Aho­ra más que nun­ca…

Va­len­cia en le­tras

Notitarde - - Opinión - Gladys Va­len­tí­ner *Abo­ga­da gladys­va­len­ti­ner@gmail.com @gva­len­ti­ner

“Cuan­do pier­das la es­pe­ran­za y pien­ses que es el fi­nal, Dios son­ríe des­de arri­ba y di­ce: relájate hi­jo mío, es­to es so­lo una cur­va, no el fi­nal del ca­mino”. Anó­ni­mo

La se­ma­na pa­sa­da, Ma­du­ro en una reunión so­bre el te­ma pe­tro­le­ro, sor­pre­si­va­men­te di­ser­tó so­bre lo que él con­si­de­ra­ba ha­bía si­do un enor­me frau­de de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na en el pro­ce­so de so­li­ci­tud del Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio. A los dig­na­ta­rios ex­tran­je­ros de­bió pa­re­cer­les fue­ra de lu­gar la in­tro­duc­ción de ese te­ma, tan ale­ja­do de la agen­da de esa reunión.

Pe­ro los ve­ne­zo­la­nos sí sa­be­mos a qué res­pon­día ese apa­ren­te dis­la­te. Si lo uni­mos a las tam­bién apa­ren­te­men­te dis­per­sas de­cla­ra­cio­nes pre­vias de va­rios per­so­ne­ros del ofi­cia­lis­mo, en re­la­ción a la de­nun­cia so­bre un su­pues­to frau­de de la MUD en el pro­ce­so de re­co­lec­ción del 1% de las fir­mas pa­ra la ac­ti­va­ción del Re­fe­rén­dum, en­ton­ces te­ne­mos la vis­ta pa­no­rá­mi­ca de la te­me­ra­ria es­tra­te­gia del go­bierno: pre­pa­rar el te­rreno pa­ra una ope­ra­ción téc­ni­ca que pu­sie­ra de­fi­ni­ti­va­men­te fue­ra de lu­gar to­do el pro­ce­so del Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio.

En efec­to, co­mo en cual­quier otro gol­pe de es­ta­do clá­si­co, lo que ocu­rre el día del gol­pe es só­lo una ope­ra­ción téc­ni­ca: ce­rrar el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo, po­ner pre­sos a los dipu­tados de­mó­cra­tas, to­mar mi­li­tar­men­te los ae­ro­puer­tos, las te­le­vi­so­ras, las ra­dios, y los pun­tos cla­ve de las vías te­rres­tres. Pe­ro el gol­pe no ocu­rre ese día; las se­ña­les del gol­pe van ocu­rrien­do pau­la­ti­na­men­te con an­te­la­ción al día de la ope­ra­ción téc­ni­ca.

Una jus­ti­cia que se ca­rac­te­ri­za por la len­ti­tud, la no ce­le­ri­dad en los pro­ce­sos, ha si­do sin em­bar­go par­ti­cu­lar­men­te pres­ta a la ho­ra de re­ci­bir y sen­ten­ciar a fa­vor de la so­li­ci­tud he­cha por el go­ber­na­dor Ame­liach en con­tra de la MUD de Ca­ra­bo­bo y la re­co­lec­ción del 1% de las fir­mas pa­ra la ac­ti­va­ción del Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio. Igual­men­te rau­da lo fue pa­ra las otras so­li­ci­tu­des en los otros es­ta­dos in­vo­lu­cra­dos en las que­re­llas ju­di­cia­les.

Va­rios vo­ce­ros ofi­cia­lis­tas ha­bla­ban del frau­de y de las de­man­das en Ca­ra­bo­bo, en Ara­gua, en Bolívar y en Mo­na­gas. La Sa­la Elec­to­ral or­de­na­ba la re­co­lec­ción de fir­mas por es­ta­dos. El CNE anun­ció elec­cio­nes re­gio­na­les pa­ra fi­na­les del pri­mer se­mes­tre del 2017. Se­ña­les. Se­ña­les.

La de­ci­sión del jue­ves fue só­lo una ope­ra­ción téc­ni­ca. Sus pre­pa­ra­ti­vos ya ha­bían ocu­rri­do des­de an­tes. Quie­re de­cir que, des­de ha­ce tiem­po, ya el go­bierno ha­bía de­ci­di­do ju­gar­se a Rosa Lin­da. A esa de­ci­sión lle­ga­ron cuan­do sus pro­pias en­cues­tas le de­cían lo mis­mo que de­cían las en­cues­tas de los de­mó­cra­tas: que más de un 67 % de los elec­to­res es­ta­ban de­fi­ni­ti­va­men­te se­gu­ros de que sal­drían a fir­mar por el Re­fe­rén­dum Re­vo­ca­to­rio los días 26, 27 y 28 de oc­tu­bre. Con más de seis mi­llo­nes de fir­mas re­co­lec­ta­das, có­mo usar des­pués a un aco­rra­la­do CNE pa­ra ex­pli­car la inex­pli­ca­ble des­ac­ti­va­ción del RR?. Só­lo les que­da­ba in­ten­tar ma­tar­lo an­tes, ju­di­cial­men­te.

Sin em­bar­go, la de­ses­pe­ra­da ac­ción del go­bierno se­me­ja a aque­llos que se es­ti­ran an­tes de mo­rir­se. El RR ter­mi­na­rá só­lo si los ciu­da­da­nos de­ci­den ter­mi­nar­lo. Una de­ci­sión ju­di­cial ile­gal, que de­ci­de so­bre un ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo des­de una ins­tan­cia pe­nal, po­drá ven­cer la vo­lun­tad del pue­blo de­mo­crá­ti­co só­lo si ese pue­blo de­mo­crá­ti­co per­mi­te ser ven­ci­do. De­be­mos con­ti­nuar. Los días 26, 27 y 28 de oc­tu­bre, mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos mo­vi­li­za­dos pa­ra la re­co­lec­ción de las fir­mas po­drán obli­gar al CNE a que cum­pla con la Cons­ti­tu­ción. Só­lo la ac­ción di­rec­ta de los ciu­da­da­nos mo­vi­li­za­dos obli­ga­rá al ré­gi­men vio­len­to a so­me­ter­se a una sa­li­da pa­cí­fi­ca, cons­ti­tu­cio­nal y elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.