NO­TI­TAR­DE

Notitarde - - Tangente - Jo­sé Car­los De Nó­bre­ga

l poe­ta bra­si­le­ño Ma­nu e l Ban­dei­ra, en uno de sus poe­mas, nos des­cri­be una bes­tia que es­ta­ba bus­can­do co­mi­da en el ba­su­re­ro del pa­tio: “Tra­ga­ba con vo­ra­ci­dad // El ani­mal no era un pe­rro, / No era un ga­to / No era un ra­tón. // El ani­mal, Dios mío, era un hom­bre”. Es­te ate­rra­dor bes­tia­rio, se pue­de asi­mi­lar a las ma­sas des­di­cha­das que van en pro­cu­ra de los pro­duc­tos re­gu­la­dos en los mer­ca­dos pe­ri­fé­ri­cos y los su­per­mer­ca­dos pri­va­dos ubi­ca­dos en Ca­ra­bo­bo. Un mar­tes nos to­có nues­tra pri­me­ra in­cur­sión en es­ta ac­ti­vi­dad de re­co­lec­ción ali­men­ti­cia pe­ri­pa­té­ti­ca: A la 1 am, des­per­té con­ver­ti­do en os­cu­ro ba­cha­co dis­pues­to a una jor­na­da vil y ab­sur­da de so­bre­vi­ven­cia.

Las co­las in­ter­mi­na­bles de con­su­mi­do­res y ven­de­do­res [de ca­fé, ci­ga­rros o in­dul­gen­cias mer­ca­chi­fles pa­ra co­lear­se], ade­más de la anar­quía, la vio­len­cia, la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad que in­vo­lu­cran, no son gra­tui­tas ni pro­duc­to de la ri­si­ble y opro­bio­sa co­yun­tu­ra que nos gol­pea. Por el con­tra­rio, se tra­ta de un hor­mi­gue­ro ab­yec­to, di­se­ña­do e ins­tru­men­ta­do por los po­de­res fác­ti­cos alia­dos en una so­cie­dad de cóm­pli­ces bi­par­ti­ta y re­edi­ta­da. Los Ba­cha­cos Re­yes nun­ca es­tán a la vis­ta, pues­to que di­ri­gen y co­bran los ma­yo­res di­vi­den­dos de es­te des­ma­dre de com­pra y ven­ta. Ocu­pan sus Pa­la­cios, Cuar­te­les y Asam­bleas con la in­do­len­cia crá­pu­la de la éli­te po­lí­ti­ca, ar­ma­da y fi­nan­cie­ra que se re­go­dea con el do­lor de los Ba­cha­cos Obre­ros.

Los Ba­cha­cos Zán­ga­nos cons­ti­tu­yen los in­ter­me­dia­rios en es­ta re­ba­ti­ña es­pan­to­sa de tres pa­que­tes de pas­ta, dos bo­te­llas de sal­sa de to­ma­te, un po­te de man­te­qui­lla y una do­ce­na de ro­llos de pa­pel toi­let por ba­cha­co bre­ga­dor. Lo ve­ri­fi­ca­mos en dos Su­per­mer­ca­dos del Nor­te de la ciu­dad de Va­len­cia. Los Zán­ga­nos La­za­ri­llos tra­fi­can los lu­ga­res en la co­la a cam­bio de di­ne­ro en efec­ti­vo o, me­jor aún, su equi­va­len­te en pro­duc­tos a re­ven­der con so­bre­pre­cio en bo­de­gas o abas­tos [uno de pas­ta y/o una de sal­sa por ca­be­za]. Por lo ge­ne­ral, el la­za­ri­llo es un muy jo­ven de­ser­tor de la es­cue­la, pues ni su ofi­cio, ni el de si­ca­rio, mu­cho me­nos el Doc­to­ra­do Pran son ca­rre­ras ofer­ta­das por un sis­te­ma edu­ca­ti­vo chue­co. Los Zán­ga­nos Ver­des in­te­gran la cla­se ar­ma­da que ava­la el mer­ca­do ne­gro co­mo tal [es­te rol sí se es­tu­dia for­mal­men­te y gradúa a guar­dias, pa­cos mul­ti­co­lo­res y ju­di­cia­les pe­la­fus­ta­nes en las ar­tes del re­bus­que]: Si­mu­lan el or­den ce­rra­do de la com­par­sa que des­fi­la a la in­tem­pe­rie y en el in­te­rior del hor­mi­gue­ro mer­can­til, pues se tra­ta en sí de ve­lar que es­te caos de la ofer­ta fla­ca y la de­man­da ham­brien­ta se reali­ce sin que­ja ni pro­tes­ta obre­ra al­gu­na. Los Zán­ga­nos Blan­cos por­tan el car­net de ge­ren­cia del mer­ca­do pe­ri­fé­ri­co o su­per­mer­ca­do, en tan­to pa­ten­te de cor­so pa­ra do­si­fi­car el flu­jo de los pa­té­ti­cos com­bos a ven­der e in­fli­gir in­sul­tos a tan des­gra­cia­da clien­te­la.

