2016: La Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo des­tru­ye sus li­bros

Notitarde - - Tangente - Pe­dro Té­llez

enimos de la UC y a la UC va­mos, nun­ca he­mos de­ja­do de ser es­tu­dian­tes, de pre o post gra­do, por eso nos due­le es­cri­bir las lí­neas que si­guen. En reali­dad, la Uni­ver­si­dad no es una sino dos: Hay la uni­ver­si­dad Dra. Jekyll y la uni­ver­si­dad Sra. Hy­de, (re­cor­dan­do a Ste­ven­son). La UC Dra. Jekyll or­ga­ni­za la FI­LUC: 17a Fe­ria In­ter­na­cio­nal del li­bro. UC Sra. Hy­de re­pli­ca: “Bi­blio­te­cas en la mi­ra (y con el de­do en el ga­ti­llo)”. Mitad Ariel, mitad Ca­li­bán. En las re­cien­tes va­ca­cio­nes de agos­to se des­tru­yó la to­ta­li­dad de la bi­blio­te­ca del De­par­ta­men­to de Sa­lud Men­tal de la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo: mas de 10.000 va­lio­sos li­bros re­ci­cla­dos co­mo pa­pel o al­go peor, so­lo de­ja­ron los es­que­le­tos de una do­ce­na de es­tan­te­rías me­tá­li­cas: Ya no es­tán los to­mos de La en­ci­clo­pe­dia La­ti­noa­me­ri­ca­na de Psi­quia­tría, ni clá­si­cos de la fe­no­me­no­lo­gía, pri­me­ras edi­cio­nes de Pi­nel del si­glo de las lu­ces, fun­da­dor de la psi­quia­tría, o los tra­duc­cio­nes de Freud, Krae­pe­lin, sus re fun- da­do­res; la te­sis de gra­do en su ori­gi­nal del mé­di­co y nues­tro pri­mer cri­ti­co li­te­ra­rio Sem­prum, pri­me­ras edi­cio­nes de Sar­dio, y del Te­cho de la Ba­lle­na, li­bros de Ar­taud de­di­ca­dos a So­la­nes. En fin: una ma­ra­vi­llo­sa mez­cla de psi­co­lo­gía, so­cio­lo­gía y li­te­ra­tu­ra, una bi­blio­te­ca que era cua­tro bi­blio­te­cas, ti­ra­da a la ba­su­ra. Es­te cri­men, cu­yos au­to­res in­te­lec­tua­les son las au­to­ri­da­des, ocu­rrió exac­ta­men­te un mes an­tes de la 17ª Fe­ria In­ter­na­cio­nal del li­bro cu­yo te­ma cen­tral son las bi­blio­te­cas.

La UC Dra. Jekyll pu­bli­có los en­sa­yos de Fer­nan­do Báez. Em­pie­za: “Los in­te­lec­tua­les han si­do los más gran­des enemi­gos de los li­bros”. Des­de ya dis­cre­pa­mos. En el ca­so de la “UC Sra. Hy­de” ha si­do pro­duc­to de la ig­no­ran­cia, de­sidia, fal­ta de uni­ver­si­tas. No se de­be a nin­gún mi­to apo­ca­líp­ti­co o bi­blio­clas­tia. Re­cor­da­mos otros antecedentes: La ex­tin­ta bi­blio­te­ca “Bo­ris Zer­pa” de so­cia­les, allí se bo­tó en­tre otros la co­lec­ción com­ple­ta de la re­vis­ta ERANOS, des­de los años trein­ta has­ta los úl­ti­mos nú­me­ros en los ochen­ta, (lo que no hi­zo la Se­gun­da Gue­rra), tam­bién des­apa­re­ció con to­dos sus vo­lú­me­nes la bi­blio­te­ca de geo­gra­fía “Ra­món To­var” con el pre­tex­to de la mu­dan­za; así en 2006 (el mis- mo año de edi­ción de la Ho­gue­ra de los In­te­lec­tua­les) se pur­gó de li­bros mar­xis­tas o so­bre la Teo­ría de la De­pen­den­cia la bi­blio­te­ca de FA­CES, no por su con­te­ni­do o he­re­jía sino por vie­jos o con hon­gos. Nos que­ja­mos de que no hay Bi­blio­te­ca Cen­tral: es­tá en el va­cio de­ja­do, don­de hoy bri­llan por su au­sen­cia los mi­les de li­bros des­apa­re­ci­dos en es­tos úl­ti­mos diez años, dé­ca­da de la de­ca­den­cia.

