JC (No­tas so­bre Juan Cal­za­di­lla)

Notitarde - - Tangente - Luis Al­ber­to An­gu­lo

Irrum­pir en con­tra del li­ris­mo dul­zón, en con­tra de la exal­ta­ción sen­ti­men­tal de una ten­den­cia li­te­ra­ria di­ge­ri­da, no es cual­quier co­sa pa­ra un poe­ta.

y con­ser­va­do­res se sien­ten agre­di­dos por tal des­par­pa­jo, reac­cio­nan ca­da uno de ellos de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, pe­ro con irri­ta­ción más o me­nos ma­ni­fies­ta. En una opor­tu­ni­dad le oí de­cir al duc­tor de un ta­ller de lec­tu­ra poé­ti­ca en una bie­nal li­te­ra­ria a la que asis­tía en Co­ro, que lo que es­cri­bía Juan Cal­za­di­lla no era poe­sía, sus ur­ti­can­tes epi­gra­mas lo ha­bían to­ca­do.

Igual­men­te en un fo­ro so­bre Ra­fael Ca­de­nas en Ma­ra­cai­bo, al­guien del pú­bli­co in­cre­pó al au­tor allí pre­sen­te, pa­ra so­li­ci­tar su pa­re­cer acer­ca de la de­cla­ra­ción de un jo­ven pre­mia­do en un cer­ta­men que por esos días de­cla­ró que lo su­yo no era poe­sía. La otro­ra cir­cuns­pec­ción de Ca­de­nas se ma­ni­fes­tó to­tal­men­te. Él di­jo al ca­bo de un ra­to de me­di­tar la in­si­dio­sa pre­gun­ta, que creía que ese jo­ven poe­ta te­nía ra­zón pa­ra ase­gu­rar tal co­sa, pues él pen­sa­ba lo mis­mo de sus es­cri­tos. Por cier­to que al ta­ller de lec­tu­ra que an­tes re­fe­rí, pe­dí per­mi­so pa­ra re­ti­rar­me y cuan­do el duc­tor in­da­gó el mo­ti­vo, le di­je la ver­dad; si su opi­nión so­bre el tra­ba­jo de Cal­za­di­lla era ese, muy po­co era lo que po­día apor­tar su vi­sión de lo que to­da­vía nom­bra­mos poe­sía, in­de­pen­dien­te al he­cho si se tra­ta de ver­so o pro­sa poé­ti­ca o de una con­ci­lia­ción de am­bos de­ci­res.

In­clu­so a la con­ve­ni­da crí­ti­ca li­te­ra­ria de su mo­men­to, es pro­ce­den­te re­cor­dar­lo, le re­sul­to im­pe­ne­tra­ble las poé­ti­cas re­no­va­do­ras de Jo­sé Antonio Ra­mos Su­cre y En­ri­que­ta Ar­ve­lo La­rri­va, quie­nes pro­ba­ble­men­te sean los me­jo­res poe­tas de su tiem­po y cu­yas pre­sen­cias son ino­cul­ta­bles por el vi­gor del len­gua­je y su ex­pre­sión. Al­gu­nos ca­li­fi­ca­do­res de ofi­cio más con­tem­po­rá­neos, de si­mi­lar ma­ne­ra, lle­ga­ron a se­ña­lar de in­ge­nua la poe­sía de Ra­món Palomares, por el tra­ta­mien­to que él ha­ce del ha­bla an­di­na y su lo­gro en la pa­la­bra vi­va. In­ten­tar en­ca­si­llar las poé­ti­cas de es­tos crea­do­res es, em­pe­ro, lo ver­da­de­ra­men­te ilu­so, pues si al­gún ras­go co­mún man­tie­nen en­tre ellos es la con­ci­lia­ción de la in­tui­ción y el in­te­lec­to. La in­te­li­gen­cia y la emo­ción no an­dan se­pa­ra­das, así co­mo tam­po­co es­tán ale­ja­dos el si­len­cio de la mú­si­ca, ni la so­brie­dad del ex­ce­so.

Es evi­den­te que el tra­ba­jo poé­ti­co de Juan Cal­za­di­lla es­tá vin­cu­la­do al alien­to de las van­guar­dias li­te­ra­rias del pa­sa­do si­glo XX y a poé­ti­cas co­mo las de Ni­ca­nor Parra, Er­nes­to Car­de­nal, a la de Luis Car­los Ló­pez y a la de Ca­tu­lo, pe­se a las di­fe­ren­cias que po­de­mos en­con­trar en­te ellas. Una es­té­ti­ca de la mi­ra­da y una éti­ca del de­cir, fu­sio­nan las for­mas de su ex­pre­sión. Creo, ade­más, que en el ca­so de Cal­za­di­lla, su im­pli­ca­ción co­mo ar­tis­ta plás­ti­co y crí­ti­co de ar­te ha te­ni­do una im­por­tan­cia fun­da­men­tal. No me atre­ve­ría a es­ta­ble­cer ese víncu­lo con la es­cul­tó­ri­ca de Car­de­nal, pe­ro cier­ta­men­te la re­la­ción es­tá pre­sen­te. Ellos con­fi­gu­ran un per­fil de crea­do­res muy es­pe­cia­les. Cien­tí­fi­cos y pen­sa­do­res des­po­ja­dos de esa con­di­ción, esos poe­tas son ca­pa­ces de tra­ba­jar igual­men­te con sus ma­nos y man­te­ner una vi­sión po­lí­ti­ca de la reali­dad en don­de vi­ven, son una es­pe­cie de re­na­cen­tis­tas pos­mo­der­nos.

Una poe­sía di­rec­ta, de­sen­fa­da, iró­ni­ca, sa­tí­ri­ca, crí­ti­ca, re­bel­de, de au­to­su­fi­cien­cia ver­bal o re­fle­xi­va, - y de fran­ca ten­den­cia mi­ni­ma­lis­ta cu­yo én­fa­sis en el sen­ti­do más que en la for­ma lo con­du­ce a la “pro­sa poé­ti­ca” sin aban­do­nar to­tal­men­te en mu­chos ca­sos el rit­mo del ver­so -, ca­rac­te­ri­za a gran par­te de la obra de Juan Cal­za­di­lla, con ex­cep­ción po­si­ble­men­te de sus pri­me­ros li­bros abier­ta­men­te lí­ri­cos y abun­dan­te de imá­ge­nes. No obs­tan­te, hay mo­men­tos pos­te­rio­res a la rup­tu­ra en los cua­les es­ta lí­nea es re­to­ma­da por esos ras­gos pro­pios de un apa­ra­to fo­na­dor - pa­ra de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra -, que re­cha­za el tono nos­tál­gi­co o ce­le­bra­to­rio del son­so­ne­te lí­ri­co con­ven­cio­nal.

Mu­cho más allá del te­ma o los te­mas que pue­den pre­sen­tar­se en sus tex­tos, la poe­sía de Cal­za­di­lla man­tie­ne una pro­pen­sión a to­car la es­fe­ra po­lí­ti­ca y sus re­la­cio­nes den­tro de un dis­cur­so an­ti­po­der, con­so­nan­te fun­da­men­tal­men­te a cier­to anar­quis­mo del len­gua­je.

En cuan­to a la ex­pre­sión de los se­sen­ta con su ge­ne­ra­ción di­ce el mis­mo Cal­za­di­lla: “No­so­tros, los poe­tas de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.