Lue­go de más de diez ho­ras de hu­mi­lla­cio­nes y ofen­sas, nos hi­ci­mos con un mer­ca­do de la mi­se­ria equi­va­len­te a tres ki­los de ha­ri­na, ki­lo y me­dio de pas­ta lar­ga, dos de két­chup y los do­ce ro­llos de pa­pel sa­ni­ta­rio. En ple­na di­ges­tión es­cuá- li­da que só­lo per­mi­te eva­cuar las tri­pas ca­da dos o tres días, nos res­ta pre­gun­tar­nos: ¿Es­te cir­co de mer­ca­deo y con­tra­ban­do es­tá pre­vis­to por una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca se­ria y cohe­ren­te? ¿A ren­ta pe­tro­le­ra de­ca­den­te, ces­ta ba­cha­que­ra? ¿Aca­so es una pues­ta de es­ce­na ma­ca­bra que ca­ri­ca­tu­ri­za una gue­rra ci­vil o un es­ta­do de si­tio no de­cla­ra­dos? ¿Quién sa­ca­rá a ver­ga­ja­zos a los mer­ca­de­res del Tem­plo? Nos res­pon­de Juan Cal­za­di­lla en la co­la:

“-Jo­di­das no es­tán las cir­cuns­tan­cias­res­pon­dió el que me se­guía, de pie, en la fi­la-. / Jo­di­dos es­ta­mos no­so­tros”.

P.S.: El psi­quia­tra Car­los Ro­jas Mal­pi­ca, acom­pa­ña­do por sus co­le­gas Efraín Se­dek y Nés­tor de la Por­ti­lla, nos aca­ba de con­fir­mar el des­man­te­la­mien­to y cie­rre de la Bi­blio­te­ca del De­par­ta­men­to de Sa­lud Men­tal, Es­cue­la de Me­di­ci­na, Fa­cul­tad de Cien­cias de la Sa­lud, Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo. ¿Hay tam­bién un mer­ca­do ba­cha­que­ro que en­gu­lle los li­bros aca­dé­mi­cos y li­te­ra­rios pa­ra re­ci­clar el pa­pel? ¿Es­te cri­men bi­blio­grá­fi­co se co­me­tió im­pu­ne­men­te te­nien­do en cier­nes una nue­va edi­ción de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de la UC? ¿Es es­te ac­to de­plo­ra­ble otra bur­la ma­ca­bra de más? ¿Has­ta cuán­do se arre­me­te­rá con­tra el Pa­tri­mo­nio de la ciu­dad de Va­len­cia? ¿Per­sis­ti­rá el si­len­cio cóm­pli­ce de la bu­ro­cra­cia cul­tu­ral y uni­ver­si­ta­ria lo­cal an­te es­tos desafue­ros?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.