Hay hé­roes tras los es­tan­tes, hom­bres y mu­je­res que crean bi­blio­te­cas, las ha­cen cre­cer y cui­dan. Fue el ca­so de la bi­blio­te­ca del De­par­ta­men­to de Sa­lud Men­tal y se de­bió al es­fuer­zo de sus pro­fe­so­res. Lo pri­va­do se hi­zo pú­bli­co: Los li­bros del poe­ta y mé­di­co Ró­mu­lo Aran­gui­bel que per­te­ne­ció a Sar­dio fue­ron do­na­dos por sus hi­jos a tra­vés del Dr. Pon­ti­llo y el Dr. Se­dek. Por eso lle­vó su nom­bre la Sa­la. La ar­tis­ta Ro­sa­lia So­la­nes en­tre­ga la bi­blio­te­ca mé­di­ca de su pa­dre, fun­da­dor del De­par­ta­men­to, así co­mo los hi­jos del Dr. Ma­ta del Hos­pi­tal Vargas lo hi­cie­ron con la su­ya. Ma­nuel Ma­tu­te de la SVP y úl­ti­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca del Es­te apor­tó ejem­pla­res de gran va­lor his­tó­ri­co, por in­ter­me­dio de los doc­to­res Car­los Ro­jas y Nés­tor de la Por­ti­lla. Es­to es im­por­tan­te: bue­na par­te de los li­bros se tras­la­dó de Ca­ra­cas a Bár­bu­la en re­co­no­ci­mien­to a la tra­yec­to­ria hu­ma­nís­ti­ca de la Es­cue­la de Va­len­cia, que es co­mo se co­no­ce a la tra­di­ción ca­ra­bo­be­ña de los es­tu­dios psi­quiá­tri­cos. Co­la­bo­ra­ron tam­bién con sus pro­pias pu­bli­ca­cio­nes. La doc­to­ra Isa­bel Té­llez se ocu­pó en sus úl­ti­mos años de la cla­si­fi­ca­ción. En los es­pa­cios de la bi­blio­te­ca se es­cu­chó char­lar (opor­tu­ni­dad de oír a los que lee­mos), a Jean Ga­rra­be, Jo­sé Ma­ría Po­ve­da, Cau­po­li­can Ova­lles, Adriano Gon­zá­lez León, Alon­so Fer­nán­dez, Ser­gio Vi­lla­se­ñor en­tre otros ilus­tres vi­si­tan­tes que elo­gia­ron la ca­li­dad de la co­lec­ción. Eso no fue en vano. No po­drán que­mar la im­pron­ta que de­ja el pa­pel, la mar­ca de agua de Henry Ja­mes leí­do se­ma­na a se­ma­na en esa bi­blio­te­ca, en los tiem­pos li­bres en­tre cla­se y cla­se, los Pa­pe­les de Ams­pers, el Ar­te de la No­ve­la, la Otra Vuel­ta de la Tuer­ca, La Lec­ción del Maes­tro que cam­bia­ron mi vida y me hi­cie­ron me­jor mé­di­co. Tam­po­co po­drán bo­rrar la ima­gen de mi pa­dre pro­fe­sor le­yen­do co­mo un es­tu­dian­te mas, to­man­do no­tas -lo veía sin que me vie­ra- en una de las me­sas de la ma­ra­vi­llo­sa Bi­blio­te­ca del De­par­ta­men­to de Sa­lud Men­tal. A ellos gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.