¿Aquí man­da el pue­blo o los jue­ces?

Notitarde - - Tangente - Luis Iz­quiel

Du­ran­te mu­chos años al ofi­cia­lis­mo le en­can­ta­ban las elec­cio­nes. En esos tiem­pos se ufa­na­ban di­cien­do que en “Ve­ne­zue­la man­da­ba el pue­blo”. Aho­ra, des­pués que que­bra­ron al país y ge­ne­ra­ron es­ta gi­gan­tes­ca cri­sis que ha hun­di­do a Ma­du­ro y al PSUV en una pro­fun­da im­po­pu­la­ri­dad, uti­li­zan de la ma­ne­ra más bur­da a los ge­nu­fle­xos tri­bu­na­les pe­na­les pa­ra obs­ta­cu­li­zar el pro­ce­so re­vo­ca­to­rio pre­si­den­cial.

Sa­be­mos que hoy en Ve­ne­zue­la no exis­te Es­ta­do de De­re­cho y que las de­ci­sio­nes de los tri­bu­na­les tie­nen más ló­gi­ca po­lí­ti­ca que ju­rí­di­ca, pe­ro no por eso hay que de­jar de evi­den­ciar los as­pec­tos gro­tes­cos de las de­ci­sio­nes de los tri­bu­na­les pe­na­les que se uti­li­zan pa­ra aten­tar con­tra la po­si­bi­li­dad de la ex­pre­sión de­mo­crá­ti­ca po­pu­lar. Hay que de­jar re­gis­tro de es­to pa­ra la his­to­ria.

No hay que ser abo­ga­do pa­ra sa­ber que un tri­bu­nal pe­nal no tiene com­pe­ten­cia pa­ra sus­pen­der nin­gún pro­ce­so elec­to­ral. Es­tos juz­ga­dos de­be­rían es­tar en­car­ga­dos de pro­ce­sar a los de­lin­cuen­tes que ase­si­nan, se­cues­tran, ro­ban y co­me­ten otros de­li­tos con­tra la ciu­da­da­nía (la im­pu­ni­dad cri­mi­nal ron­da hoy el 98%), no tra­tan­do de pa­ra­li­zar un re­vo­ca­to­rio pre­si­den­cial, el cual es un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal.

Las me­di­das cau­te­la­res que pue­de dic­tar un juez pe­nal es­tán per­fec­ta­men­te des­cri­tas en el ar­tícu­lo 242 del Có­di­go Or­gá­ni­co Pro­ce­sal Pe­nal. En nin­guno de los or­di­na­les de es­ta nor­ma apa­re­ce la po­si­bi­li­dad de pa­ra­li­za­ción de un pro­ce­so elec­to­ral. Es evi­den­te que es­ta­mos an­te un cla­ro atro­pe­llo al or­de­na­mien­to ju­rí­di­co y a las ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les.

En to­do ca­so, las me­di­das cau­te­la­res en el ám­bi­to pe­nal so­lo pue­den ser dic­ta­das en per­jui­cio del impu­tado, no de ter­ce­ros. Que las pe­nas no pue­den so­bre­pa­sar a la per­so­na del impu­tado (la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal es in­di­vi­dual), es un prin­ci­pio que tiene si­glos de vi­gen­cia. Un juez pe­nal no pue­de afec­tar con una me­di­da de es­te ti­po el de­re­cho de to­do un país a exi­gir la re­vo­ca­to­ria del man­da­to del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Otro as­pec­to re­sal­tan­te es que la no­ti­fi­ca­ción al país de las me­di­das cau­te­la­res que pa­ra­li­za­ron el re­vo­ca­to­rio no la hi­cie­ron los tri­bu­na­les pe­na­les que las dic­ta­ron, sino va- rios go­ber­na­do­res del PSUV. Es­to ra­ti­fi­ca que hoy en Ve­ne­zue­la no que­dan res­tos de la se­pa­ra­ción de po­de­res.

Uno de los tri­bu­na­les in­vo­lu­cra­dos dic­tó tam­bién me­di­das de prohi­bi­ción de sa­li­da del país en con­tra de va­rios miem­bros de la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca, en­tre los cua­les se en­cuen­tra el go­ber­na­dor del es­ta­do Mi­ran­da, Hen­ri­que Ca­pri­les. Es­to cons­ti­tu­ye otro fla­gran­te atro­pe­llo con­tra la Cons­ti­tu­ción, ya que el ar­tícu­lo 265, nu­me­ral ter­ce­ro, de la car­ta mag­na, es­ta­ble­ce la pre­rro­ga­ti­va del an­te­jui­cio de mé­ri­to (an­te el TSJ) en fa­vor de los go­ber­na­do­res. No se pue­de en­jui­ciar a nin­gún go­ber­na­dor sin es­te re­qui­si­to pre­vio.

Tra­tán­do­se de cau­sas pe­na­les, re­sul­ta lla­ma­ti­vo el si­len­cio del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en la tra­mi­ta­ción de las me­di­das cau­te­la­res. Re­cor­de­mos que la Fis­ca­lía Ge­ne­ral es la úni­ca ins­ti­tu­ción que di­ri­ge la in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal y que po­see el mo­no­po­lio de la ac­ción pe­nal. Re­sul­ta ex­tra­ño tam­bién que el ofi­cia­lis­mo no ha­ya uti­li­za­do al se­cues­tra­do TSJ pa­ra eje­cu­tar es­te nue­vo aten­ta­do con­tra el re­vo­ca­to­rio. Es po­si­ble que ha­yan con­si­de­ra­do que a tra­vés de las me­di­das cau­te­la­res de los tri­bu­na­les pe­na­les ha­bía que dar me­nos ex­pli­ca­cio­nes ju­rí­di­cas ( im­po­si­bles de su­mi­nis­trar).

Du­ran­te mu­chos años di­ver­sos es­pe­cia­lis­tas en cien­cias po­lí­ti­cas ha­bían de­fi­ni­do a es­te ré­gi­men co­mo un “au­to­ri­ta­ris­mo com­pe­ti­ti­vo”, ya que, con atro­pe­llos y ven­ta­jis­mo, el ofi­cia­lis­mo, es­ta­ba siem­pre dis­pues­to a con­tar­se en pro­ce­sos elec­to­ra­les. Pe­ro es­ta vez, si el aten­ta­do con­tra el pro­ce­so re­vo­ca­to­rio pre­si­den­cial ter­mi­na de con­cre­tar­se, sen­ci­lla­men­te es­ta­ría­mos an­te un go­bierno dic­ta­to­rial.

Al ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro ya no le que­da pue­blo. Por eso tra­ta de evi­tar el ve­re­dic­to po­pu­lar a tra­vés de es­pu­rias de­ci­sio­nes tri­bu­na­li­cias. Tris­te el fi­nal de es­ta se­di­cen­te re­vo­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.