Ju­lio Cas­ti­llo

Notitarde - - Ciudad - ju­lio­ca­sa­gar@gmail.com @ju­lio­ca­sa­gar

Co­mo di­ce la vie­ja can­ción de Pan­cho Ló­pez “Lo que te­nía que pa­sar, pa­só…” Co­mo di­ji­mos la se­ma­na pa­sa­da, el go­bierno que­ría dar­le un pa­lo a la lám­pa­ra y se lo dio. La sus­pen­sión de­fi­ni­ti­va del RR co­lo­ca aho­ra la lu­cha de las fuer­zas de­mo­crá­ti­cas ve­ne­zo­la­nas en otro es­ce­na­rio.

Ni­co­lás Ma­du­ro ha ha­bla­do bien cla­ro es­ta se­ma­na. Ha di­cho en Var­gas que apren­die­ron la lec­ción el 6D, que en Ve­ne­zue­la no se ha­rá nun­ca más una elec­ción que va­yan a per­der. Ya los go­ber­na­do­res ro­jos sa­ben que no ga­na­rán ni una go­ber­na­ción. Pre­pa­ran ba­tes que­bra­dos de can­di­da­tos para que se in­mo­len si es que los obli­ga­mos a ha­cer­las.

La opo­si­ción ve­ne­zo­la­na ha he­cho lo que se de­bía ha­cer. Los de­mó­cra­tas de­be­mos jugar con las nor­mas de la de­mo­cra­cia. Esa lu­cha de­mo­crá­ti­ca es lo que ha he­cho que hoy Ma­du­ro no ten­ga el apo­yo de más del 20% de los ve­ne­zo­la­nos y que la MUD sea re­co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te y con res­pe­to co­mo el úni­co in­ter­lo­cu­tor de­mo­crá­ti­co del país.

Co­mo he­mos di­cho, la con­cre­ción de la dic­ta­du­ra en Ve­ne­zue­la no quie­re de­cir que de­je­mos la lu­cha con las ar­mas de la de­mo­cra­cia y la Cons­ti­tu­ción, to­do lo con­tra­rio, lo que ha he­cho es­te arre­ba­tón del ré­gi­men es que nos plan­tee­mos for­mas su­pe­rio­res y de­fi­ni­ti­vas de com­ba­te a la opre­sión.

Un fa­ná­ti­co del béis­bol en­ten­de­rá el ejem­plo que pon­dré de se­gui­das. Es­ta­mos en el úl­ti­mo in­ning, so­mos ho­me club, te­ne­mos dos outs y hom­bre en pri­me­ra. Nues­tro ba­tea­dor da una lí­nea en­tre cen­ter y left field. ¿Qué de­be­mos ha­cer? Pues man­dar al co­rre­dor al ho­me. Si nos sa­can out pues ire­mos al ex­tra­in­ning, pe­ro si ese co­rre­dor es sa­fe, ga­na­mos el jue­go y los de­ja­mos en el te­rreno.

In­vo­car el 350 de la Cons­ti­tu­ción; man- te­ner la mo­vi­li­za­ción so­cial; acom­pa­ñar las lu­chas de nues­tro pue­blo y ha­cer­las con­fluir en el ob­je­ti­vo de ter­mi­nar con es­ta pe­sa­di­lla es el ca­mino que nos to­ca tran­si­tar. Es­ta se­ma­na los Co­le­gios de Abo­ga­dos del país han de­cla­ra­do que no aca­ta­rán las de­ci­sio­nes es­pu­rias de los tri­bu­na­les, la Asam­blea Na­cio­nal ha he­cho otro tan­to. Ha­ga­mos cre­cer el mon­tón de la desobe­dien­cia ci­vil, de la re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca. No ha­brá tan­ques ni fu­si­les que pue­dan con la fuer­za de los ciu­da­da­nos or­ga­ni­za­dos y con un so­lo ob­je­ti­vo. Ha­cia un pa­ro Cí­vi­co Na­cio­nal de pro­tes­ta que lla­me la aten­ción del mun­do en­te­ro de­be­ría­mos di­ri­gir nues­tros es­fuer­zos en las pró­xi­mas se­ma­nas. Y va­mos pa’ ho­me a de­jar­los en el te­rreno.

AR­TE Y DE­MO­CRA­CIA EN TREVISO

Treviso es una pe­que­ña ciu­dad en el nor­te de Ita­lia. De allí es oriun­da la fa­mi­lia po­lí­ti­ca de mi her­mano Car­los. Pues bien, a Ne­né (co­mo to­dos le co­no­cen) se le ocu­rrió re­unir un gru­po de ar­tis­tas ca­ra­bo­be­ños para que hi­cie­ran una ex­po­si­ción allí. Es­fuer­zos de Qui­jo­te ar­tís­ti­co que he­re­da­mos de nues­tra ma­dre se­gu­ra­men­te. Tu­vo lu­gar el ac­to de inau­gu­ra­ción y Ne­né, en pre­sen­cia del al­cal­de de la ciu­dad, pro­nun­ció un dis­cur­so. No po­día de­jar de ha­blar de Ve­ne­zue­la y de nues­tra te­rri­ble pe­sa­di­lla. Nos ha enviado el ví­deo de la es­tu­pen­da reac­ción del pú­bli­co y de un pu­ña­do de ve­ne­zo­la­nos pre­sen­tes can­tan­do el himno na­cio­nal. Her­mo­sa so­li­da­ri­dad. Una mues­tra más de que ya el mun­do en­te­ro sa­be lo que pa­sa aquí. Y, so­bre to­do, de que no es­ta­re­mos so­los en la ta­rea de re­cons­truir nues­tra pa­tria de las rui­nas que he­re­da­re­mos de es­ta nar­co dic­ta­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.