo­la­nos que pi­den sa­lir del go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro, a tra­vés del me­ca­nis­mo re­fren­da­rio.

“To­do apun­ta a que Pri­me­ro Jus­ti­cia es el par­ti­do po­lí­ti­co que tiene la in­ten­ción de co­me­ter el frau­de, pa­ra bus­car re­sul­ta­dos pos­te­rio­res”. “Hay una ne­ce­si­dad del se­ñor Ca­pri­les de per­ju­di­car a la MUD y qui­tar­se de en­ci­ma esa fi­gu­ra, es­to que­da en el cam­po de la es­pe­cu­la­ción, pe­ro es muy pro­ba­ble.

El abo­ga­do se­ña­ló que la re­la­ción errá­ti­ca de fir­mas era de al me­nos el 31%, lo que sig­ni­fi­ca que es vá­li­do ha­blar de un “me­ga­frau­de”.

“Ellos so­lo te­nían que re­co­ger 200 mil fir­mas. Re­co­gie­ron 2 mi­llo­nes, de las que 600 mil eran frau­du­len­tas, o sea, tres ve­ces más de lo re­que­ri­do”, ar­gu­yó Vi­lla­rroel.

En el ca­so del es­ta­do Ca­ra­bo­bo, la en­ti­dad ten­dría la me­da­lla de bron­ce en irre­gu­la­ri­da­des, pues Vi­lla­rroel afir­mó que se re­gis­tró un mon­to apro­xi­ma­do de

mil 94 fa­lle­ci­dos que apa­re­cie­ron fir­man­do pa­ra ac­ti­var el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio, lo que da tam­bién una re­la­ción de 31% de error. El pri­mer lu­gar en las irre­gu­la­ri­da­des lo ha­bría te­ni­do el es­ta­do Mi­ran­da.

Por su par­te, Wil­son Gó­mez Guevara, agre­gó que de acuer­do a lo es­ta­ble­ci­do en la nor­ma­ti­va pa­ra la ac­ti­va­ción de un re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio, se de­ja ver des­de un ini­cio que es­te pro­ce­di­mien­to du­ra apro­xi­ma­da­men­te 250 días, al­go que los téc­ni­cos elec­to­ra­les de la opo­si­ción sa­bían- se­gún Gó­mez Guevara- lo que lle­va a pen­sar que la in­ten­ción de que se des­cu­brie­ra un frau­de en al­gún mo­men­to de la au­di­to­ría era muy cla­ra, pues la opo­si­ción de­ci­dió ini­ciar ges­tio­nes en ma­yo, cuan­do pu­do ha­cer­lo a par­tir del 5 de enero y aho­rrar tiem­po.

Gó­mez Guevara de­ta­lló -ade­más- que la in­ten­ción era ha­cer creer que es la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ve­ne­zo­la­na, quien nie­ga el de­re­cho al re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio y no co­mo sos­tie­nen hoy en el ofi­cia­lis­mo, que se tra­tó de un pro­ce­so vi­cia­do des­de el ini­cio, “con co­no­ci­mien­to de cau­sa”.

El abo­ga­do del pri­mer man­da­ta­rio re­gio­nal y acom­pa­ñan­te en la que­re­lla in­tro­du­ci­da en Tri­bu­na­les, aler­tó que esa ac­ción “frau­du­len­ta” tiene res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les que re­caen so­bre la di­rec­ti­va de la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca ( MUD) pues se­rían ellos los res­pon­sa­bles di­rec­tos de la irre­gu­la­ri­dad.

“Aquí es don­de de­vie­ne to­do el asun­to de la que­re­lla. Hay res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les so­bre los ac­to­res de ese par­ti­do po­lí­ti­co y so­bre quie­nes pro­mo­vie­ron el re­fe­rén­dum a ni­vel re­gio­nal y na­cio­nal. Sea in­du­ci­do o no hay con­se­cuen­cias pe­na­les”, di­jo el abo­ga­do de la Re­pú­bli­ca.

Gó­mez Guevara des­ta­có que la Ju­ris­dic­ción Pe­nal tiene ple­na res­pon­sa­bi­li­dad y ca­pa­ci­dad de ac­ción en los de­li­tos de ti­po elec­to­ral y acla­ró que estas res­pon­sa­bi­li­da­des re­caen so­bre los res­pon­sa­bles di­rec­tos del par­ti­do que con­vo­có el pro­ce­so re­fren­da­rio que es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des.

