¿Dón­de es­tá Dios?

Notitarde - - Tangente - Luis Ugal­de (*)

Al po­der siem­pre le ha in­tere­sa­do que lo con­fun­dan con Dios. Quien do­mi­na­ba des­de la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de so­cial y po­lí­ti­ca de los in­cas, de los az­te­cas, de los fa­rao­nes, de los em­pe­ra­do­res ja­po­ne­ses… era el hi­jo del sol, el hi­jo de dios. Luis XIV se con­si­de­ra­ba rey ab­so­lu­to por de­re­cho di­vino y Fran­co “cau­di­llo por la gra­cia de Dios”. Los súb­di­tos no po­dían cues­tio­nar­los, sino acep­tar­los con ab­so­lu­ta su­mi­sión co­mo re­pre­sen­tan­tes de Dios. En los sis­te­mas ateos Sta­lin, Mao, Kim Il-sung y otros, eran dio­ses in­cues­tio­na­bles. Tam­bién nues­tro ré­gi­men con su me­sías ha que­ri­do ven­der­se co­mo la “re­vo­lu­ción más cris­tia­na” de la his­to­ria. Pe­ro en el ac­tual des­ba­ra­jus­te, caos, pe­nu­ria y muer­te, la gen­te se pre­gun­ta “dón­de es­tá Dios”.

La res­pues­ta de Je­sús no es­ta­ba en nin­gún me­sia­nis­mo po­lí­ti­co, pe­ro tam­po­co so­lo en el tem­plo con sus in­nu­me­ra­bles le­yes re­li­gio­sas. Uno y otro son cues­tio­na­dos por Je­sús y su res­pues­ta es cla­ra cuan­do le pre­gun­tan dón­de es­tá el reino de Dios: Tú te en­cuen­tras con Dios cuan­do de ver­dad te com­pa­de­ces del he­ri­do, das de co­mer al ham­brien­to, de be­ber al se­dien­to, li­be­ras al in­jus­ta­men­te pre­so, cu­ras al en­fer­mo, re­ci­bes al des­te­rra­do, te ha­ces her­mano del po­bre y del ex­clui­do… Por el con­tra­rio quie­nes -re­li­gio­sos o no- los re­cha­cen, re­cha­zan a Dios (Ma­teo 25,34 y Lu­cas 20,25…) Ahí no es­tá Dios. Pa­ra que el con­tras­te sea más cla­ro, Je­sús in­ven­ta la pa­rá­bo­la del “buen sa­ma­ri­tano” en la que unos ban­do­le­ros des­po­jan y de­jan me­dio muer­to a un hom­bre y Je­sús ha­ce pa­sar an­te él al sa­cer­do­te y al le­vi­ta, muy re­li­gio­sos pe­ro que pa­san de lar­go sin au­xi­liar­lo, de­jan­do en cla­ro que el amor de Dios sin amor al pró­ji­mo es men­ti­ra y lue­go pa­sa un sa­ma­ri­tano que, se­gún los ju­díos, no co­no­cían al ver­da­de­ro Dios ni cum­plían con la re­li­gión. Se­gún Je­sús, es­te sa­ma­ri­tano, que se com­pa­de­ce y ayu­da al he­ri­do, es el úni­co que co­no­ce a Dios y vi­ve en él. En la pa­rá­bo­la del Jui­cio fi­nal (Ma­teo 25) a los que ayu­dan a los pró­ji­mos que tie­nen ham­bre, sed, fal­ta de sa­lud, de libertad…, Je­sús los pro­cla­ma “ben­di­tos de mi Pa­dre”. Al­gu­nos se mues­tran ex­tra­ña­dos por­que di­cen que ellos nun­ca se vie­ron con Dios (no eran cre­yen­tes). La res­pues­ta de Je­sús es ro­tun­da: “Les ase­gu­ro que lo que ha­yan he­cho a uno so­lo de es­tos mis her­ma­nos me­no­res, me lo hi­cie­ron a mi” (Ma­teo 25,40).

