En­la­zar la lu­cha so­cial con la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción

La po­lí­ti­ca es así

Notitarde - - Opinión - Nelson Acos­ta Es­pi­no­za

A los ojos de mu­chos lec­to­res, pu­die­ra pa­re­cer exa­ge­ra­da la apre­cia­ción que a con­ti­nua­ción voy a se­ña­lar. Sin em­bar­go, me atre­ve­ré a co­rrer es­te ries­go. Des­pués de to­do, de eso se tra­ta el ofi­cio de co­lum­nis­ta: in­ten­tar for­mar opi­nión so­bre te­mas de ac­tua­li­dad.

Bien, creo es jus­to se­ña­lar que la di­rec­ción po­lí­ti­ca de la opo­si­ción ha si­do des­bor­da­da, nue­va­men­te, por las ac­cio­nes de los apa­ra­tos ju­rí­di­cos y elec­to­ra­les del go­bierno. Con­tras­ta, por ejem­plo, la ce­le­ri­dad del ofi­cia­lis­mo en to­mar me­di­das con­tra el re­fe­rén­dum con el sen­ti­mien­to de “sor­pre­sa” que inun­dó a sec­to­res de la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca al ha­cer­se pú­bli­ca es­ta de­ci­sión. Má­xi­me, cuan­do ya se ad­ver­tía que un fa­llo de esa na­tu­ra­le­za se es­ta­ba co­ci­nan­do y ha­bía si­do anun­cia­do por re­pre­sen­tan­tes del go­bierno.

El frau­de, sin la me­nor du­da, es­ta­ba avi­sa­do. Vea­mos. El 20%, por de­ci­sión de la Sa­la Elec­to­ral, de­bía re­co­lec­tar­se por es­ta­dos. En otras pa­la­bras, bas­ta­ba no al­can­zar a la re­co­lec­ción del 20% en un es­ta­do pa­ra que el CNE sus­pen­die­ra el ac­to elec­to­ral en to­do el país. Se des­co­no­cía así la cir­cuns­crip­ción na­cio­nal del RR.

El pun­to cul­mi­nan­te de es­te pro­ce­so con­ti­nua­do de frau­de lo cons­ti­tu­ye el anun­cio por par­te de va­rios go­ber­na­do­res del sec­tor ofi­cial de sen­ten­cias de tri­bu­na­les pe­na­les anu­lan­do el re­vo­ca­to­rio. El CNE cie­rra, con bro­che de oro, es­ta es­ta­fa al or­den cons­ti­tu­cio­nal al anun­ciar la sus­pen­sión de RR en to­do el país. Di­cho en cor­to: la na­ción aca­ba de pre­sen­ciar un gol­pe de es­ta­do de nue­vo cu­yo: la sub­ver­sión post mo­der­na del or­de­na­mien­to po­lí­ti­co vi­gen­te.

Aho­ra bien, ¿Cuá­les han de ser los cur­sos de ac­ción pa­ra el sec­tor de­mo­crá­ti­co de la opo­si­ción? ¿Pa­sar de la lu­cha de mo­vi­mien­tos a la de trin­che­ras?

Voy a in­ten­tar ex­pli­car es­ta úl­ti­ma afir­ma­ción. La opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca, a mi jui­cio, ha ago­ta­do to­das las vías de na­tu­ra­le­za ins­ti­tu­cio­nal (gue­rra de mo­vi­mien­tos) pa­ra in­ten­tar dar una sa­li­da cons­ti­tu­cio­nal al con­flic­to po­lí­ti­co. La úl­ti­ma vía ins­ti­tu­cio­nal que que­da­ba – el re­fe­rén­dum- fue sus­pen­di­do me­dian­te un frau­de a las nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les y al es­ta­do de de­re­cho vi­gen­te en el país. En otras pa­la­bras, to­das las vías ins­ti­tu­cio­na­les que de­pen­den de los Po­de­res Pú­bli­cos, y a las cua­les se ha acu­di­do pa­ra so­lu­cio­nar la cri­sis por la que atra­vie­sa Ve­ne­zue­la, han si­do ce­rra­das.

Re­gre­se­mos a la dis­tin­ción en­tre los dos ti­pos de es­tra­te­gias men­cio­na­dos en el pá­rra­fo an­te­rior. Soy de la opi­nión que la di­rec­ción po­lí­ti­ca de la opo­si­ción de­be vol­car­se ha­cia la gen­te y sus ne­ce­si­da­des. Ahí se en­cuen­tran las “trin­che­ras” que de­ben co­bi­jar la lu­cha con­tra es­ta dic­ta­du­ra post mo­der­na.

Son dis­tin­tas, en­ton­ces, las re­glas so­bre las cua­les se de­be­rá or­ga­ni­zar las con­tien­das fu­tu­ras. Por un la­do, hay que ir al en­cuen­tro de las ne­ce­si­da­des de la po­bla­ción. Po­li­ti­zar esas ca­ren­cias y orien­tar­les ha­cia el re­cha­zo de los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de sus pe­nu­rias: Ma­du­ro y el so­cia­lis­mo del si­glo XXI. Y, por el otro, hay que ha­cer reali­dad el pre­cep­to de acuer­do al cual la so­be­ra­nía re­si­de en el pue­blo. Y en nom­bre de es­ta so­be­ra­nía lu­char pa­ra el res­ta­ble­ci­mien­to de la vi­gen­cia de la Cons­ti­tu­ción.

Es­ta­mos an­te una opor­tu­ni­dad de na­tu­ra­le­za his­tó­ri­ca: do­tar de sig­ni­fi­ca­ción so­cial la lu­cha por el res­ta­ble­ci­mien­to de la nor­ma­ti­va cons­ti­tu­cio­nal. Pan y de­re­chos se pue­den ar­ti­cu­lar mu­tua­men­te. De eso de se tra­ta la gue­rra de trin­che­ras. In­ten­tar, des­de la so­cie­dad ci­vil, es­ta­ble­cer una re­la­ción de im­pli­ca­ción en­tre las lu­chas de na­tu­ra­le­za reivin­di­ca­ti­vas (sa­la­ria­les, sa­lud, edu­ca­ti­vas, ca­li­dad de vida, en­tre otros) con las de ín­do­le po­lí­ti­co (vi­gen­cia de la cons­ti­tu­ción).

Des­de lue­go, la ta­rea no es fá­cil. Cons­pi­ra con­tra es­ta for­ma de lu­cha una cier­ta cul­tu­ra po­lí­ti­ca que ha­ce de la transac­ción un ob­je­ti­vo en sí mis­mo. Es­ta ten­den­cia ha de ser de­rro­ta­da. Pa­ra ello se­ría ne­ce­sa­rio or­ga­ni­zar un vas­to mo­vi­mien­to so­cial más allá de la MUD, Guar­dan­do las dis­tan­cias, una suer­te de Fren­te Po­pu­lar que in­vo­lu­cre a una di­ver­si­dad de ac­to­res (uni­ver­si­da­des, sin­di­ca­tos, fe­de­ra­cio­nes de es­tu­dian­tes, aso­cia­cio­nes de ve­ci­nos, en­tre otros).

En fin, un fren­te he­te­ro­gé­neo que en­la­ce la de­fen­sa del or­den cons­ti­tu­cio­nal y la lu­cha por la ca­li­dad de vida de la po­bla­ción.

La po­lí­ti­ca, pu­die­ra ser así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.