Re­cen­so de los par­ti­dos

El 5 de enero de es­te año, la Sa­la Cons­ti­tu­cio­nal del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) emi­tió una sen­ten­cia en la que ins­tru­yó al CNE a que die­ra los ins­truc­ti­vos pa­ra re­cen­sar y re­ins­cri­bir a to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos que no han par­ti­ci­pa­do en más de dos oca­sio­nes en una pro­ce­so elec­cio­na­rio, pues­to que las tol­das que in­te­gran la MUD, no ac­tua­ron con sus si­glas, sino ba­jo la fi­gu­ra de lo que ellos de­no­mi­na­ron alian­za. Real­men­te la MUD se es­ta­ble­ció co­mo par­ti­do po­lí­ti­co y de­ben aho­ra o re­ins­cri­bir­se co­mo tol­das na­cio­na­les o des­apa­re­cer pa­ra pa­sar a ser Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca, pues en ese re­cur­so de in­ter­pre­ta­ción emi­ti­do por el Dr. Cé­sar Burguera, se es­ta­ble­ció la prohi­bi­ción de la do­ble mi­li­tan­cia.

En es­te sen­ti­do, Saúl Or­te­ga in­di­có que la fie­bre del re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio hi­zo que los par­ti­dos des­via­ran su aten­ción de las elec­cio­nes re­gio­na­les, re­con­vo­ca­das pa­ra el pri­mer se­mes­tre del año 2017, pe­ro ade­más des­es­ti­ma­ran la ne­ce­si­dad de re­ins­cri­bir­se en el CNE, co­mo re­qui­si­to pa­ra par­ti­ci­par en los co­mi­cios re­gio­na­les.

“El he­cho de con­vo­car el even­to re­fren­da­rio per­tur­bó la po­si­bi­li­dad de que en el ca­len­da­rio elec­to­ral se hu­bie­ren or­ga­ni­za­do las elec­cio­nes a go­ber­na­dor. Ellos son los res­pon­sa­bles del por­qué no se hi­zo es­te año”, re­sal­tó.

En­fa­ti­zó que los par­ti­dos cuen­tan hoy con un muy cor­to pe­río­do pa­ra po­der re­cen­sar­se an­te el Po­der Elec­to­ral, pues han de­bi­do ha­cer­lo trein­ta días des­pués de la re­so­lu­ción 0001 del TSJ, de es­te pe­río­do 2016. En ese ca­so, los más afec­ta­dos se­rían los par­ti­dos pe­que­ños, que no ten­drían la ca­pa­ci­dad de re­co­ger 0,5% de las fir­mas del re­gis­tro elec­to­ral vi­gen­te, en al me­nos 12 es­ta­dos del país, pa­ra po­der le­gi­ti­mar­se co­mo tol­da na­cio­nal. Or­te­ga sos­tu­vo que en es­te ca­so se tra­ta tam­bién de otra ju­ga­da del G4.

“Allí se van a fa­vo­re­cer los par­ti­dos que tie­nen ma­yor po­si­bi­li­da­des. Pa­re­ce que los be­ne­fi­cia­dos van a ser los par­ti­dos del G4, en des­me­dro de un con­jun­to de par­ti­dos que van a ser afec­ta­dos por es­ta ma­nio­bra de la cú­pu­la opo­si­to­ra. Pa­re­ce que hay una in­ten­cio­na­li­dad de qui­tar ele­men­tos que pu­die­ran ser mo­les­to­sos den­tro de la opo­si­ción”, ar­gu­yó.

Psuv de­nun­ció que hay 10 mil 995 fa­lle­ci­dos que apa­re­cen fir­man­do, 3 mil 3 me­no­res de edad, ade­más de 1 mil 335 in­ha­bi­li­ta­dos de de­re­chos po­lí­ti­cos. “El he­cho de con­vo­car el even­to re­fren­da­rio per­tur­bó la po­si­bi­li­dad de que en el ca­len­da­rio se or­ga­ni­za­ran las elec­cio­nes re­gio­na­les. Ellos (MUD) son los res­pon­sa­bles”.

Saúl Or­te­ga, Wil­son Gó­mez Guevara, Ri­car­do Ma­rín, Gus­ta­vo Ríz­quez, Jo­sé Vi­lla­rroel, En­millyn Arau­jo, Jorge Chá­vez Mo­ra­les, Va­nes­sa Ca­rre­ño.

Jo­sé Vi­lla­rroel, con­sul­tor ju­rí­di­co del Psuv.

Wil­son Gó­mez Guevara, con­sul­tor ju­rí­di­co.

Saúl Or­te­ga, dipu­tado de la Asam­blea Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.