¿Dón­de es­tá Dios en Ve­ne­zue­la hoy? ¿Qué ac­cio­nes de ciu­da­da­nos, de go­bierno y de em­pre­sa lo ha­cen pre­sen­te y ac­tuan­te en Ve­ne­zue­la? Cier­ta­men­te no las que mul­ti­pli­ca el ham­bre, la mi­se­ria y la opre­sión, ni el que siem­bra odio y muer­te o se apro­pia de los bie­nes pú­bli­cos... No es­ta­mos ha­blan­do de dar so­la­men­te una li­mos­na, ni una bol­sa de co­mi­da a los par­ti­da­rios, sino de ir a las cau­sas de la rui­na eco­nó­mi­ca y so­cial, de cam­biar la in­to­le­ran­cia po­lí­ti­ca, re­con­ci­liar­nos con los ex­clui­dos, pa­ra ha­cer jun­tos una so­cie­dad li­bre, de­mo­crá­ti­ca y jus­ta.

La pri­me­ra car­ta de Juan ilu­mi­na y es con­tun­den­te: “No­so­tros sa­be­mos que he­mos pa­sa­do de la muer­te a la vida por­que ama­mos a los her­ma­nos. Quien no ama per­ma­ne­ce en la muer­te. Quien odia a su her­mano es homicida y sa­ben que nin­gún homicida po­see la vida eter­na. He­mos co­no­ci­do lo que es el amor en aquel que dio la vida por no­so­tros” (1 Juan 3, 14-15). “Hi­ji­tos, no ame­mos de pa­la­bra y con la bo­ca, sino con obras y de ver­dad” (18). ¡Cuan­ta pa­la­bre­ría hue­ca en Ve­ne­zue­la y cuan­ta fal­sa in­vo­ca­ción a Dios pa­ra ben­de­cir ac­cio­nes de muer­te y de mi­se­ria! “Que­ri­dos -con­ti­núa Juan- amé­mo­nos unos a otros, por­que el amor vie­ne de Dios, to­do el que ama es hi­jo de Dios y co­no­ce a Dios. Quien no ama no ha co­no­ci­do a Dios, ya que Dios es amor” (4,7). “Que­ri­dos, si Dios nos ha ama­do tan­to, tam­bién no­so­tros de­be­mos amar­nos unos a otros. A Dios nun­ca lo ha vis­to na­die; si nos ama­mos unos a otros, Dios per­ma­ne­ce en no­so­tros y el amor de Dios ha lle­ga­do a su ple­ni­tud en no­so­tros” (4,11-12). “No­so­tros ama­mos por­que él nos amó an­tes. Si uno di­ce que ama a Dios mien­tras odia a su her­mano, mien­te; por­que si no ama al her­mano a quien ve, no pue­de amar a Dios a quien no ve. Y el man­da­to que nos dio es que quien ama a Dios ame tam­bién a su her­mano” (4, 19-21).

Hay po­lí­ti­ca de muer­te y po­lí­ti­ca de vida, co­mo hay eco­no­mía de muer­te y de vida. No bas­ta que uno mis­mo pro­cla­me las ma­ra­vi­llas de su go­bierno, sino que es­te sea co­no­ci­do por sus fru­tos, co­mo di­ce Je­sús. En Ve­ne­zue­la de­be­mos de­jar de ma­ni­pu­lar a Dios e ir a las obras que son de Dios, que es­tán muy cla­ras en el Evan­ge­lio. Tam­bién pa­ra el que no es cris­tiano es­tán cla­ras. Ve­ne­zue­la ne­ce­si­ta re­con­ci­liar­se y ser ca­paz de unir to­das las fuer­zas, ta­len­tos, re­cur­sos pa­ra sa­lir del ac­tual es­ta­do de muer­te, de di­vi­sión y de odio. En esa in­vi­ta­ción es­tá Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.