Da­le un pa­rao a la MUD

El iz­quier­da­zo

Notitarde - - Ciudad - Tha­ma­ra Al­ca­lá

¡He vuel­to por es­tos la­res! La ca­pa­ci­dad de asom­bro por lo que hoy su­ce­de en el ni­do del G4 ca­da día va en as­cen­so.

Por más de 9 me­ses se ha ex­pli­ca­do que la fa­mo­sa MUD de­bió po­ner­se de acuer­do des­de los pri­me­ros días del año pa­ra ac­ti­var la so­li­ci­tud del RR no se tra­ta de com­pla­cer un ca­pri­cho de la de­re­cha ve­ne­zo­la­na, sino que los sec­to­res de la de­re­cha no de­bie­ron des­bo­car­se a pro­me­ter fal­sas ac­cio­nes.

El par­ti­do de go­bierno ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia ce­sa­rá en se­guir com­pa­re­cien­do las de­nun­cias que han si­do pú­bli­cas y no­to­rias don­de se han vis­to un gran nú­me­ro de fir­mas frau­du­len­tas por ejem­plo en Ca­ra­bo­bo la MUD re­co­gió 204 mil 221 fir­mas pre­sen­ta­das, 62 mil 684 re­sul­ta­ron frau­du­len­tas, es de­cir, in­va­li­das, lo que re­pre­sen­ta el 31% del re­gis­tro.

A ni­vel na­cio­nal el ca­so fue que la MUD pre­sen­tó 10.995 fir­mas de fa­lle­ci­dos, de las cua­les 1.094 se re­gis­tra­ron en Ca­ra­bo­bo, lo que re­pre­sen­ta el 10 % del frau­de na­cio­nal.

El úni­co es­ce­na­rio que la di­ri­gen­cia de la de­re­cha ve­ne­zo­la­na co­no­ce y quie­re im­ple­men­tar en nues­tro país es el es­ce­na­rio vio­len­to por­que es el úni­co que en su ig­no­ran­cia e in­cons­cien­cia ex­pre­san el odio y el des­pre­cio a nues­tro pue­blo y al res­pe­to de las ins­ti­tu­cio­nes y del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

Y es que en la de­re­cha ve­ne­zo­la­na de­be­ría ha­ber una re­pre­sen­ta­ción se­ria que pue­da ayu­dar a la paz jun­to al Go­bierno Re­vo­lu­cio­na­rio, pe­ro es vi­si­ble an­te los ojos de to­dos que el ac­tual Pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal, Henry Ra­mos Allup, aca­bó con el hi­lo cons­ti­tu­cio­nal de di­cha ins­ti­tu­ción lo­gran­do de­cep­cio­nar a quie­nes de al­gu­na ma­ne­ra cre­ye­ron que po­dría con­tri­buir a la so­lu­ción de los pro­ble­mas del país, pues más bien se ha vis­to una de­ses­pe­ra­ción por la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial es­tan­do muy cla­ro ade­más la des­apa­ri­ción de la MUD tras in­tere­ses.

Es im­por­tan­te que el lec­tor se­pa nue­va­men­te que la opo­si­ción con­ti­nua co­me­tien­do erro­res que so­lo los per­ju­di­ca le­gal­men­te, pues a prin­ci­pio del mes de ma­yo se ini­ció un pro­ce­so de le­gi­ti­ma­ción de los par­ti­dos que ellos aban­do­na­ron, don­de se es­ta­ble­ce en el ar­tícu­lo 25 de la Ley de Par­ti­dos que el par­ti­do que no ha­ya ido a una elec­ción con su tar­je­ta tiene un año a par­tir del ini­cio del pe­rio­do cons­ti­tu­cio­nal es de­cir has­ta el 5 de enero pa­ra le­ga­li­zar el par­ti­do. Pues el es­ta­do ve­ne­zo­lano tiene la obli­ga­ción de no ce­sar en el cum­pli­mien­to de las nor­mas bá­si­cas y ele­men­ta­les.

Por otra par­te el CNE es­tá obli­ga­do a la can­ce­la­ción del par­ti­do po­lí­ti­co de la MUD cuan­do al­gún Tri­bu­nal de la Re­pú­bli­ca de­ter­mi­ne que co­me­tió un de­li­to se­gún re­za en el art 32 de la Ley de Par­ti­dos Po­lí­ti­cos, aho­ra les que­da es­pe­rar que en me­nos de 30 días le sea no­ti­fi­ca­do la can­ce­la­ción de la ins­crip­ción de la MUD.

A co­rrer aho­ra, la le­ga­li­dad los arro­pa y se los co­me­rá vi­vos, el ajus­tar­se a de­re­cho no es su fuer­te aho­ra que­da es­pe­rar a que con­ti­núen los ata­ques me­diá­ti­cos pa­ra in­ci­tar aque­llos des­con­ten­tos has­ta con ellos mis­mos pues lo que les vie­ne no es fá­cil. Allí se los de­jo!!!!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.