A to­do co­chino…

Notitarde - - Opinión - Ca­ro­li­na Jai­mes Bran­ger

Fu­lano, zu­tano y men­gano mi­li­ta­ban en el par­ti­do de go­bierno. Par­ti­ci­pa­ron en las in­tri­gas y ma­ne­jos os­cu­ros para per­pe­tuar al ré­gi­men en el po­der. In­ter­pre­ta­ron le­yes. In­ven­ta­ron de­li­tos. Co­la­bo­ra­ron - con la re­in­ter­pre­ta­ción del tér­mino “cus­to­dia pro­tec­to­ra”- que el po­der de po­li­cía se hi­cie­ra in­de­pen­dien­te de los con­tro­les ju­di­cia­les. En la ter­mi­no­lo­gía que usa­ban “cus­to­dia de pro­tec­ción” sig­ni­fi­ca­ba la de­ten­ción, sin re­vi­sión ju­di­cial, de ad­ver­sa­rios reales y po­ten­cia­les del ré­gi­men. Los pri­sio­ne­ros de­te­ni­dos ba­jo “cus­to­dia pro­tec- to­ra” no eran con­fi­na­dos den­tro de pri­sio­nes nor­ma­les.

Fu­lano está en­te­rra­do jun­to a su esposa, pe­ro su nom­bre no apa­re­ce en la tum­ba. Fue una de­ci­sión fa­mi­liar la de bo­rrar el nom­bre del hom­bre cu­yas ac­cio­nes aver­güen­zan a to­dos. Ha­bía es­ta­do en el ejér­ci­to, don­de al­can­zó el ran­go de te­nien­te. Vi­vió en Ru­sia don­de sim­pa­ti­zó con los bol­che­vi­ques. Cuan­do re­gre­só en­con­tró con que su her­mano es­ta­ba en contra del ré­gi­men que aca­ba­ba de ins­ta­lar­se en el po­der, ré­gi­men con el que él sim­pa­ti­za­ba. Se de­di­có a lla­mar la aten­ción con pro­pues­tas ra­di­ca­les que in­tere­sa­ran a los miem­bros de la cú­pu­la. Fu­lano más tar­de se hi­zo juez y co­mo tal hi­zo to­do lo po­si­ble por ga­nar el fa­vor del lí­der. Apre­só jó­ve­nes por ra­zo­nes tan ni­mias co­mo que re­par­tían pan­fle­tos en contra de la vio­len­cia. “Cri­mi­na­les pre­co­ces ju­ve­ni­les”, los lla­ma­ba. A mu­chos los man­dó a ma­tar sin que le tem­bla­ra el pul­so. El odio era su mo­tor. Más que la co­di­cia. Desea­ba el po­der y fi­nal­men­te lo­gró que lo nom­bra­ran juez en la Cor­te del Pue­blo.

Zu­tano te­nía co­mo ob­je­ti­vo trans­for­mar la ca­rre­ra ju­di­cial me­dian­te la ins­ta­la­ción de hom­bres lea­les al par­ti­do en po­si­cio­nes de li­de­raz­go den­tro del po­der ju­di­cial. Se de­di­có a po­ner en prác­ti­ca es­tas ideas, in­sis­tien­do en que to­dos los jue­ces te­nían que ser “100% del par­ti­do” y ade­más go­zar de la con­fian­za de los fun­cio­na­rios del par­ti­do. Cuan­do es­te no era el ca­so, los jue­ces en­fren­ta­ban des­ti­tu­ción su­ma­ria. Una prác­ti­ca usual era la de or­de­nar arres­tar de nue­vo a quie­nes ya ha­bían sa­li­do de pri­sión. Unos Tes­ti­gos de Jeho­vá, só­lo por ser­lo, los man­tu­vo ocho me­ses pre­sos y cuan­do los sol­ta­ron los man­dó a apre­sar de nue­vo. En sus pla­nes de re­for­ma ori­gi­na­les tra­tó de dar­le al par­ti­do un pa­pel más es­tre­cho en la for­ma­ción de los jue­ces. Para es­to bus­có ex­ten­der el nom­bra­mien­to de jue­ces le­gos y la prác­ti­ca de jui­cios po­pu­la­res a ex­pen­sas del po­der ju­di­cial pro­fe­sio­nal.

Men­gano “por su for­ma y mé­to­dos que hi­zo de su cor­te un ins­tru­men­to de te­rror y ga­nó el mie­do y el odio de la po­bla­ción. A par­tir de las evi­den­cias de sus co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos, así co­mo de sus víc­ti­mas, nos en­con­tra­mos con que re­pre­sen­tó la per­so­ni­fi­ca­ción del se­cre­to, la in­tri­ga y la cruel­dad. Fue un hom­bre sá­di­co y ma­lo. Ba­jo cual­quier sis­te- ma ju­di­cial ci­vi­li­za­do po­dría ha­ber si­do so­me­ti­do a jui­cio po­lí­ti­co y des­ti­tui­do y con­de­na­do por pre­va­ri­ca­to a cau­sa de la mal­dad in­tri­gan­te con la que se ad­mi­nis­tra­ba la in­jus­ti­cia”.

¿ Sus nom­bres? Ro­land Freis­ler, Curt Rot­hen­ber­ger y Os­wald Rot­haug, jue­ces na­zis, quie­nes usa­ron las ar­mas que les da­ba la jus­ti­cia para co­me­ter las más ho­rren­das atro­ci­da­des. Esos ju­ris­tas del ho­rror, co­mo bien los lla­mó In­go Mü­ller en su li­bro del mis­mo nom­bre ( tra­du­ci­do ma­gis­tral­men­te al es­pa­ñol por Car­los Ar­man­do Fi­gue­re­do), jus­ti­fi­ca­ron el Ho­lo­caus­to me­dian­te le­yes ad hoc. El pri­mer juez mu­rió en un bom­bar­deo en Ber­lín, el se­gun­do se sui­ci­dó y el ter­ce­ro fue con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua. Co­mo di­ría un ju­dío “a to­do co­chino le lle­ga su sá­ba­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.