El fa­ri­seo y el pu­bli­cano (Lc.18, 9-14)

“Ca­mi­nan­do con Cris­to”

Notitarde - - Ciudad - Pbro. Lic. Joel de Je­sús Nú­ñez Flau­tes

El evan­ge­lio de es­te do­min­go nos pre­sen­ta la pa­rá­bo­la de un fa­ri­seo y un pu­bli­cano que van a re­zar al Tem­plo y se­gún afir­ma Je­sús el fa­ri­seo no sa­lió jus­ti­fi­ca­do y el pu­bli­cano sí. De­be­mos de­cir quién era un fa­ri­seo y quien era un pu­bli­cano. Fa­ri­seo era una per­so­na per­te­ne­cien­te a uno de los gru­pos re­li­gio­sos-po­lí­ti­cos muy in­flu­yen­tes en Is­rael. Los fa­ri­seos eran bien vis­tos por el pue­blo por­que se pre­sen­ta­ban co­mo es­cru­pu­lo­sos co­no­ce­do­res de la ley de Dios y por eso eran co­no­ci­dos tam­bién co­mo los “se­pa­ra­dos”, por creer­se los más pu­ros, los que no se con­ta­mi­na­ban con las co­sas pa­ga­nas. Creían en la re­su­rrec­ción de los muer­tos y la vida fu­tu­ra. Fue­ron muy cri­ti­ca­dos por Je­sús por su hi­po­cre­sía, su ava­ri­cia, por su ex­ce­si­vo ri­tua­lis­mo, por no vi­vir el amor al her­mano que es la de­mos­tra­ción au­tén­ti­ca de que se han en­ten­di­do las Es­cri­tu­ras, por con­si­de­rar­se sal­va­dos por el sim­ple he­cho de co­no­cer la ley de Dios. De aquí que hoy en día se le asig­ne pe­yo­ra­ti­va­men­te a una per­so­na el ca­li­fi­ca­ti­vo de fa­ri­seo, pa­ra de­cir­le hi­pó­cri­ta, fal­so, men­ti­ro­so, en­greí­do. Por su par­te, un pu­bli­cano era la per­so­na que se en­car­ga­ba de co­brar los im­pues­tos pa­ra el im­pe­rio ro­mano, lo cual le cau­sa­ba un gran re­pro­che y odio por par­te del pue­blo ju­dío, ya que eran vis­tos co­mo la­dro­nes y co­rrup­tos y por­que obli­ga­ban a dar sus tri­bu­tos a un pue­blo pa­gano. Je­sús es­tu­vo cer­ca de los pu­bli­ca­nos y pe­ca­do­res, tu­vo amis­tad con mu­chos de ellos, co­mo en el ca­so de Za­queo y uno de sus dis­cí­pu­los fue co­bra­dor de im­pues­tos(Ma­teo).

En la pa­rá­bo­la que nos ocu­pa, en la ló­gi­ca hu­ma­na, si nos to­ca­ra op­tar a no­so­tros, qui­zás nos hu­bié­se­mos pues­to del la­do del fa­ri­seo y no del pu­bli­cano, por el “cu­rrí­cu­lum vi­tae” que des­cri­be a ca­da uno. Sin em­bar­go, es sor­pren­den­te co­mo Je­sús afir­ma que Dios es­cu­chó la ora­ción del pu­bli­cano y no la del fa­ri­seo.

IDA Y RE­TORNO: Ora­ción y ac­ción es la cla­ve en Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.